Traducido por el equipo de SOTT.net en español

Después de que algunos de sus partidarios irrumpieron en el Congreso, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, dijo que habían sido agraviados y maltratados, pero que debían volver a casa en paz y "recordad este día para siempre", pero Facebook, Twitter y YouTube restringieron sus publicaciones.
Police/Trump supporters
© Reuters/jim Bourg
La policía empuja a los partidarios de Trump lejos del Capitolio de los EE.UU el 6 de enero de 2021.
"Estas son las cosas y eventos que suceden cuando una aplastante y sagrada victoria electoral es tan cruelmente arrebatada y sin ceremonia a los grandes patriotas que han sido injustamente maltratados durante tanto tiempo", Trump tuiteó el miércoles por la noche, mientras los manifestantes salían del Capitolio de EE.UU. y el toque de queda entraba en vigor. "Volved a casa con amor y en paz. Recordad este día para siempre!" instó.
TrumpTweet
© Twitter
Twitter primero restringió las interacciones con el tuit citando "riesgo de violencia", junto con una denuncia superficial a las afirmaciones de Trump sobre las "cuestionadas" elecciones, antes de borrarla por completo por "violar las reglas de Twitter".

Anteriormente, Facebook había borrado completamente un video publicado por Trump llamando a la gente a retirarse pacíficamente del Capitolio, citando también el miedo a la "violencia". YouTube también eliminó el video, diciendo que violaba su política recientemente anunciada "con respecto al contenido que alega fraude electoral generalizado".

Cientos de manifestantes rompieron la valla de seguridad alrededor del Capitolio el miércoles por la tarde, eventualmente abriéndose paso a través de la policía del Capitolio y entrando en las cámaras y oficinas del Senado y la Cámara de Representantes. Una mujer fue disparada por la policía y luego murió.

Los legisladores, que se habían reunido para certificar formalmente la victoria del demócrata Joe Biden en las elecciones de 2020 -que Trump sostiene que estuvo plagada de fraude en media docena de estados- interrumpieron la sesión y fueron evacuados a la cercana instalación del ejército de Fort McNair.

Miles de partidarios del presidente se habían reunido en Washington DC el miércoles para protestar por la elección "robada" y exigir al Congreso que no certificara los votos.

Citando los disturbios, varios demócratas han pedido que se destituya a Trump de nuevo y que se expulse a los republicanos que pudieran apoyarlo, mientras que los miembros del Partido Republicano se apresuraron a denunciar los ataques a "nuestra democracia" y prometieron apoyar a Biden.