La firma de la Asociación económica integral regional, el RCEP por sus siglas en inglés, y la inversión en megaproyectos en América Latina proyectan la influencia China en distintas partes del globo, aumentando la demanda por su divisa. Sputnik explica cómo se está dando el proceso de globalización de la moneda china.
Dolar Yuan
© REUTERS / Jason Lee
Aunque el RCEP, el más reciente tratado comercial en Asia que une a 15 países, no prevé una moneda única regional, el peso de China en la región abre una posibilidad de crecimiento para el renminbi (RNB) su moneda, que popularmente se conoce como yuan. La diferencia es que renminbi es el nombre oficial de la moneda y yuan la unidad de esta. Así, por ejemplo, los precios se dan en yuanes y nunca en renminbis.

Según el análisis de Óscar Ugarteche, Coordinador del Observatorio Económico Lationamericano (Obela) que fue consultado por Sputnik, y a partir de su trabajo realizado junto a su colega, Bertín Acosta, China ha transitado con cautela distintos caminos para internacionalizar su moneda desde el año 2009.

Su estrategia buscó proyectar a yuan como moneda para el intercambio económico internacional, en lugar del dólar. Mediante un plan piloto, se permitió que pequeñas empresas chinas comerciaran sus productos fuera en la región, usando el yuan para estas transacciones.

Para ello, se autorizó que diez bancos chinos y tres internacionales pudieses hacer las transacciones entre China y los miembros del ASEAN, Hong Kong y Macao; también permitió la emisión de bonos de deuda en la moneda local.

Desde 2016, señalaron desde el Observatorio, China logró meter al yuan como moneda de reserva internacional. Para fines del año 2020, su participación en la proporción de las reservas mundiales aún era minoritaria frente al dólar.

Según datos del Fondo Monetario internacional, las reservas en yuanes representan el 2,05% mundial mientras que el dólar mantiene el liderazgo con el 61,3% de las reservas.

Los peligros de la apertura

"Aunque China se está preparando, tiene todas las dudas las dudas ante la apertura del mercado de capitales", dijo a Sputnik el economista peruano radicado en México Oscar Ugarteche.

El experto señaló que existe una demanda de activos financieros chinos creciente, sin embargo, el gigante asiático ha sido cauteloso con su apertura del mercado de capitales.

Apuntó que esta creciente demanda se ha topado con mecanismos de control de capital que el Estado chino ha impuesto para evitar ataques externos al mercado, de los cuales hay diversos ejemplos que citó la fuente: en Japón en 1990, a Inglaterra en 1992 y también a Tailandia en 1997.

"A los países que han dejado el mercado de capitales abierto, le han hecho ataques cambiarios horribles y todos tienen el mismo perfil: vienen de fuera, generalmente desde Estados Unidos, meten mucho dinero en la economía, sube la bolsa y cuando ésta sube, compran dólares nuevamente para sacarlos del país, haciendo que la bolsa local caiga de narices y llevando al tipo de cambio al suelo", explicó el experto. Dijo que cuando la bolsa y el tipo de cambio caen, la economía del país se para y tarda mucho tiempo en recuperarse.
"Los chinos han mirado estos casos y han dicho que no quieren que esto les suceda, por lo que están haciendo su apertura muy lentamente", explicó.
El proceso paulatino de incidencia mundial del yuan ha dado un paso más con la creación de una moneda cibernética, que funcione de manera complementaria al yuan físico, en el contexto de creciente demanda de esta moneda que señaló Ugarteche.

"Hay una contradicción entre abrir el mercado de capitales para internacionalizar la moneda y por otro lado, proteger el mercado de la especulación interna. En eso está China", sostuvo la fuente del Obela.

Participación mundial china

Ante la pregunta de qué implica este proceso de internacionalización del yuan en América Latina, otro de los miembros del Observatorio, el economista Carlos De León apuntó que aunque el continente americano está muy arraigado culturalmente y comercialmente a Estados Unidos, China ha entrado en distintas economías de la región con la fuerza de la cooperación internacional.

Mencionó algunos casos de inversión china en Sudamérica que reflejan este proceso:
  1. Durante la administración de Rafael Correa en Ecuador (2007 - 2017) se construyeron ocho hidroeléctricas chinas, con tecnología y mano de obra importada del gigante asiático.
  2. El parque solar Caucharí, en la Provincia de Jujuy, al norte de Argentina el cual es hasta el momento el más grande del continente en su tipo, que incluye tres proyectos de 100MW cada uno con más de un millón de paneles solares, ubicados a 4020 metros al nivel del mar, en Puna de Jujuy. Fue inaugurado a fines de 2019 y financiado por el Banco chino Eximbank.
  3. La fuerte presencia china en Brasil dónde "se produce de todo: autos chinos, paneles solares chinos, comercio electrónico y servicios bancarios chinos", explicó la fuente.
  4. La participación de China en las inversiones en transporte público de las principales capitales de continente, mediante compromisos técnicos vinculados a los cambios de matriz energética, usualmente pautados con gobiernos locales.
"Va a pasar mucho tiempo para que el yuan destrone al dólar como moneda global por varias razones, una de ellas vinculada a la hegemonía estadounidense. Pero en América Latina importa mucho qué sucede con la economía china, porque China ve en este continente un territorio de disputa con Estados Unidos", concluyó De León.