En su calidad de presidente de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (representante ‎demócrata por el Estado de California), designó -el 15 de febrero de 2021- al general Russel L. ‎Honoré (ver foto) para dirigir el equipo de investigación sobre la irrupción de manifestantes en ‎el Capitolio, el pasado 6 de enero. ‎
Russel L. ‎Honoré
© Desconocido
El general Russel L. Honoré es conocido por haber dirigido las operaciones de auxilio posteriores al ‎desastre provocado por el huracán Katrina, en agosto de 2005. Es un republicano cercano al ‎ex presidente George Bush hijo y ferozmente contrario al ex presidente Donald Trump. ‎En entrevistas de radio y televisión, ya ha indicado que, según su investigación, la irrupción de ‎manifestantes en el Capitolio de Washington fue un «inside job», o sea un hecho orquestado ‎desde dentro del Capitolio. ‎

La tesis del general es que la policía del Congreso, a cargo de la seguridad del Capitolio, ‎se compone en un 30 o un 40% de simpatizantes del ex presidente Trump y permitió que los ‎manifestantes entraran en el edificio ya que se abstuvo de pedir refuerzos. ‎

Partidarios del ex presidente Trump señalan que el año pasado, el general Honoré se opuso a ‎que se solicitaran refuerzos cuando varios edificios oficiales fueron atacados en Portland, Estado ‎de Oregón. Y también subrayan que el general ya había lanzado esa acusación un mes antes de ‎ser designado para dirigir la investigación. ‎


Comentario: Es decir, lo que pueda decir Honoré carece de veracidad y objetividad. Lo que el general intenta establecer es que Donald Trump estuvo completamente a cargo de lo ocurrido el 6 de enero, ya no sólo por inspirar a sus seguidores, sino de manera directa, ya que la seguridad del Capitolio son en cierta medida simpatizantes del expresidente.


Por otra parte, se ha sabido que la cerca instalada alrededor de los edificios del Congreso a raíz ‎del incidente del 6 de enero podría mantenerse con carácter definitivo. ‎