La presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, dijo hoy que los países de la Unión Europea (UE) tendrán que trabajar rápidamente para poner a punto sus sistemas sanitarios y fronterizos si se quiere disponer de un certificado de vacunación que funcione en toda la Unión Europea para el verano.
Muy Peligroso,Von der Leyen,actuar rápido,certificado,vacunación,verano

Von der Leyen.
"Los Estados miembros tendrán que avanzar rápido con la implementación si queremos tener este certificado para verano. Más allá de acordar los principios y la tecnología, se debe asegurar un desarrollo rápido en los sistemas sanitarios y fronterizos", dijo Von der Leyen en una rueda de prensa tras la cumbre europea de líderes en la que se debatió la puesta en marcha de este instrumento.

La Comisión, dijo, está dispuesta a ejercer una labor de coordinación en estándares comunes, como ya hizo con las aplicaciones de rastreo del coronavirus, y crear un sistema que conecte las soluciones que aplique cada país para que toda la información sea interoperativa.

Von der Leyen alertó contra unas "expectativas demasiado altas demasiado pronto" y especificó que esta propuesta requiere "al menos tres meses de desarrollo técnico" para lograr un sistema que funcione en toda la Unión Europea.

También advirtió de que aún hay varias preguntas abiertas, como saber exactamente para qué se usará este tipo de documento o si las personas vacunadas pueden seguir transmitiendo el virus pese a no desarrollar la enfermedad.

"Estas preocupaciones irán desapareciendo según avance la tasa de vacunación", avanzó Von der Leyen, que celebró los datos "prometedores" que llegan desde Israel y apuntan a que las personas que han recibido las dos dosis de la vacuna de Pzifer-BioNTech no transmiten el virus a otros.

En cuanto a la decisión de qué podrían hacer las personas que obtengan este certificado, la presidenta alemana señaló que "debe decidirse en cada país", aunque a nivel europeo se mostró partidaria de que se emplee para "asegurar el funcionamiento completo del mercado único".

En este sentido, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, alertó sobre "preocupaciones legítimas en cuanto a un riesgo de discriminación", esto es, que el certificado otorgue a las personas vacunadas derechos que no tienen las que no han recibido la inmunización.

"Esto genera un debate que tenemos que tener en cuenta. Pero entre ahora y marzo esperamos tener algún progreso sobre esta cuestión", añadió el político belga.

Con un acuerdo ya cerrado sobre los datos que debería contener este certificado (qué vacuna se ha puesto, un código de identificación y "mínimos" datos personales), queda ahora pendiente decidir si este certificado incluiría también información sobre si recientemente se ha obtenido un resultado negativo en un test PCR o si se ha superado la covid-19 y, por tanto se han generado ya anticuerpos.