Aunque Washington declara que las sanciones se deben a "una provocación deliberada" contra el opositor, solo se trata de "un pretexto para continuar la injerencia abierta" en los asuntos internos de Rusia, sostiene María Zajárova.
Alexei Navalny
© AP
El opositor ruso Alexéi Navalny en el banquillo de los acusados durante una audiencia por cargos de difamación, el 16 de febrero de 2021.
La portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores ruso, María Zajárova, calificó las nuevas sanciones de EE.UU. en relación con el caso del opositor Alexéi Navalny como "un ataque hostil contra Rusia".

De acuerdo con la vocera, el objetivo de las recientes medidas restrictivas adoptadas por la Casa Blanca, "enredada en sus propios problemas internos", es "cultivar la imagen de un enemigo externo". En ese sentido, denunció "esta política estadounidense, que carece de lógica y sentido y solo cercena cada vez más las relaciones bilaterales, que Washington ya ha llevado al punto de congelación total".

Aunque EE.UU. declara que la imposición de sanciones se debe a "una provocación deliberada con el supuesto 'envenenamiento' de Navalny mediante algún tipo de 'químicos de combate'", solo se trata de "un pretexto para continuar la injerencia abierta" en los asuntos internos de Rusia, aseguró la representante de la Cancillería rusa.
"No tenemos intención de tolerar esto. Reaccionaremos sobre la base del principio de reciprocidad, no necesariamente de forma simétrica", advirtió Zajárova.
Además, acusó a Washington de ser "un violador en serie de los tratados y acuerdos internacionales" en diferentes campos, con lo cual "está por definición privado del derecho moral de 'sermonear' a otros".

"Los cálculos para imponer algo a Rusia mediante sanciones u otras presiones han fallado en el pasado y fallan ahora. Si EE.UU. no está preparado para un diálogo igualitario sobre una base razonable, esa es su elección", concluyó Zajárova, instando "a los colegas a no jugar con fuego".
  • El 2 de marzo, la Unión Europea dictó nuevas sanciones personales contra ciudadanos rusos por el caso Navalny. Las medidas se impusieron contra altos cargos relacionados con el encarcelamiento del activista.
  • Poco después, también EE.UU. anunció sanciones individuales, así como restricciones comerciales y de visado contra Rusia, en respuesta por el envenenamiento y encarcelamiento del opositor. Las medidas afectan a siete altos funcionarios rusos, así como a varias entidades supuestamente involucradas en la producción de agentes biológicos.