Eslovaquia se ha convertido este lunes en el 39.º país del mundo y el segundo de la Unión Europea que autoriza el uso de la vacuna rusa Sputnik V contra el coronavirus, según lo ha anunciado el Fondo de Inversión Directa de Rusia (RDIF, por sus siglas en inglés).
Dosis de la vacuna Sputnik VLeonardo Fernandez Viloria / Reuters
© Fernandez Viloria / Reuters
Dosis de la vacuna Sputnik VLeonardo
El fármaco, cuyo primer envío al país europeo ha sido entregado este 1 de marzo, fue aprobado bajo el procedimiento de autorización de uso de emergencia, sobre la base de los resultados de los ensayos clínicos de Sputnik V en Rusia y una evaluación integral de la vacuna por parte de expertos eslovacos.

"Gran interés" en Europa

Sputnik V es una de las tres principales vacunas contra el covid-19 en términos de la cantidad de aprobaciones emitidas en todo el mundo por los reguladores gubernamentales. Hasta la fecha, se ha registrado en países cuyas poblaciones suman más de 1.100 millones de personas.

El director del RDIF, Kirill Dmítriev, recordó que en Europa la vacuna Sputnik V "ha sido aprobada en Eslovaquia, Hungría, San Marino, Serbia, Montenegro, República Srpska [entidad de Bosnia y Herzegovina], Bielorrusia y Rusia", mientras que otros países de la región también muestran "un gran interés" en el antídoto.

"La asociación de vacunas y la diversificación de las carteras de vacunas nacionales son la clave para ayudar a las personas a sentirse seguras y protegidas, restaurar la actividad económica y poner fin a la pandemia lo antes posible", enfatizó Dmítriev.

El director del fondo puntualizó que ya han recibido "numerosas solicitudes" de países de la UE "para proporcionarles Sputnik V directamente en función de las revisiones de sus agencias nacionales". "Continuaremos haciéndolo, así como también trabajando con EMA [la Agencia Europea de Medicamentos], según el procedimiento de revisión continua que iniciamos en enero", aseguró.

La vacuna Sputnik V

La vacuna Sputnik V, desarrollada por el Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya de Moscú, utiliza una tecnología de adenovirus humano de dos vectores diferentes, Ad26 y Ad5, que se aplican en dos inyecciones, a administrar con una separación de 21 días entre una y otra. Esta solución no contiene adenovirus humanos vivos, sino vectores adenovirales, que no se multiplican y resultan completamente seguros para la salud.

A principios de febrero, la prestigiosa revista médica The Lancet publicó los resultados preliminares de los ensayos de la tercera fase del fármaco ruso, que muestran que tiene una eficacia del 91,6 %, es apto para todos los grupos de edad y no tiene efectos secundarios graves.