Traducido por el equipo de SOTT.net en español

El presidente de Rusia ha condenado a los "criminales" que utilizan internet para dirigirse a los niños con fines nefastos, como fomentar la asistencia a mítines políticos, como los de apoyo al opositor encarcelado Alexey Navalny.
Putin
© Sputnik / Alexei Druzhinin / Kremlin via REUTERS
El presidente de Rusia, Vladímir Putin, habla durante una reunión con los participantes de la campaña nacional de voluntarios "Estamos juntos" en el Kremlin en Moscú, Rusia, el 4 de marzo de 2021.
En un encuentro con voluntarios cívicos celebrado el jueves, Vladimir Putin denunció que algunas cuentas incluso animan a los menores a suicidarse, argumentando que sentirían todo el peso de la ley. Dijo, "Puede que se sientan Rambo en Internet, empujando a un niño o una niña a saltar desde un tejado, pero cuando la policía llegue a por estos monstruos se lo harán en los pantalones. Cuando el bastardo está sentado, delante de ti, es un bicho y no nos importa aplastarlo".

Los comentarios del presidente llegan tras otra pintoresca comparación dirigida a quienes se aprovechan de los niños en Internet. Durante una reunión en el ministerio del Interior el miércoles, Putin dijo a los funcionarios que era necesario tomar más medidas para reprimir a las personas que utilizan Internet para "tratar de aprovecharse de los niños a sangre fría [con el fin de] lograr sus propios objetivos egoístas y 'hurones'".

"Es necesario, junto con los colegas de otros ministerios, vigilar la intención e identificar más activamente a quienes utilizan las redes para atraer a los menores a acciones ilegales", añadió.

En concreto, argumentó, "el hecho de que se atraiga a menores a protestas callejeras no autorizadas es, por supuesto, una violación de la ley, y de acuerdo con la ley, es imperativo responder a esto."

El presidente hizo un duro repaso a la seguridad en línea, insistiendo en que Internet se está utilizando "para promover contenidos totalmente inaceptables: para la distribución de pornografía infantil, para la prostitución, para llevar a los menores al suicidio".

No quedó claro de inmediato a quién llamaba el presidente "hurón", y el secretario de prensa del Kremlin, Dmitry Peskov, trató de ofrecer más detalles el jueves. El portavoz dijo a los periodistas que "se refería a los que llaman a los niños a salir a la calle, infringiendo la ley, y a participar en acciones no coordinadas y no autorizadas... se refería a los que se dedican a actividades delictivas".

El martes, el jefe del Comité de Investigación de Rusia, Alexander Bastrykin, ordenó una investigación sobre una serie de publicaciones en las redes sociales en las que supuestamente se animaba al suicidio de niños. Según los detectives, se estaban compartiendo vídeos que promovían acciones dañinas e inseguras. Uno de los vídeos, compartido ampliamente en TikTok, fue el principal motivo de preocupación, pero también se acusó a Twitter e Instagram, con sede en EEUU, de albergar el material.

Ese mismo día, el organismo regulador de los medios de comunicación del país, Roskomnadzor, dijo a los periodistas que se habían bloqueado 451 fuentes distintas de contenido en las redes sociales por ese motivo. Las prohibiciones se producen después de que a principios de febrero entrara en vigor en toda Rusia una nueva ley que obliga a los gigantes de las redes a tomar medidas contra las publicaciones y los vídeos perjudiciales.