Traducido por el equipo de Sott.net en español

La administración de Biden al parecer está trabajando en el desarrollo de pasaportes de vacunas contra el coronavirus que permitirían a los estadounidenses demostrar que han sido vacunados, ya que algunas empresas han indicado que exigirán una prueba de vacunación para que la gente pueda entrar en sus negocios.
biden
© OLIVIER DOULIERY/AFP via Getty Images
Joe Dos mascarillas
"La iniciativa de la administración ha sido impulsada en gran medida por instancias del Departamento de Salud y Servicios Humanos, incluyendo una oficina dedicada a la tecnología de la información de la salud, dijeron cinco funcionarios que hablaron bajo la condición de anonimato para discutir el esfuerzo", informó The Washington Post. "La Casa Blanca asumió este mes un papel más importante en la coordinación de las agencias gubernamentales involucradas en el trabajo, dirigido por el coordinador de coronavirus Jeff Zients, con el objetivo de anunciar las actualizaciones en los próximos días".

El informe dice que una versión digital del pasaporte de vacuna estaría disponible a través de aplicaciones para teléfonos inteligentes y "podría mostrar un código escaneable similar a una tarjeta de embarque de una aerolínea." Los desarrolladores dijeron al Post que la gente también debería tener la opción de imprimir un pasaporte de vacunas. Se espera que los pasaportes de vacunas se enfrenten a "importantes obstáculos" en torno a la privacidad de los datos y a la garantía de que los pasaportes no puedan ser falsificados.

"Uno de los obstáculos más significativos a los que se enfrentan los funcionarios federales: el gran número de iniciativas de pasaportes en marcha, con la administración Biden este mes identificando al menos 17", añadió el Post. "Esas iniciativas (como un esfuerzo global liderado por la Organización Mundial de la Salud y un pase digital ideado por IBM que se está probando en el estado de Nueva York) están avanzando rápidamente, incluso mientras la Casa Blanca delibera sobre la mejor manera de rastrear las vacunas y evitar la percepción de un mandato gubernamental para vacunarse."

Un funcionario dijo al Post que los desarrolladores están trabajando en la forma de incluir el uso de las aplicaciones para "ajustar la propagación de las variantes" y la supervisión de "cómo se rastrearían las vacunas de refuerzo."

El presidente chino, Xi Jinping, lleva meses impulsando un sistema de seguimiento global mediante códigos QR para rastrear a las personas que han estado expuestas al coronavirus.

"La Electronic Frontier Foundation, un grupo de derechos digitales, argumenta que el uso de la verificación basada en los teléfonos inteligentes para acceder a los lugares públicos crearía un sistema de dos niveles que excluiría a las personas que no pueden trabajar, comprar o asistir a la escuela porque no tienen un teléfono móvil o acceso a las pruebas", informó Politico. "También hay consideraciones de privacidad. Exigir a la gente que almacene los resultados de las pruebas y de la vacunación en formato digital podría exponerlos al tipo de violaciones de datos que han proliferado durante la pandemia."

El informe de Politico también señaló que varias legislaturas han introducido proyectos de ley para "evitar la discriminación de las personas con objeciones religiosas o condiciones de salud que podrían impedirles inmunizarse".

Nueva York está presentando el primer pasaporte de vacunas del país, denominado "Excelsior Pass", que es una aplicación para teléfonos inteligentes que permitirá a las personas imprimir un pasaporte o almacenarlo en sus teléfonos.

"Cada pase tendrá un código QR seguro, que los negocios y locales participantes podrán escanear utilizando una aplicación complementaria para verificar los resultados negativos de las pruebas de Covid-19 o la prueba de vacunación", dice un comunicado de prensa. "Los datos del individuo se mantienen seguros y confidenciales en todo momento".