El PSOE, Més y Unidas Podemos votan en contra de la creación de una comisión de investigación un mes después de que el Parlamento Europeo les pidiese explicaciones.
Partidocracia,criminal,Baleares,abuso,menores tuteladas,UE
© Europa Press
Francina Armengol, en una imagen de archivo.
PSOE, Podemos y los nacionalistas de Més han rechazado de nuevo la creación de una comisión no permanente de investigación sobre la explotación sexual de menores tutelados por el Instituto Mallorquín de Asuntos Sociales (IMAS). De este modo, el Ejecutivo de la socialista Francina Armengol y sus apoyos externos en el Parlament hacen oídos sordos a la petición del Parlamento Europeo, que el pasado mes pidió explicaciones al Ejecutivo autonómico y al Gobierno de Pedro Sánchez sobre «las medidas adoptadas y las soluciones dadas para la protección de los menores bajo su tutela».

No es la primera vez que el Ejecutivo de la socialista Francina Armengol evita investigar la red que explotaba sexualmente a niñas de entre 13 y 17 años a cambio de drogas, regalos o dinero, y ya votó en contra l 18 de febrero de 2020. Como alternativa, se abrió una comisión política para enfriar la investigación y «evaluar las decisiones políticas en relación con la detección e intervención en los casos de explotación sexual a menores de edad» tutelados por el IMAS.

En la votación en el Parlament, el PSOE, Unidas Podemos, Més per Mallorca y el Grupo Mixto han sumado 30 votos para rechazar la moción presentada por el PP, que ha contado con los 25 apoyos de los populares, Ciudadanos, Vox y los regionalistas de El Pi.

Asimismo, en la votación de la moción, el pleno del Parlament también se ha opuesto a revisar y modificar el Protocolo de actuación en casos de abuso sexual infantil y explotación sexual infantil en las Islas; así como a instar al Consell de Mallorca y al IMAS a promover, con campañas, el conocimiento este protocolo.

Además, la Cámara ha rechazado pedir al Ejecutivo balear que desarrolle e implante itinerarios integrales de proyectos de recuperación psicológica y de inserción social para las víctimas de explotación sexual e instar a los consells y al Govern a impartir talleres de educación afectiva sexual.

Finalmente, los votos del tripartito balear evitarán que el Parlament pida al Govern que convoque, como mínimo cada tres meses, reuniones de coordinación con los consells, Fiscalía, policía y entidades implicadas, para examinar el cumplimiento del protocolo de actuación en casos de abuso sexual infantil.

Lo único que se ha aprobado respecto de la explotación de menores es pedir al Ejecutivo balear que se persone en los casos judiciales abiertos que impliquen explotación sexual de menores tutelados o en guarda y reforma y a que los consells y el Govern sigan con los cursos de formación específicos y actualizados sobre explotación sexual infantil y adolescente a todos los trabajadores del centros menores.

Durante su defensa en el debate de la moción, Durán ha afirmado que «hoy, un año y medio después, es más importante que nunca votar a favor de una comisión de investigación, no sólo para depurar responsabilidades, sino para buscar entre todos soluciones de futuro». En este sentido, ha añadido que una comisión es «la única herramienta de la que disponemos los parlamentarios para realizar nuestras aportaciones y, velando por el interés de los menores, es fundamental que este Parlament no mire hacia otro lado». Durán ha asegurado que esta legislatura será «la del abuso a menores« y quedará »manchada por ello«. »Hoy, una vez más, se producirá una infamia«, ha subrayado la diputada popular.

Por su parte, la diputada de Unidas Podemos, Cristina Mayor, acusó al PP de querer «politizar la explotación sexual infantil» para conseguir «un titular» y defendió que la Ley del «sólo sí es sí» es la solución a la explotación de menores.

La portavoz socialista, Bea Gamundí, ha preferido excusarse en que los hechos que se quieren investigar «sobrepasan» las «competencias» del Govern, y que «es un tema complejo» que «no se puede entender si se centra sólo en el contexto de estos centros».

Finalmente, el representante de Més per Mallorca, Miquel Ensenyat, insistió en que hay «otras instituciones que ya están estudiando el caso», aunque no hay ninguna comisión abierta ni en el Consell de Mallorca ni en el Congreso de los Diputados, y ha acusado al PP de querer «colgarse una medalla».