Si bien el término "pasaporte sanitario" se ha vuelto común desde el inicio de la pandemia de COVID-19, no siempre se refiere a lo mismo. En América Latina pueden encontrarse ejemplos de pasaportes sanitarios exigidos para ir de región a región o hasta para circular dentro de una misma ciudad.
passport
© CC BY-SA 2.0 / Cohen.Canada / Uruguay, USA, Argentina
El término "pasaporte sanitario" es cada vez más utilizado desde mediados de 2020, cuando países y aerolíneas comenzaron a imaginar cómo se daría la reactivación del tráfico aéreo antes del final de la pandemia de COVID-19. Si bien existen algunas iniciativas que avanzan en el mundo y en América Latina, algunas experiencias demuestran que no todos hablan de lo mismo cuando se refieren al "pasaporte sanitario".

La Real Academia Española (RAE) define la palabra pasaporte como una "licencia o despacho por escrito que se da para poder pasar libre y seguramente de un pueblo o país al otro". Sin embargo, la práctica ha relegado la palabra para definir exclusivamente a los documentos expedidos por los países para poder viajar de un país a otro.

La pandemia parece modificar esa costumbre ya que, dado que algunos países latinoamericano debieron restringir la circulación entre diferentes zonas de su territorio, se han establecido nuevos tipos de "pasaportes" destinados a controlar el tránsito de ciudadanos dentro del mismo país o incluso en la misma localidad.


Comentario: A Juzgar por el hecho de que el virus se convierte en parte del flujo aeróbico, un pasaporte sanitario que difiera de los demás en la región es en realidad inútil para controlar los contagios. Este hecho debería ser suficiente para dejar en claro que el virus no está bajo control por las medidas tomadas al respecto, el virus nunca fue tan peligroso en primer lugar.


Chile

En Chile, desde noviembre de 2020 el Gobierno exige portar un "pasaporte sanitario interregional" para viajar desde una región a otra del país. El documento es, en realidad, una declaración jurada donde el viajero debe colocar sus datos personales, la dirección de origen y de destino del viaje y completar una sección de "antecedentes de salud" en la que consigna si experimentó alguno de los síntomas asociados al COVID-19.

Este tipo de pasaporte permite a los chilenos moverse entre regiones que se encuentren alguna de las etapas más flexibles del esquema de restricciones a la movilidad: la etapa 3, de "preparación", la 4 de "apertura inicial" y la 5, de "apertura avanzada". Si el viajero quiere trasladarse a regiones en etapa 1, de "cuarentena", o 2, de "transición", deberá agregar al pasaporte documentación que acredite que viaja por razones laborales, de salud o familiares.

Cali, Colombia

Colombia impuso variadas restricciones a la movilidad desde que comenzó la cuarentena. Dentro del país, la ciudad de Cali, en el departamento de Valle del Cauca (oeste), innovó al crear un "pasaporte sanitario" que lejos de ser un documento para viajar al exterior o visitar otras zonas del país, es el único documento que habilita a los caleños a moverse por la ciudad.

El pasaporte sanitario de Cali fue creado a finales de abril de 2020, cuando la Alcaldía de Cali habilitó a los trabajadores de la construcción a retomar sus actividades. Conforme pasaron los meses, más sectores de la economía fueron habilitados a tramitar el pasaporte, para lo que deben completar un formulario con sus datos.

Por ejemplo, los empleados que requieren desplazarse para cumplir sus tareas deben especificar los días y horarios laborales, el medio de transporte en el que se desplazan y responder algunas preguntas sanitarias como si tuvo "contacto estrecho" con personas con COVID-19 en los últimos 14 días o si se ha realizado un test con resultado positivo.

En la actualidad, el pasaporte también puede ser tramitado por trabajadores independientes, estudiantes, artistas, voluntarios de sectores religiosos y deportistas, una categoría en la que se distinguen permisos para deporte competitivo, deporte recreativo y gimnasios.

Norte Grande de Argentina

Entre las acepciones de pasaporte utilizadas en Chile y en Cali puede incorporarse una intermedia si prospera una iniciativa discutida por las diez provincias que componen la región de Argentina conocida como el Norte Grande.

En una reunión virtual celebrada el 14 de abril, los gobernadores de las provincias de Tucumán, Salta, Santiago del Estero, Jujuy, Catamarca, La Rioja, Misiones, Chaco, Corrientes y Formosa lanzaron la idea de trabajar en un "pasaporte sanitario" que regule el tránsito de ciudadanos entre esas diez circunscripciones.

Según recogió el medio argentino El Cronista, se trataría de un documento digital que incluiría la historia clínica del ciudadano, los test de COVID-19 que se ha realizado y qué dosis de vacunas ha recibido. Si bien la propuesta es muy similar a la diseñada por el Gobierno nacional argentino para un futuro, la idea de los gobernadores es innovadora al intentar establecer un permiso único para una única región del país.