Traducido por el equipo de SOTT.net en español

Los legisladores franceses dieron la aprobación final el jueves a la legislación que establece la edad mínima de consentimiento sexual en los 15 años, tras una ola de denuncias de abuso sexual e incesto descrita como el segundo movimiento #MeToo de Francia.
Moretti
© Alain Jocard, AFP
El Ministro de Justicia, Éric Dupond-Moretti, dijo que la votación enviaba un mensaje claro: "Los niños están prohibidos".
En una segunda lectura del proyecto de ley, los miembros de la cámara baja del parlamento votaron por unanimidad para poner las leyes de consentimiento de Francia en línea con la mayoría de los demás países occidentales.

Según la legislación, las relaciones sexuales con menores de 15 años se consideran violación, castigada con hasta 20 años de prisión, a menos que haya una pequeña diferencia de edad entre los dos miembros de la pareja.

El proyecto de ley también considera ilegal que un adulto mantenga relaciones sexuales con un familiar menor de 18 años.

El ministro de Justicia, Éric Dupond-Moretti, dijo que la votación enviaba un mensaje claro: "Los niños están prohibidos".

Con la actual legislación francesa, los fiscales tenían que demostrar que un menor había sido forzado, amenazado o engañado para mantener relaciones sexuales con un adulto para poder presentar cargos de violación o agresión sexual.

El proyecto de ley fue iniciado por los miembros del Senado, que habían sugerido que la edad de consentimiento se fijara en 13 años, lo que habría sido una de las más bajas de Europa.

Pero el gobierno del presidente Emmanuel Macron presionó para que se fijara más alto.

El proyecto de ley sí permite las relaciones sexuales entre un adolescente y un joven adulto hasta cinco años mayor, una diferencia criticada por algunos diputados por considerarla demasiado grande, pero que Dupond-Moretti defendió diciendo que no quería "llevar a juicio a un joven de 18 años por haber mantenido relaciones sexuales consentidas con una chica de catorce años y medio".


Comentario: Un "joven" de 18 años, que puede votar y conducir, debería, en la mayoría de las situaciones, ser también responsable de cualquier otra acción que realice.


La legislación también reprime la pedofilia en línea, ya que cualquier persona que sea sorprendida intentando captar a niños menores de 15 años para realizar actos sexuales a través de Internet se enfrenta a una pena de hasta 10 años de prisión y una multa de 150.000 euros (180.000 dólares).

La cuestión del consentimiento ha salido repetidamente a debate desde que en 2018 se supo que un hombre de 28 años, que mantuvo relaciones sexuales con una niña de 11 años que conoció en un parque, había sido acusado inicialmente de un delito sexual menor, no de violación.

El caso causó una protesta pública en Francia, donde las relaciones sexuales entre adultos y menores de edad han sido a menudo minimizadas como inofensivas en los casos en los que el encuentro fue presentado como consensuado, generalmente por el adulto.

La votación del jueves se produce tras el escándalo de incesto que ha hundido a uno de los intelectuales más destacados de Francia tras ser acusado de abusar sexualmente de su hijastro.

Olivier Duhamel, exdirector del principal instituto de ciencias políticas de Francia y habitual de la televisión francesa, había sido acusado por su nuera Camille Kouchner de abusar de su hermano gemelo cuando eran adolescentes.

Duhamel confesó las acusaciones el martes en una entrevista con una unidad especial de la policía que investiga los delitos cometidos contra menores, dijeron a la AFP (Agence France-Presse) fuentes cercanas a la investigación.