Estados Unidos incentivará fiscalmente a las pequeñas y medianas empresas que promuevan las vacunaciones contra la covid-19 entre sus empleados para extender la inmunización en este país, en el que ya se han administrado 200 millones de dosis, pero que tiene todavía a casi un 60 por ciento de sus trabajadores sin vacunar.
EE.UU.,incentiva,sector,empresarial,vacunaciones,covid,agenda,control,poblacional

EE.UU. incentiva al sector empresarial para que ayude a elevar las vacunaciones contra la covid
El presidente estadounidense, Joe Biden, compareció para anunciar que este mismo miércoles se alcanzaron los 200 millones de dosis de vacunas contra la covid-19 inoculadas en el país, cifra que había prometido en sus 100 días de mandato y que se logra una semana antes de que se cumpla ese periodo.

Aunque desde la Casa Blanca se habló esta mañana de alcanzar ese número el jueves, el mandatario estadounidense aseguró después que dicho objetivo se logró esta jornada.

Biden anunció también que el Gobierno federal ofrecerá ventajas fiscales para los pequeños y medianos empresarios que den permisos retribuidos a sus trabajadores para que puedan vacunarse contra la covid y se recuperen, si lo necesitan, en caso de tener efectos adversos.

A pesar del buen ritmo de vacunación -con 133 millones de personas a las que se les ha administrado al menos una dosis- los datos muestran que mientras el 81 por ciento de las personas mayores ya se han inoculado, en el caso de los trabajadores del país ese porcentaje se reduce al 43 por ciento.

De ahí que se apueste ahora por promover la vacunación entre este colectivo con la ayuda fiscal al empleador.

Se trata de una desgravación por los permisos retribuidos que se concedan a los trabajadores para que puedan vacunarse y recuperarse después.

Esta ventaja tributaria se ofrecerá a todas las empresas de menos de 500 empleados -la mitad del sector privado del país, según los cálculos del Departamento del Tesoro- y será para permisos de hasta 80 horas y 511 dólares de costo por trabajador.

"Ningún estadounidense debería perder ni un solo dólar de su nómina para obtener la vacuna", dijo Biden durante su discurso, del mismo modo que recalcó que todos los empleadores de este tipo de empresas podrán promover la vacunación sin que ello les suponga resentirse financieramente.

El Servicio de Recaudación de Impuestos (IRS, por sus siglas en inglés) publicará este jueves la información necesaria para los empresarios que quieran acogerse a esta ventaja fiscal.

Biden recordó que el país ha entrado en una nueva fase de la vacunación, porque desde el lunes todas las personas de 16 años o más pueden ya pedir cita para ser vacunados.

Y tras señalar que la mitad de la población adulta ha recibido ya al menos una dosis, insistió en que el proceso debe continuar.

En ese sentido, volvió a animar a todos los estadounidenses a inmunizarse, ya que en el país sigue habiendo un porcentaje elevado de personas reticentes a la vacuna.

En este discurso en el que marcó un nuevo objetivo en siete días -llegar a los 220 millones de dosis administradas-, Biden aseguró, además, que en este momento el 90 por ciento de la población vive a menos de 5 millas (unos 8 kilómetros) de un lugar de vacunación.

Además de anunciar la desgravación fiscal, Biden pidió a los empresarios del país que dispongan de los recursos que puedan para alentar a sus empleados a vacunarse y puso varios ejemplos de compañías que han pagado a sus trabajadores para inocularse o que les han facilitado el acceso a la vacuna.

En cualquier caso insistió en que el Gobierno debe ayudar a las empresas que están tratando de "hacer lo correcto" en este momento.

La desgravación fiscal anunciada este miércoles no es la única medida para promover los permisos retribuidos que tiene en mente la Casa Blanca.

En su próximo paquete de medidas para la recuperación tiene intención de proponer una desgravación para los permisos de hasta 14 semanas y con un costo máximo de 17.110 dólares para las empresas de menos de 500 empleados.

La idea es que esta ventaja fiscal vaya para permisos relacionados con la covid-19, no solo para vacunarse sino para ausentarse del trabajo si se tienen síntomas, para ir al médico o hacerse un test o mantener una cuarentena por orden médica.

La Casa Blanca defenderá estas medidas porque entiende que el permiso retribuido se ha demostrado como una herramienta útil contra la extensión del coronavirus.