Traducido por el equipo de SOTT.net en español

Ganándose la etiqueta de político "anticuado", el veterano estratega demócrata James Carville ha expresado una opinión impopular, advirtiendo que la infatuación con el movimiento "woke" y la cultura de la cancelación causarán graves problemas al partido.
Eduardo Munoz
© Eduardo Munoz para ICSS Livepic via Reuters
Carville no sólo cree que los demócratas podrían perder las elecciones en 2022, 2024 y más allá, sino que también reveló a Vox en una entrevista que la única razón por la que el Partido Demócrata se alejó de la presidencia en 2020 es porque se enfrentaron a un "bufón histórico mundial".

Carville, probablemente más conocido por su trabajo en la campaña presidencial de Bill Clinton, apuntó al lenguaje cada vez más "woke" de los demócratas como algo que está alejando al partido de la "gente común."

"¿Alguna vez has tenido la sensación de que la gente de las salas de profesores de las universidades de lujo utiliza un lenguaje diferente al de la gente corriente?", dijo. "Se les ocurre una palabra como 'LatinX' que nadie más usa. O utilizan una frase como 'comunidades de color'. No conozco a nadie que hable así. No conozco a nadie que viva en una 'comunidad de color'. Conozco a muchos blancos y negros y marrones y todos viven en... barrios".

También apuntó al movimiento "Defund the Police", del que dice que "casi nadie quiere hacerlo".

Aunque el lenguaje de Carville es más crítico que el de muchos demócratas prominentes, afirma que hay más compañeros que tienen las mismas preocupaciones que él, pero que tienen demasiado miedo de expresar sus opiniones, por temor a que puedan enfrentarse a un contragolpe, con consecuencias profesionales y personales.

"El wokismo es un problema y todo el mundo lo sabe", dijo Carville, añadiendo que demasiada gente teme ser "anulada" como para criticar realmente el movimiento "woke".

Cuestiones como la injusticia racial, añadió Carville, deberían hablarse, pero es el lenguaje "de jerga" lo que está alejando a mucha gente de los demócratas.

"Lo que digo es que tenemos que hacerlo sin utilizar un lenguaje de jerga que sea irreconocible para la mayoría de la gente -incluyendo a la mayoría de los negros, por cierto- porque señala que estás tratando de hablar con ellos", dijo. "Esta mierda de 'demasiado guay para la escuela' no funciona y tenemos que pararla".

Carville se ha ganado las críticas de su propio partido por su postura contra el movimiento "woke", y muchos tachan al estratega de irrelevante para el Partido Demócrata moderno.

Aunque tenía mucho que decir sobre cómo puede mejorar su propio partido, Carville parecía no tener más que elogios para el presidente Joe Biden, diciendo que "es muy difícil encontrar algo de lo que quejarse" al mirar sus primeros meses en el cargo. Su mayor atributo, sin embargo, según Carville, es que "no está metido" en la "política de salón de la facultad" a la que Carville se opone tan rotundamente.