El mandatario aseguró que hay una "organización criminal" que "se esconde detrás de legítimas aspiraciones sociales".
Ivan Duque colombia
© Luisa González / Reuters
El presidente de Colombia, Iván Duque. 12 de marzo de 2021
El presidente de Colombia, Iván Duque, anunció este miércoles una recompensa de 10 millones de pesos (unos 2.610 dólares) para quien ofrezca información que permita "la identificación y captura de los autores de actos vandálicos y delitos que se han presentado en los últimos días contra la infraestructura pública".

El mandatario hace el anuncio cuando siguen creciendo las manifestaciones contra su administración — cuyo epicentro está en Cali — , que iniciaron el pasado miércoles 28 de abril y que a la fecha han dejado 24 muertos, según cifras de la Fiscalía General de la Nación, entre ellos, un policía. Los heridos, de acuerdo al reporte del Ministerio de Defensa, ascienden a más de 800, incluyendo a funcionarios de la fuerza pública.


Según Duque, estas jornadas de protesta enfrentan una "amenaza vandálica" que consiste en "una organización criminal", que supuestamente "se esconde detrás de legítimas aspiraciones sociales" para "desestabilizar a la sociedad", "generar terror en la ciudadanía" y "distraer las acciones de la fuerza pública".

Nuevamente, el mandatario defendió el accionar de la Policía, cuestionada por reprimir violentamente a la población durante las protestas. Al respecto, recalcó que han sido atacadas sedes de los Comandos de Atención Inmediata (CAI) policiales y han visto a los uniformados "ser víctimas viles de actos de cobardía e intimidación".

Además de la recompensa, el mandatario informó que fue habilitado un número telefónico para que las personas denuncien y se activó el "Grupo Especial de Investigación contra el Vandalismo" para "poner el foco en los dinamizadores de la violencia". Detalló que, como parte de su trabajo, este comando ya ha hecho 553 capturas.


Cifras más alarmantes que las oficiales

Mientras Duque habla de vandalismo, las organizaciones sociales denuncian la "violencia policial", a la que le atribuyen el número de víctimas fatales.

El Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz) ofreció un balance de las protestas este miércoles, en el que precisa que el número de asesinados desde el 28 de abril es de 31 personas (24 de ellas en Cali), 7 más que las oficiales.

Además, señalan que 1.220 personas han resultado heridas, se han registrado 9 casos de violencia sexual, 87 ciudadanos están desaparecidos y otros 18 han sufrido heridas en los ojos.