Los disturbios se registran en el barrio palestino de Sheij Jarrah, donde varias familias árabes han recibido órdenes de desalojo por parte de las autoridades israelíes.
cupula de la roca
© Ammar Awad / Reuters
Policías israelíes pasan junto a la Cúpula de la Roca en Jerusalén, el 7 de mayo de 2021.
Los disturbios han estallado de nuevo este martes en el barrio palestino de Sheij Jarrah en Jerusalén Este, donde varias familias árabes han recibido órdenes de desalojo por parte de las autoridades de Israel, informa el servicio de prensa de la Policía israelí, que detalla que los agentes usan medios especiales para dispersar a la multitud.

Según el comunicado, agentes de la Policía y de la Policía de Fronteras israelí están dispersando las protestas en las que participan cientos de manifestantes, algunos de los cuales llevan carteles con contenido nacionalista y racista.

Tensiones entre israelíes y palestinos

Las tensiones entre israelíes y palestinos han alcanzado su punto máximo tras semanas de creciente hostilidad.

Las sirenas que advierten de la llegada de cohetes sonaron en Tel Aviv y en el centro de Israel la noche de este martes mientras el movimiento Hamás afirma haber lanzado al menos 130 cohetes hacia territorio israelí. Poco antes, el portavoz del ala militar de Hamás, Abu Ubaida, emitió una advertencia a Israel afirmando que podrían bombardear Tel Aviv si no cesaban los ataques contra la Franja.

El 10 de mayo, al menos 26 palestinos murieron, entre ellos, nueve niños, y 65 resultaron heridos en los ataques aéreos de Israel sobre la Franja en respuesta al lanzamiento de proyectiles de Hamás poco después de que expirara un ultimátum anunciado por el movimiento. También se informó de al menos 2 israelíes fallecidos durante los enfrentamientos.

Esa misma jornada, cientos de personas resultaron heridas en el asalto a la mezquita de Al Aqsa por fuerzas israelíes en medio de las protestas contra el desalojo de familias palestinas en Jerusalén Este. Los manifestantes lanzaron piedras a los agentes, que utilizaron balas de goma, granadas aturdidoras y gases lacrimógenos para dispersarlos.