El Salvador se ha convertido en el primer país del mundo en adoptar el bitcóin como moneda de curso legal. El presidente Nayib Bukele ha promovido su uso por su potencial para ayudar a los salvadoreños que viven en el extranjero a enviar remesas a su país.
Bitcoin
© CC0 / Pexels
El bitcóin se diseñó como una moneda, pero muchos inversores lo ven como un activo más parecido al oro que a un sustituto del dólar, el euro o el yen. Sigue siendo poco utilizado para comprar bienes y servicios en todo el mundo, a pesar de que un número creciente de grandes empresas lo aceptan como pago, apuntan Tom Wilson y Karin Strohecker en su artículo para Reuters.

Qué hizo El Salvador

La ley aprobada por la Asamblea Legislativa del país centroamericano establece que el bitcóin estará en pie de igualdad con el dólar, que se convirtió en su moneda oficial hace 20 años.

Todo precio podrá ser expresado en esta criptomoneda, los comercios y las empresas deben aceptarlo para los bienes y servicios. Todas las contribuciones tributarias podrán ser pagadas también con el bitcóin.

La normativa prevé que el cambio entre el bitcóin y el dólar será establecido libremente por el mercado. Sin embargo, no especifica sobre cómo funcionará en la práctica, dadas las significativas fluctuaciones del valor del bitcóin durante el tiempo de su existencia. Los movimientos diarios lo hacen poco práctico para el comercio, señala Reuters.

El Gobierno salvadoreño garantiza la convertibilidad a dólares en el momento de la transacción mediante un fideicomiso de 150 millones de dólares creado en el banco de desarrollo del país.

Posible futuro del uso del bitcóin

En teoría, el bitcóin ofrece una forma rápida y barata de enviar dinero a través de las fronteras sin depender de las empresas financieras tradicionales, como los bancos y las empresas de remesas.

Sus defensores afirman que podría imponerse sobre todo en los mercados emergentes, donde la gente no tiene acceso a los servicios financieros tradicionales y tiene que pagar costosas comisiones por enviar y recibir dinero. Sin embargo, en estos casos la conversión del bitcóin suele depender de intermediarios informales y entraña riesgos de estafa.

El experimento de El Salvador será la primera oportunidad para que los analistas evalúen el impacto de las criptomonedas en una economía.


Comentario: Suena como un triste destino para El Salvador


Algunos expertos, citados por Reuters, advierten que el aumento del uso de las criptodivisas reducirá la eficacia de la política monetaria.

Los analistas afirman que es demasiado pronto para saber si la medida de El Salvador iniciará una tendencia más amplia de adopción del bitcóin. Su estatus, como el de otras criptodivisas, todavía se debate por los reguladores financieros y las fuerzas del orden de todo el mundo.

Asimismo, el bitcóin tiene una oferta limitada para mitigar los efectos inflacionistas. No obstante, los expertos predicen que cualquier caso de negocio creciente para las criptodivisas podría estimular la creación de otras nuevas, lo que significa que la oferta global no es limitada y puede resultar inflacionaria.