El presidente de Argentina, Alberto Fernández, encabezó este domingo una ceremonia en homenaje a los fallecidos por la covid-19, que en el país suramericano alcanzaron los 92.317 decesos, a la que fueron invitados representantes de los diversos credos del país, de los trabajadores esenciales y autoridades locales.
Clase política,Argentina,
© Presidencia República Argentina
Alberto Fernández.
Al acto acudieron la mayoría de los gobernadores de las 23 provincias del país y el alcalde de la ciudad de Buenos Aires, el opositor Horacio Rodríguez Larreta.

El Centro Cultural Kirchner de Buenos Aires acogió un evento solemne en el que los presentes estuvieron acompañados por 24 velas, en representación de "las personas fallecidas en cada una de las provincias argentinas y en la ciudad autónoma de Buenos Aires", según precisó la actriz Laura Novoa, encargada de introducir los momentos musicales y leer varios poemas.

La ceremonia culminó con un discurso del presidente, quien destacó que "los millones de personas fallecidas hasta ahora han conmocionado al mundo entero".

"A quienes se han ido en este tiempo doloroso no los olvidaremos nunca, cada uno de nosotros ha sido afectado en muchos modos por esta pandemia", aseguró.

jkhgjkkjgh
© Presidencia República Argentina
LLAMADO A LA UNIDAD

El mandatario expresó su agradecimiento al personas sanitario y en general "a toda la sociedad, que mantiene los cuidados necesarios", y llamó a "construir una Argentina unida" como homenaje a los fallecidos.

"Nuestro homenaje después de haber transitado este tiempo de dolor será construir una Argentina unida y solidaria que cuida siempre la salud de sus habitantes. Lo mejor que podemos hacer como sociedad es que tanto pesar se vuelva fuerza e impulso para construir el futuro de nuestro país", agregó.

Asimismo, recalcó la importancia de la solidaridad y "lo peligroso que puede ser el egoísmo".


"Este tiempo tan doloroso que nos ha tocado atravesar nos ha hecho ver la vida de un modo distinto, nos damos cuenta del valor de la solidaridad y entendemos lo peligroso que puede ser el egoísmo en una catástrofe como la pandemia. Todos y todas hemos sentido una profunda conmoción que trataremos que se convierta en aprendizaje y sabiduría para convertir un mundo mejor", aseveró.