Las autoridades israelíes ya han aprobado una serie de medidas restrictivas, como el uso obligatorio de mascarillas en reuniones al aire libre de más de 100 personas o la reducción del trabajo presencial al 50 % en el sector público.
© Ammar Awad / Reuters
Personal médico traslada a un paciente con covid-19 en un hospital de Jerusalén, Israel, el 18 de octubre de 2020.
El gabinete gubernamental que gestiona la pandemia de covid-19 en Israel contempla la posibilidad de imponer un confinamiento en todo el territorio nacional dentro de dos semanas, debido al aumento de los contagios, informa la prensa local.

Entre los miembros del gabinete que apoyan la propuesta figura el ministro de Construcción y Vivienda, Zeev Elkin, quien dijo que los modelos matemáticos de contagios indican que, de todas formas, se requerirá un aislamiento a partir de septiembre. Según Elkin, el confinamiento duraría al menos dos meses, "tiempo en el que los ciudadanos tendrán que quedarse en casa".

Los funcionarios del Ministerio de Salud también apoyan el confinamiento con el objetivo de motivar a la población a vacunarse o a recibir una tercera dosis de refuerzo si ya se han inmunizado. El ministro de Salud israelí, Nitzan Horowitz, declaró que el confinamiento nacional es "un último recurso", pero podría aplicarse si los contagios siguen aumentando.


Comentario: Parece que en casi todo el planeta las autoridades están muy apuradas por inyectar a los gobernados las "vacunas" de ARNm sintético de las grandes corporaciones farmacéuticas. Por las buenas o por las malas.


Este martes, el gabinete israelí para el coronavirus aprobó una serie de medidas restrictivas para frenar el incremento de infecciones, tales como el uso obligatorio de mascarillas en reuniones al aire libre de más de 100 personas o la reducción del trabajo presencial al 50 % en el sector público. Estas restricciones llegan cuando la propagación de la variante Delta del coronavirus ha elevado la cifra de nuevos casos diarios a 3.800.