El Ministro del Interior de Francia anunció que esta mañana un sacerdote católico ha sido asesinado en Francia. La diócesis de Luçon identificó a la víctima como el Padre Olivier Maire, superior provincial de los Misioneros Monfortianos, también conocidos como Compañía de María.
Saint-Pierre-et-Saint-Paul,asesinado sacerdote católico,ruandés,Nantes,Vendée
© Sebastien Salom-Gomis, AFP
Foto de archivo de un oficial de la policía francesa fuera de la catedral de Saint-Pierre-et-Saint-Paul en Nantes tomada el 19 de julio de 2020 - un día después de que un incendio dañara la catedral.
Gérald Darmanin publicó en su cuenta de twitter el 9 de agosto que se estaba desplazando hasta el departamento francés de Vendée tras el asesinato del sacerdote.


"Todo mi apoyo a los católicos del país después de la dramática muerte de un sacerdote en Vendée", destacó.Darmanin no ofreció más información al respecto del incidente.

La diócesis de Luçon, en donde se encuentra el departamento de Vendée, identificó al sacerdote asesinado como el P. Olivier Maire, provincial superior de los Misioneros Monfortianos, también conocidos como Compañía de María.

"Mons. Jacolin y la diócesis de Lucon comparten el inmenso dolor de su familia y de toda la familia monfortiana", aseguró.

France Info informó que el sospechoso del asesinato estaba siendo investigado en relación con el incendio de la catedral de Nantes que tuvo lugar en julio de 2020.

Reuter informó que el sospechoso del asesinato que tuvo lugar en Saint-Laurent-sur-Sèvre, una comuna del departamento de Vendée (Francia) se entregó a la policía.

Otros medios franceses aseguraron que el sacerdote, de 60 años, había acogido al sospechoso del asesinato, a Emmanuel Abayisenga, un hombre de origen ruandés de 40 años, en la comunidad Saint -Lauren-sur-Sèvre tras el incendio.

El incidente provocó inmediatamente una disputa política con Marine Le Pen, presidenta del partido Agrupación Nacional, conocido por sus políticas anti inmigración. Le Pen criticó a las autoridades no haber deportado al sospechoso, que había sido identificado como un hombre de origen ruandés.


Comentario: Para hacerse una idea de lo graves que se han vuelto los ataques contra las iglesias, solo en 2017 se produjeron al menos 878 actos de vandalismo e incendios provocados, y esto fue antes de los infiernos de Notre Dame y Saint-Sulpice -incidentes que las autoridades propagaron que era un accidente, y ahora ya no dicen tal cosa-:

Quemando al Cristianismo: Las iglesias europeas están bajo ataque (en inglés)

Además, es interesante notar que el hecho ha ocurrido en la región de la Vendée, donde hubo una masacre de católicos en tiempos de la revolución masónica en Francia:

El genocidio francés que ha sido borrado de la historia: La guerra de la Vendée


"En Francia, uno puede ser un inmigrante ilegal, incendiar la catedral de Nantes, no ser deportado nunca y luego reincidir asesinando a un sacerdote", aseguró Le Pen a través de Twitter.

Darmanin rechazó estas críticas asegurando que "en lugar de expresar su compasión por los católicos que acogieron a este asesino, la señora Le Pen polemiza sin conocer los hechos: este extranjero no podía ser deportado a pesar de su orden de deportación mientras no se le hubiera quitado el control judicial".


El P. Hugues de Woillemont, secretario general de la Conferencia Episcopal de Francia expresó su "dolor e incomprensión" por el asesinato.
Noticia en desarrollo.
Traducido y adaptado por Blanca Ruiz.