Se trata de los primeros simulacros de este tipo que los tres países llevan a cabo en el territorio de Tayikistán cerca de la frontera afgana. Los aliados se entrenaron para derrotar a "las fuerzas terroristas" que actúen en territorio tayiko.
Russian T-72
© Ministerio de Defensa de Rusia
Un tanque T-72 y un vehículo de combate de infantería atacan a un enemigo simulado en un campo de entrenamiento de Tayikistán cerca de la frontera con Afganistán.
Este martes concluyó la fase principal de los ejercicios conjuntos con la participación de 2.500 efectivos de Rusia, Tayikistán y Uzbekistán en el campo de entrenamiento tayiko de Harb-Maidon, a 20 kilómetros de la frontera con Afganistán, según el Ministerio de Defensa ruso.

Los ejercicios se llevaron a cabo en el contexto del agravamiento de la situación en Afganistán y la amenaza de penetración de grupos terroristas radicales hacia los países de Asia Central, aliados militares de Rusia en la región.

Según el guion del ejercicio, una hipotética agrupación de militantes armados cruzó la frontera estatal tayika para perpetrar atentados terroristas en ese país. Aviones L-39 de Tayikistán (aeronaves de entrenamiento con capacidad de portar armas) realizaron un reconocimiento del área, durante el cual descubrieron un enemigo simulado.

Los pilotos transmitieron las coordenadas de los objetivos a las tripulaciones rusas y tayikas de los helicópteros de ataque Mi-24, así como a las baterías de sistemas de lanzacohetes múltiples Grad y Uragán. Después de un ataque con estos misiles, unidades de infantería motorizada de los tres países consumaron la derrota de las fuerzas principales del enemigo simulado.


El Ministro de Defensa de la República de Tayikistán, coronel general Sherali Mirzov, señaló al respecto que esta fue la primera vez que se llevaron a cabo tales ejercicios antiterroristas en la historia de la cooperación militar entre los tres países, es decir con la participación de Uzbekistán.

"En los últimos años se ha producido un traspaso de tensión del territorio del Oriente Medio al Afganistán. El análisis de los procesos que se están produciendo en los últimos años muestra que la situación en nuestra región dependerá del desarrollo de los acontecimientos en el ámbito político en este país", sostuvo el ministro citado por RIA Novosti.