El alcalde de la ciudad de Nueva York, Bill De Blasio, anunció que a partir del martes 17 de agosto, la gente necesitará mostrar prueba de vacunación junto con un documento de identidad con foto para poder moverse libremente en la ciudad.
Bill de blasio
© YouTube/Bloomberg Politics
El alcalde de la ciudad de Nueva York anuncia prueba de vacunación para los restaurantes
Durante una conferencia de prensa el lunes 16 de agosto, el alcalde dijo que firmará una orden ejecutiva y que lanzará un operativo de concientización para que los neoyorquinos entiendan cómo funcionarán las medidas a las cuales llamó "Key to NYC" (llave para la ciudad de Nueva York).

El operativo para 'educar' a la gente se realizará antes de que las inspecciones y las medidas entren en vigor en los locales de la ciudad a partir del 13 de septiembre próximo.

Según Hollywood Reporter, para mostrar una prueba de vacunación, los neoyorquinos tendrán que mostrar la aplicación Excelsior del Estado de Nueva York, la aplicación COVID Safe de la ciudad de Nueva York, una foto o una copia impresa de su tarjeta de vacunación de los CDC u otro registro oficial de vacunas. "Lo que sea que funcione, todo lo que tienes que hacer es mostrar esa prueba y tener una identificación también", dijo de Blasio.

Aquellos que no sean residentes de Nueva York, tendrán que mostrar una foto o copia impresa de un registro oficial de vacunación de una dosis administrada fuera de EE.UU. para cualquiera de las vacunas de AstraZeneca/SK Bioscience, Serum Institute de India/COVISHIELD y Vaxzevria, Sinopharm o Sinovac.

El operativo para 'educar' a la gente sobre la vacunación obligatoria incluye una campaña de 10 millones de dólares en radio, TV y redes sociales además de un grupo de 600 encuestadores que irán puerta por puerta a todos los negocios que tengan que implementar las nuevas normativas:

Restaurantes, salones de catering, espacios para eventos, salas de banquetes de hoteles, bares, clubes nocturnos, cafeterías, cafeterías, gimnasios, piscinas, estudios de danza, cines, salas de música y conciertos, museos y galerías, acuarios y zoológicos, campos de deportes profesionales, estadios cubiertos, centros de convenciones, salas de exposiciones, teatros de artes escénicas, salones recreativos, salas de billar, centros de juegos para adultos y áreas de juego cubiertas.

Las medidas alcanzan a todas las personas mayores de 12 años.

De Blasio dijo que las sanciones por incumplimiento, que empezarán a aplicarse el 13 de septiembre, comenzarán con 1.000 dólares y aumentarán hasta 5.000 dólares para los 'infractores reincidentes'.
"Nuestro objetivo no es penalizar a los restaurantes y a los negocios de ocio y fitness de interior. Queremos que todo el mundo tenga claro lo que tiene que hacer y simplemente asegurarnos de que la gente lo haga", aseguró el alcalde.
Actualmente la gran mayoría de los negocios y locales no están pidiendo ninguna prueba de vacunación en la ciudad de Nueva York.

Ausente en los anuncios estuvo la forma en que estas medidas se harán cumplir luego del 13 de septiembre, y si bien De Blasio cuenta con el apoyo de los dueños de negocios, teatros y cines que apoyan la vacunación obligatoria, también ha habido manifestaciones masivas en contra en todo el país.

La vacunación obligatoria divide a la sociedad

Según un reporte de AP, algunos cuestionan las medidas adoptadas por De Blasio, el primero en el país en imponerlas, como un ejemplo de autoritarismo donde el estado se inmiscuye en asuntos de la vida personal de la gente.

Además en muchos vecindarios de Nueva York, especialmente de predominancia afroamericana, más de la mitad de sus residentes no se han vacunado y declararon que no lo harán, por lo que los dueños de negocios se enfrentan al dilema de si deben rechazar a sus clientes, algunos con quienes ya mantienen una relación de amistad, por no estar vacunados.

Además, la misma OMS ha declarado en reiteradas ocasiones, basados en datos que se van recolectando a medida que se realiza la vacunación masiva en todo el mundo, que las vacunas contra el Covid no previenen los contagios, y solo tienen un efecto en impedir hospitalizaciones graves en el caso de individuos con condiciones preexistentes.