Las autoridades anunciaron el 23 de agosto que todos los profesores y otros miembros del personal de las escuelas públicas de la ciudad de Nueva York deberán vacunarse contra el coronavirus antes del 27 de septiembre, mientras se prepara el mayor sistema escolar del país.
Bill de blasio
© YouTube/Bloomberg Politics
El alcalde de la ciudad de Nueva York anuncia prueba de vacunación para los restaurantes.
La ciudad más poblada del país es la primera en imponer una vacuna obligatoria para un gran grupo de trabajadores públicos. Los sindicatos reaccionaron airadamente a la nueva exigencia, alegando que la ciudad debería discutir en lugar de imponer. AP informó de que dos de los mayores grupos de trabajadores de la ciudad estaban considerando presentar una queja laboral o emprender acciones legales.

Los empleados deben presentar una prueba de su primera dosis de la vacuna en el Portal de Vacunación del Departamento de Educación (DOE). El portal permite a todos los empleados y estudiantes comprobar su estado de vacunación y presentar una prueba de la misma. Además, se puede cargar una imagen de la tarjeta de vacunación, un NYS Excelsior Pass u otro registro oficial.

Un árbitro ha determinado que la ciudad debe adaptarse a los trabajadores con condiciones médicas o creencias religiosas que les impiden recibir la vacuna COVID-19. Según el New York Post, la decisión supuso un revés para el mandato de vacunación del alcalde Bill de Blasio para todos los profesores sin excepción.

"Mantener la salud de nuestros estudiantes y personal es nuestra máxima prioridad", dijo el alcalde Bill de Blasio. "Para mantener nuestras escuelas sanas y seguras, ahora estamos requiriendo que todo el personal del Departamento de Educación tenga al menos una dosis de la vacuna antes del 27 de septiembre. Juntos, crearemos una experiencia escolar segura y acogedora para nuestros niños."


Comentario: Pero los niños son el grupo con menos riesgo de sufrir síntomas severos, es decir los mandatos de vacunas no son para proteger a los niños, si no para controlar a los profesores.


La sentencia, emitida el viernes 10 de septiembre, pocos días antes del inicio del nuevo curso escolar, establece que los profesores de las escuelas públicas que se nieguen a vacunarse contra la COVID-19 deben recibir una licencia no remunerada o una indemnización por despido.

Los profesores que renuncien por negarse a vacunarse no serán despedidos de inmediato; podrán tomar una licencia sin sueldo y estar cubiertos por el seguro médico hasta septiembre de 2022, dice la decisión.

Los profesores que se vacunen mientras estén de permiso sin sueldo y presenten una prueba de vacunación al DOE antes del 30 de noviembre tienen derecho a volver a la misma escuela lo antes posible, dice la sentencia.

"Como grupo, los maestros han apoyado abrumadoramente la vacuna, pero tenemos miembros con condiciones médicas u otras razones para rechazar la vacunación", dijo el presidente de la Federación Unida de Maestros, Michael Mulgrew, después del fallo.
"Después de nuestra demanda de arbitraje independiente, la ciudad se retractó de su posición inicial de que todo el personal no vacunado fuera retirado de la nómina, y ofrecerá trabajo fuera del aula para aquellos con condiciones médicas certificadas u otras."
"La ciudad también ha acordado -según la determinación del árbitro- crear un proceso de baja y un acuerdo de despido para otros profesores que consideren que no pueden cumplir con el mandato de vacunación", añadió Mulgrew.

Los sindicatos afirman en su demanda que "apoyan la vacunación y animan a todos los empleados a vacunarse si pueden hacerlo", pero afirman que la norma del alcalde está "mal concebida" y es "coercitiva".

El DOE elogió la decisión del árbitro por considerarla justa y favorable al mandato de vacunación.

"Dada la ley federal y estatal, creemos que teníamos que proporcionar una estrecha exención religiosa", dijo una portavoz del DOE.


"Estamos satisfechos con el arbitraje y siempre hemos apoyado los ajustes estrechos y específicos para aquellos con exenciones médicas y religiosas válidas", dijo la portavoz. "Esto es consistente con lo que nuestros expertos médicos creen que es apropiado, y lo que siempre supimos que sería parte de la negociación de impacto para nuestro mandato de vacunas".