Traducido en español por el equipo de Sott.net

Con el aumento de los arsenales nucleares mundiales y los países mejorando sus ojivas y cohetes, existe una necesidad casi sin precedentes de rebajar las tensiones y evitar el armagedón atómico, ha dicho uno de los oficiales de mayor rango de Estados Unidos.
military drill
© Sputnik / Alexey Kudenko
En una reunión organizada el lunes por el centro de estudios de Washington, la Brookings Institution, el vicepresidente del Estado Mayor Conjunto de EE.UU., el general John E. Hyten, advirtió de los riesgos de que los conflictos se salgan de control, y expresó su esperanza de que prevalezcan las cabezas frías. "Nunca hemos luchado contra la Unión Soviética", dijo. "En cuanto a las grandes potencias, nuestro objetivo es no entrar nunca en guerra con China y Rusia".

Según Hyten, tal acontecimiento "destruiría el mundo y la economía global. Sería malo para todos, y tenemos que asegurarnos de no seguir ese camino". Sin embargo, continuó el general, los acuerdos anteriores entre Moscú y la OTAN tras la caída de la URSS concluyeron que "Rusia ya no era una amenaza". Al mismo tiempo, sin embargo, alega que los rusos estaban "modernizando todo su arsenal nuclear". Esto, dice, se debía a que "creo que estaban preocupados por Estados Unidos".


Comentario: Con razón. Es EE.UU. el único que ha utilizado la bomba nuclear. Es Estados Unidos quien lleva a cabo cambios de régimen en todo el mundo y ha colocado sus bases militares alrededor de las fronteras de Rusia. ¿Puede alguien culparles por reforzar sus defensas?


Hyten argumentó que se ha avanzado en la mejora de las relaciones entre ambos países, pero que aún se está lejos de la estabilidad total.

Sin embargo, dijo que Washington está cada vez más preocupado por la falta de medidas similares en China, un país que, según él, está llevando a cabo "una modernización nuclear sin precedentes que ahora se está haciendo pública... se ven cientos y cientos de silos fijos".

"Y, por cierto, no hay límites en lo que China puede poner en esos silos", advirtió el alto funcionario del Pentágono. "Estamos limitados con Rusia a 1.550 ojivas nucleares desplegadas, así que tenemos que decidir dónde queremos ponerlas: submarinos, ICBM... eso pone un límite a lo que tenemos. China, no tiene límite... hay que preguntarse, ¿por qué están construyendo esa enorme, enorme capacidad nuclear?".

En diciembre, el viceministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Sergey Ryabkov, advirtió que era Washington, y no Moscú, quien estaba aumentando el riesgo de la escalada mortal al estacionar armas nucleares en suelo extranjero en Europa.

Ryabkov dijo que el Kremlin "espera que Estados Unidos deje de 'compartir' armas nucleares con sus aliados y deje de desplegar armas nucleares en países que no las poseen... Obviamente, esto conduce a la desestabilización; además, aparecen nuevos riesgos".

Al mismo tiempo, sus comentarios fueron en el mismo sentido que los de Hyten, al decir que "no se puede ganar una guerra nuclear... Rusia está dispuesta a cooperar para revertir este escenario".