Autoridades locales reclaman que los diplomáticos cumplan con los requisitos establecidos por la ciudad.
United Nations
© Shutterstock
La sede de las Naciones Unidas, un complejo diseñado por Wallace Harrison ubicado en Turtle Bay, Manhattan.
A solo días del comienzo de la Asamblea General de la ONU en Nueva York, EE.UU., el recordatorio hecho por las autoridades locales de que todas las personas que lleguen a la ciudad deben presentar un certificado de vacunación contra el coronavirus ha desatado polémicas. En respuesta, el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, manifestó que no puede exigir a presidentes y jefes de Estado que cumplan con esa medida.


Comentario: Es decir, las medidas represivas de nuestra libertad de movimiento y participación en la sociedad son exclusivamente para el pueblo, no para nuestros líderes, quienes al mismo tiempo son los encargados de imponerlas. Lo que estamos viendo en esencia es una dictadura totalitaria a nivel global.


"Nosotros, como Secretaría, no podemos decirle a un jefe de Estado que si no está vacunado no puede ingresar a las Naciones Unidas", explicó Guterres en una entrevista con Reuters, al hacer recordar a su vez que las instalaciones de la ONU en Manhattan no están sujetas a las leyes estadounidenses, por ser territorio internacional.

No obstante, desde la ONU habían manifestado previamente que respetarían las normas locales en lo que se refiere a la pandemia. En tanto, Guterres también detalló que ya discutieron con autoridades de Nueva York acerca de "diferentes maneras" de asegurar que el "máximo de personas presentes estén vacunadas".

Por su parte, el alcalde neoyorquino Bill de Blasio anunció que durante la cumbre pondrán a disposición de la ONU testeos de covid-19 y la vacuna monodosis de Johnson & Johnson. Además, elogió al presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas, Abdulla Shahid, por enviar a los países miembros una carta en la que expresa su apoyo a la presentación de una prueba de vacunación y señalas que se trabajará para implementar esa medida "lo antes posible".

Su propuesta, sin embargo, ha sido ya objeto de rechazos. Uno de ellos llegó de parte del embajador de Rusia ante la ONU, Vasili Nebenzia, quien calificó como discriminatoria la necesidad de presentar un certificado de vacunación para poder ingresar a la Asamblea General.