Las plataformas digitales estarán obligadas a censurar los contenidos que no tengan derechos de autor.
guiygiuyiugh
© Rodrigo Jiménez, EFE
Miquel Iceta, ministro de Cultura español, en Madrid.
La 'Ley Iceta' puede implicar la censura de contenidos en los directos de Twitch, Youtube e Instagram, ya que responsabiliza a las plataformas digitales de lo que compartan sus usuarios, obligándoles incluso a interrumpirlos en el caso de que incluyan imágenes que no tengan derechos de autor. Así se recoge en el Boletín Oficial del Estado (BOE) como consecuencia de la la transposición europea de la directiva de propiedad intelectual.

Según el artículo 73 de la normativa propuesta por el ministro de Cultura y Deportes, "los prestadores de servicios para compartir contenidos en línea serán responsables de los actos no autorizados", con lo que están obligados a solicitar permiso para la reproducción de contenidos con derechos de autor.

Una medida que ya tiene voces contrarias. "Supone sin duda una amenaza a la libertad de expresión", expuso Joan Barata, jurista del Center for Internet and Society de la Universidad de Stanford y miembro de la Plataforma por la Libertad de Información (PLI) a 'El Periódico'. "Se está forzando a las plataformas a supervisar todos los contenidos y eso es impropio porque las sitúa en una posición muy complicada donde la eliminación en exceso es un riesgo real", añadió.

Joan Barata también criticó la manera en que España traspuso el artículo 17 de la Directiva de Copyright de la Unión Europea (UE) a su marco jurídico, al entender que se han "limitado a copiar el artículo" en lugar de haber hecho "una interpretación para tener más garantías".

La red de activistas Xnet también considera que esta ley "producirá efectos devastadores en Internet", pues llevará a los proveedores de servicios "a poner filtros automatizados que censuren los contenidos con brocha gorda, socavando la libertad de expresión y la cultura digital como memes y similares". Para el abogado David Bravo, especialista en derecho informático y propiedad intelectual, "es un ataque a la esencia de Internet".

"Las posibilidades de apelación serán muy reducidas, los usuarios no tendrán un mecanismo hábil para impugnar si se ha bloqueado la emisión de su directo y, en todo caso, el daño ya estará hecho. Será una censura forzada por la ley", incide Barata."Los estándares internacionales establecen que una ley que puede golpear la libertad de expresión debe ser tomada con transparencia y garantías", zanjó.