Traducido por el equipo de Sott.net

Los republicanos de Florida aprobaron el miércoles un amplio proyecto de ley para obstaculizar las imposiciones de vacunas contra el coronavirus en las empresas, rechazando las afirmaciones de que estaban sacrificando la salud pública para dar al gobernador Ron DeSantis una victoria en su lucha contra las normas sobre el virus de la Casa Blanca.
Chris Sprowls
© AP/Rebecca Blackwell
El presidente de la Cámara de Representantes de Florida, Chris Sprowls, preside una sesión especial de investigación sobre las imposiciones por Covid-19.
5 de noviembre de 2021, Tallahassee, Florida
Los legisladores de la cámara estatal, controlada por el Partido Republicano, aceleraron la medida, junto con un paquete de proyectos de ley sobre el virus, después de horas de debate en el que los republicanos sostuvieron que estaban protegiendo a los trabajadores de las onerosas imposiciones del gobierno federal. El senador Danny Burgess, republicano, dijo:
"Si quieres vacunarte, puedes hacerlo. Si no quieres vacunarte, puedes elegir no vacunarte. Ese es todo el propósito de este proyecto de ley, confiar en los floridanos y permitirnos hacer esa elección por nosotros mismos".
DeSantis, republicano, convocó la sesión legislativa especial sobre las imposiciones de vacunas al tiempo que emprendía una campaña legal y mediática contra la vacuna obligatoria impulsada por el presidente demócrata Joe Biden. El gobernador se ha convertido en una estrella en el GOP (Grand Old Party o Partido Republicado) a través de su oposición a los bloqueos y otras normas sobre el virus, impulsando su perfil mientras se postula para la reelección y mira una posible carrera presidencial en 2024.

La votación del miércoles por la noche coronó una breve sesión en la que los republicanos estaban casi seguros de aprobar los proyectos de ley. La medida más polémica impediría que las empresas privadas tuvieran la vacuna obligatoria a menos que permitieran a los trabajadores optar por no hacerlo por razones médicas, creencias religiosas, inmunidad basada en una infección previa, pruebas periódicas o un acuerdo para usar equipo de protección. El departamento de salud del estado, dirigido por el Dr. Joseph Ladapo, que se opone a las imposiciones, se encargará de definir las normas para las exenciones.

La medida también incluye multas para las empresas que despidan a un trabajador sin permitir las exenciones. Además, prohíbe a las escuelas y a los gobiernos del estado tener vacuna obligatoria y permite a los padres demandar a las escuelas con requisitos de mascarillas. Otro proyecto de ley bloquearía la divulgación pública de los registros relativos a las investigaciones estatales sobre las políticas de vacunación en las empresas.

El representante Erin Grall, republicano, dijo:
""Es simplemente alucinante la mayoría de los días pensar que es una posición aceptable sostener que otra persona llegue a tomar la decisión sanitaria sobre si se vacuna o no, que un empleador llegue a tomar una decisión sanitaria en relación con su empleado".
Los demócratas han criticado repetidamente la legislación por considerarla peligrosa para el público y onerosa para las empresas. También dijeron que la sesión especial equivale a un teatro político destinado a servir a las ambiciones políticas de DeSantis. La representante Angie Nixon, demócrata, dijo:
"¿Este proyecto de ley realmente intenta mantener a los floridanos seguros o fue elaborado para iniciar una campaña presidencial para nuestro gobernador?".
Por otra parte, los legisladores aprobaron un proyecto de ley para impedir que el funcionario de salud del estado pueda ordenar vacunas durante una emergencia de salud pública. Los republicanos también aprobaron un proyecto de ley para que el estado comience a considerar la retirada de la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional federal, que redactó los requisitos sobre vacunas de la Casa Blanca para las empresas con más de 100 empleados.

Florida, con más de dos docenas de otros estados liderados por el Partido Republicano, empleadores y varias organizaciones conservadoras y empresariales, ha demandado la norma de la OSHA y un tribunal federal la ha dejado en suspenso. El estado también ha demandado otra imposición de la Casa Blanca que exige las vacunas Covid-19 a los contratistas federales.

Durante el debate, el senador demócrata Shevrin Jones se hizo eco de las frustraciones que su partido ha mantenido desde que se convocó la sesión.
"Llamemos a esto exactamente lo que es, y es el desafío directo del gobernador al presidente y al gobierno federal, esa es la única razón por la que estamos aquí ahora".