Estados Unidos está trabajando junto a sus socios de la UE para detener la certificación del gasoducto Nord Stream 2 y está animando a Alemania a que no le dé su aprobación oficial, según ha declarado la subsecretaria de Estado estadounidense para Asuntos Políticos.
Nuland,Nord Stream II,EE.UU.,Alemania

Victoria Nuland, Under Secretary of State for Political Affairs.
En una rueda de prensa celebrada el martes, Victoria Nuland también señaló que Washington está estudiando la posibilidad de imponer más sanciones contra el sistema si Rusia invade Ucrania.

El Nord Stream 2 se terminó de construir en septiembre, pero aún no está certificado ni ha comenzado a funcionar. Conecta directamente a Rusia con Alemania, dejando fuera a terceros países, lo que podría reducir considerablemente el precio del gas. Washington ha sancionado repetidamente el sistema, alegando que amenaza la "seguridad energética" de Europa, mientras que algunos han acusado a Estados Unidos de intentar cínicamente detener el gasoducto para poder vender gas natural licuado (GNL) al continente.

"Lo que estamos haciendo ahora es trabajar con los alemanes, trabajar con la UE para frenar su consideración de la puesta en marcha del gasoducto", dijo. "Este Gobierno alemán ha dado pasos significativos para ello, y también han reconfirmado el acuerdo que teníamos con el Gobierno anterior respecto a lo que ocurre con Nord Stream 2, es decir, que se suspende si Rusia agrede a Ucrania".

La aprobación del proyecto, que podría haber llegado este mes, fue suspendida a mediados de noviembre por la Agencia Federal de Redes alemana, la Bundesnetzagentur, por una cuestión de regulación relativa a la falta de instalaciones del operador dentro de Alemania. Sin embargo, a pesar de que Berlín describió el retraso como una simple medida provisional, Estados Unidos parece estar intentando hacerlo permanente.

A principios de esta semana, el influyente político alemán Michael Kretschmer, primer ministro de Sajonia, sugirió que Estados Unidos había desbaratado el polémico gasoducto por sus egoístas razones económicas.

"Lo que más nos ha preocupado a todos en los últimos meses es el gasoducto Nord Stream 2, que ha sido torpedeado por los estadounidenses por razones de interés de política energética", dijo Kretschmer.