Traducido por el equipo de Sott.net

La variante ómicron ha hecho que la pandemia de Covid-19 pase a una nueva fase y podría ponerle fin en Europa, afirmó el domingo el director de la OMS para Europa.
omicron
"Es plausible que la región se dirija hacia una especie de final de pandemia", dijo Hans Kluge en una entrevista a la AFP, añadiendo que ómicron podría infectar al 60% de los europeos en marzo.

Una vez que la actual ola de ómicron que recorre Europa disminuya, "habrá durante bastantes semanas y meses una inmunidad global, ya sea gracias a la vacuna o porque la gente tiene inmunidad debido a la infección, y también bajando la estacionalidad".

"Prevemos que habrá un periodo de tranquilidad antes de que la Covid-19 pueda volver hacia finales de año, pero no necesariamente volverá la pandemia", dijo Kluge.

El principal científico estadounidense, Anthony Fauci, expresó un optimismo similar el domingo, declarando al programa de entrevistas "This Week" de la cadena ABC que, dado que los casos de Covid-19 están disminuyendo "de forma bastante acusada" en algunas partes de Estados Unidos, "las cosas pintan bien".

Aunque advirtió que no había que confiarse, dijo que si el reciente descenso del número de casos en zonas como el noreste de EE.UU. continuaba, "creo que se empezará a ver un cambio en todo el país".

La oficina regional de la OMS para África también dijo la semana pasada que los casos de covid habían caído en picado en esa región y que las muertes estaban disminuyendo por primera vez desde que la cuarta ola del virus, dominada por ómicron, alcanzó su punto álgido.

La variante ómicron, que, según los estudios, es más contagiosa que la delta, pero suele provocar una infección menos grave entre las personas vacunadas, ha suscitado la anhelada esperanza de que la Covid-19 esté empezando a pasar de ser una pandemia a una enfermedad endémica más manejable, como la gripe estacional.

Pero Kluge advirtió que aún era demasiado pronto para considerar endémica a la Covid-19.

"Se habla mucho de endémica, pero endémica significa... que es posible predecir lo que va a ocurrir. Este virus nos ha sorprendido más de una vez, así que tenemos que ser muy cuidadosos", dijo Kluge.

Dado que ómicron se ha extendido tanto, podrían surgir otras variantes, advirtió.

El Comisario Europeo de Mercados Internos, Thierry Breton, cuya misión incluye la producción de vacunas, dijo el domingo que será posible adaptar las vacunas existentes a cualquier nueva variante que pueda surgir.

"Podremos resistir mejor, incluso a las nuevas variantes", declaró a la televisión francesa LCI.

"Estaremos preparados para adaptar las vacunas, especialmente las de ARNm, si es necesario para adaptarlas a variantes más virulentas".

En la región europea de la OMS, que comprende 53 países, incluidos varios de Asia Central, ómicron representaba el 15 por ciento de los nuevos casos hasta el 18 de enero, frente al 6,3 por ciento de la semana anterior, dijo el organismo sanitario.

Centrarse en "minimizar los trastornos"

Ómicron es ahora la variante dominante en la Unión Europea y en el Espacio Económico Europeo (EEE, que comprende la UE más Noruega, Islandia y Liechtenstein), dijo la semana pasada la agencia sanitaria ECDC de la UE.

Debido a la rápida propagación de la variante por Europa, Kluge dijo que había que hacer hincapié en "minimizar los trastornos en los hospitales, las escuelas y la economía, y dedicar grandes esfuerzos a la protección de las personas vulnerables", más que en las medidas para detener la transmisión.

Mientras tanto, instó a los ciudadanos a ejercer su responsabilidad personal.

"Si no se sienten bien, quédense en casa y háganse la prueba. Si son positivos, aíslense", dijo.

Kluge dijo que la prioridad era estabilizar la situación en Europa, donde los niveles de vacunación varían en los distintos países entre el 25 y el 95 por ciento de la población, lo que provoca distintos grados de tensión en los hospitales y el sistema sanitario.

"Estabilizar significa que el sistema sanitario ya no está desbordado debido a la Covid-19 y puede continuar con los servicios sanitarios esenciales, que desgraciadamente se han visto realmente perturbados para el cáncer, las enfermedades cardiovasculares y la inmunización rutinaria".

Al preguntársele si serían necesarias cuartas dosis para poner fin a la pandemia, Kluge se mostró prudente y se limitó a decir que "sabemos que la inmunidad salta después de cada inyección de la vacuna".


Comentario: Más bien es que la autoinmunidad salta con cada inyección de la vacuna.


La pandemia ha matado hasta ahora a casi 5,6 millones de personas en todo el mundo, según las cifras oficiales recopiladas por AFP, 1,7 millones de ellas en Europa.