Traducido por el equipo de Sott.net

El momento de la decisión final está llegando rápidamente.
douglass quote injustice
Klaus Schwab y el Foro Económico Mundial (FEM) han preparado a ciertos políticos como el flamante dictador de facto Justin Trudeau[1] y la notoria congeladora de cuentas bancarias Chrystia Freeland[2] de Canadá, así como la dictadora con dos años de experiencia Jacinda Ardern[3] de Nueva Zelanda y la canciller saliente de Alemania Angela Merkel[4], entre otros, para ayudar a crear un mundo dictatorial[5]. Esto habría parecido una afirmación no tan creíble hasta lo que ocurrió antes en Australia y Nueva Zelanda y en Alemania, y lo que acaba de ocurrir rápidamente en Canadá, acelerándose en los últimos días. Canadá era una democracia parcial, y de repente parece haberse convertido en una dictadura en toda regla, como ya había sucedido con Australia y Nueva Zelanda, así como con Alemania y Austria.

Este importante análisis de la comentarista política Naomi Wolf sobre el golpe de Trudeau, un acontecimiento que sacude el hemisferio[6], es sorprendentemente diferente a la mayoría de los otros análisis de la nueva tiranía de la era covid que he leído, porque adopta una visión a largo plazo de lo que es probable que suceda a continuación, basándose en lo que acaba de suceder en Canadá, ya que los canadienses y el mundo están cegados por la toma de poder totalmente expuesta de este repentino golpe. Wolf nos recuerda las trágicas historias de las democracias que cayeron en la dictadura y el orden de los acontecimientos que se han convertido en un patrón. A continuación, en el peor de los casos, o el Parlamento arresta a Trudeau, o Trudeau arresta a los miembros de la oposición del Parlamento, si la historia sirve de guía. En otros países, la guerra entre la libertad y la tiranía está en curso, pero ahora ha llegado a acontecimientos fulminantes y decisivos en al menos los cinco países mencionados.

Muy curiosamente, la dictadura no es odiada, ni siquiera muy temida, por todos los que viven en las democracias. Aunque la mayoría de nosotros parece oponerse en diversos grados a la idea de la dictadura, los aspirantes a tiranos de mascarilla y vacuna desfilan ante las cámaras de los medios de comunicación y son entrevistados largamente sobre cómo les gustaría imponer ciertos tratamientos médicos y obstruir la respiración de personas a las que ni siquiera han conocido. La gente que creció cómodamente en democracias pacíficas parece haber olvidado leer a Douglass, Solzhenitsyn, Orwell o Kafka, o aprender de las experiencias de Gandhi, King y Mandela. Después de todo, relativamente pocos de nosotros en Norteamérica somos descendientes de personas que escaparon de la Alemania nazi, de la Unión Soviética o del apartheid sudafricano. Por ejemplo, la Universidad de Harvard, que solía mostrar signos de vida inteligente, ahora ha invitado a una de las fascistas más repugnantes del mundo, Jacinda Ardern de Nueva Zelanda, para dar su discurso de graduación esta primavera[7]. E incluso aquí en Substack, posiblemente ahora el más intelectualmente robusto de los medios de comunicación social, hay personas que insisten en que sus amigos y parientes que compraron la narrativa de mascarillas / bloqueos / vacunas covid son realmente personas inteligentes que simplemente cayeron en una mala pandilla. Pues no, lo siento, pero no queda inteligencia funcional en alguien que deja que periodistas y políticos le practiquen la medicina con un dispositivo de asfixia y un experimento genético nuevo.

Pero la mayoría del pueblo parece estar ahora algo inquieto. Las mascarillas han rozado suficientes rostros, han lesionado suficientes órganos internos[8], han podrido suficientes dientes, han ensuciado suficiente aliento (sobrecrecimiento bacteriano y disbiosis)[9] y han enfermado a suficientes niños como para que el público en general se esté cansando de ellas. Las vacunas covid apestan a un gran número de muertos y heridos[10], y ahora se ha demostrado que tienen una eficacia negativa[11]. El público se ha cansado tanto de las restricciones covid, que el partido identificado con ellas, los demócratas, se han hundido dramáticamente en los últimos tiempos, y ahora parecen vulnerables a la derrota electoral.
schwab wef world leaders
© WEF
Graduados y agentes de la agenda del Foro Económico Mundial del Gran Reinicio o más popularmente la "cuarta revolución industrial"
Desde Biden hasta los gobernadores de los estados azules y los alcaldes de las ciudades azules, ha habido retrocesos en los mandatos[12] y mucha distracción. Biden, que no ha dejado de imponer una peligrosa vacuna[13] a la población, ahora preferiría que sólo pensaras en Ucrania, puesto que todo lo demás que ha hecho ha sido de facto muy destructivo y genocida (puede que pienses que genocida es una palabra demasiado fuerte para el tembloroso y arrastrado Biden; vale, por eso he añadido de facto; tal vez la insistencia de Biden en que todo el mundo se ponga la vacuna más mortífera en los 30 años de historia de la base de datos de vacunas del gobierno de EE.UU., VAERS[14], se deba simplemente a que se confunde con las cosas cuando trata de practicar la medicina sin tener ni una licencia médica ni una educación médica en su haber).

Aunque hemos visto que ha habido un cierto retroceso en los mandatos por parte de los tiranos, hay una corriente contraria al retroceso del fascismo que debe ser examinada de cerca. Como el gobernador de California Gavin Newsom, otro protegido de Schwab[15], anuncia que la covid se convertirá ahora en endémica[16], ¿intentará colar la tiranía en la parte endémica? En otras palabras, la covid ya no es una emergencia temporal, porque eso permitiría que sus pretensiones de dictadura de emergencia terminaran en algún momento. No, ahora que la covid es endémica y debemos aprender a vivir con ella, puede estar intentando que su tiranía se afiance. "Esta pandemia no tendrá un final definido. No hay línea de meta". Mientras tanto, los niños de California siguen siendo obligados a llevar mascarillas en las escuelas, y las normativas se han modificado innumerables veces.

¿Cuánto más tolerará la ciudadanía la rastrera tiranía? ¿Llegaremos al escenario de Aleksandr Solzhenitsyn?

De El Archipiélago Gulag:
"Y cómo nos quemamos en los campos después, pensando: ¿Cómo habrían sido las cosas si cada agente de la Seguridad, cuando salía por la noche a hacer un arresto, no supiera si volvería vivo y tuviera que despedirse de su familia? ¿O si, durante los períodos de detenciones masivas, como por ejemplo en Leningrado, cuando arrestaron a una cuarta parte de toda la ciudad, la gente no se hubiera limitado a sentarse en sus guaridas, palideciendo de terror a cada golpe de la puerta de abajo y a cada paso de la escalera, sino que hubiera comprendido que ya no tenía nada que perder y hubiera preparado audazmente en el vestíbulo de abajo una emboscada de media docena de personas con hachas, martillos, atizadores o cualquier otra cosa que tuviera a mano? Los Órganos habrían sufrido muy rápidamente una escasez de oficiales y de transporte y, a pesar de toda la sed de Stalin, ¡la maldita máquina se habría detenido! Si... si... no amábamos lo suficiente la libertad. Y aún más: no teníamos conciencia de la situación real... Nos merecíamos pura y simplemente todo lo que ocurrió después"[17].
¿O vamos a rechazar la horrible medicación forzosa, la marca del ganado, la identificación digital, la confección de activos, el encarcelamiento/cuarentena por cualquier razón ridícula, la distopía del "reinicio" que Klaus Schwab prevé en el pronunciamiento: "No poseerás nada, y serás feliz"?

Notas finales:

[1] World Economic Forum. Justin Trudeau.

[2] World Economic Forum. Chrystia Freeland.

[3] World Economic Forum. Jacinda Ardern.

[4] World Economic Forum. Angela Merkel.

[5]Swiss Policy Research. The WEF and the Pandemic.

[6] N Wolf. The fall of Canada, the danger in the US.

[7] The Harvard Gazette. Jacinda Ardern named Class of 2022 commencement speaker. Feb 14 2022.

[8] B Borovoy, C Huber, M Crisler. Masks: False safety and real dangers, Part 3: Hypoxia, hypercapnia and physiological effects.

[9] B Borovoy, C Huber, M Crisler. Masks: False safety and real dangers, Part 2: Microbial challenges from masks. Oct 9 2020.

[10] C Huber. Vaccine deaths to date.

[11] C Huber. Trading COVID for heart disease buys you both.

[12J Childers. Coffee & COVID.

[13] C Huber. Are the COVID vaccines bio-weapons?

[14] Open VAERS

[15] World Economic Forum. Gavin Newsom.

[16] J Childers. Coffee & COVID.

[17] A Sozhenitsyn. The Gulag Archipelago

[1] Foro Económico Mundial. Justin Trudeau.

[2] Foro Económico Mundial. Chrystia Freeland.

[3] Foro Económico Mundial. Jacinda Ardern.

[4] Foro Económico Mundial. Angela Merkel.

[5] Swiss Policy Research. El FEM y la pandemia.

[6] N Wolf. La caída de Canadá, el peligro en EEUU.

[7] The Harvard Gazette. Jacinda Ardern nombrada oradora de la promoción de 2022. 14 de febrero de 2022.

[8] B Borovoy, C Huber, M Crisler. Mascarillas: Falsa seguridad y peligros reales, Parte 3: Hipoxia, hipercapnia y efectos fisiológicos.

[9] B Borovoy, C Huber, M Crisler. Mascarillas: Falsa seguridad y peligros reales, Parte 2: Desafíos microbianos de las mascarillas. 9 de octubre de 2020.

[10] C Huber. Muertes por vacunas hasta la fecha.

[11] C Huber. Cambiando la covid por la enfermedad cardíaca se compran ambas cosas.

[12] Childers. Café y covid.

[13] C Huber. ¿Son las vacunas covid armas biológicas?

[14] Open VAERS.

[15] Foro Económico Mundial. Gavin Newsom.

[16] J Childers. Café y covid.

[17] A Sozhenitsyn. El Archipiélago Gulag.