Imagen
© BBC Mundo
"El Diego" era uno de los hombres más buscados de México.
El narcotraficante José Antonio Acosta Hernández, un ex policía detenido el viernes sospechoso de dirigir un escuadrón de la muerte para el cartel de Juárez, confesó haber ordenado unas 1.500 muertes, según la policía.

El sospechoso, conocido por el alias de "El Diego", se unió a esa organización criminal dirigida por Vicente Carrillo Fuentes, "El Viceroy" en 2008, según la policía, y fue el encargado de reclutar a la pandilla conocida como Los Aztecas, con el fin de hacer frente al cartel de Sinaloa de Joaquín "El Chapo" Guzmán.

A "El Diego", de 33 años, las autoridades le atribuyen la autoría intelectual de dos de los episodios de violencia mas destacados de los últimos años en Ciudad Juárez, según recuerda el corresponsal en México de BBC Mundo, Ignacio de los Reyes. En enero de 2010, la fiscalía mexicana cree que ordenó la masacre de 14 jóvenes en Villas de Salvarcar (Juárez), uno de los episodios de violencia que más conmocionaron al país.

Dos meses más tarde, el año pasado en Ciudad Juárez morían por disparos de bala una trabajadora del consulado estadounidense, su marido estadounidense y el cónyuge mexicano de otra empleada . Estos hechos causaron la "indignación" del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el cierre del consulado.

"El mayor golpe"

En aquel momento, Obama prometió que Estados Unidos trabajaría sin descanso con las autoridades mexicanas para llevar a los asesinos a la justicia

El presidente de México, Felipe Calderón, valoró el arresto de "El Diego" en su cuenta de Twitter como el mayor golpe al crimen organizado en Ciudad Juárez desde que ordenó el envío de 5.000 policías federales para atajar la violencia en una de las ciudades más azotadas por la violencia del narcotráfico.

El Diego" era uno de los hombres más buscados de México. El gobierno había ofrecido una recompensa de 15 millones de pesos mexicanos (US$1,2 millones) por información que condujera a la captura de Acosta Hernández. Ésta se produjo el viernes después de un tiroteo con la policía en Ciudad Juárez.