Al mismo tiempo, Scott Berrier opinó que el único modo para romper con el estancamiento sería a través de la movilización general en Rusia.
Ukrainian soldier
© Pavlo Bagmut / Ukrinform / Abaca / Sipa USA / Legion-Media
Un soldado de la defensa territorial ucraniana cerca de una barricada en Kiev, Ucrania, el 28 de marzo de 2022.
La crisis en Ucrania habría llegado a una situación de estancamiento sin avances significativos para ninguna de las partes del conflicto, expresó este martes el jefe de la Agencia de Inteligencia de Defensa de EE.UU., Scott Berrier.

"Los rusos no ganan y tampoco ganan los ucranianos, y estamos aquí un poco en un punto muerto", dijo Berrier al ser preguntado ante el Comité de Servicios Armados del Senado estadounidense sobre su evaluación de la situación en el país eslavo.


Según estimó, de momento, no está claro quién podría correr el mayor riesgo a causa de ese estancamiento, ya que el desarrollo de los eventos depende de las decisiones que toma la parte rusa. En este contexto, opinó también que el único modo para romper con el estancamiento sería a través de la movilización general en Rusia.
"Creo que, tal y como está ahora el punto muerto, si Rusia no declara guerra y no se moviliza, este punto muerto va a durar un tiempo. Y no veo avances en ningún lado. Si de verdad se movilizan, si de verdad declaran la guerra, esto traerá a miles de soldados más al combate. Y aunque estén peor entrenados o sean menos competentes, de todos modos aportarán una masa y más municiones", sugirió.



Comentario: Lo dice como si las partes del conflicto fuesen iguales, y no lo son, Ucrania tiene un ejército muy inferior al ruso, cuyo único propósito para Washington es el de sacrificar a su pueblo para herir a Rusia.


Por su parte, el portavoz presidencial ruso, Dmitri Peskov, previamente tachó de "tonterías" las informaciones sobre una posible movilización general en Rusia. Mientras, el jefe adjunto del Comité de la Duma Estatal para asuntos de Defensa, Yuri Shvytkin, subrayó que dichos "rumores" buscan "sembrar cierta confusión y la sensación de pánico entre la población".

"Minimizando las pérdidas"

Desde Moscú se ha reiterado en numerosas ocasiones que el operativo militar ruso en el país vecino avanza gradualmente para evitar víctimas entre la población civil. "Nuestro objetivo es cumplir todas las tareas minimizando las pérdidas. Y seguiremos actuando a un ritmo, tranquilamente, según el plan propuesto originalmente por el cuartel general", dijo a mediados de abril el presidente de Rusia, Vladímir Putin.

"Las Fuerzas Armadas de Rusia trabajan con el máximo cuidado posible y hacen todo para evitar víctimas entre la población civil", recalcó la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, María Zajárova.


Comentario: Pero en EE. UU. no pueden comprender que un país decida incursionar en otro, de manera militar, teniendo en cuenta la población civil y reduciendo en lo posible las bajas de inocentes. Si un país se preocupa por esto, y por ende deciden operar a un ritmo más lento, entonces ante los ojos de Washington, deben estar perdiendo la batalla.


"La OTAN hace todo para prolongar el conflicto"

Al mismo tiempo, denunció que las políticas de Occidente, incluidas aquellas adoptadas por el propio Washington, son las que, precisamente, hacen imposible una resolución rápida de la crisis. Según Zajárova, los envíos de armas y de mercenarios extranjeros, que llegan desde los países occidentales a Ucrania, no hacen más que agudizar el conflicto.

"Pese a las declaraciones de que las acciones militares en Ucrania deben terminar lo antes posible, los países de la OTAN hacen todo para prolongar la fase activa del conflicto. Aumentan los envíos de equipos militares, armamento, municiones, empujan al régimen de Kiev a continuar la agresión contra las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk y a nuevos crímenes de los neonazis", se lamentó la vocera rusa.