Traducido por mpr21

La ONU está recibiendo informes sobre las torturas a los prisioneros rusos por parte de las tropas ucranianas, ha reconocido Matilda Bogner, jefa de la misión de supervisión de los derechos humanos de la ONU en Ucrania.

Dmitri Lovetsky/The Associated Press
© Dmitri Lovetsky/The Associated Press
Un soldado de la Rosguardia rusa lleva adosada la letra Z, que se ha convertido en un símbolo del ejército ruso.
"Hemos recibido informes creíbles de torturas, malos tratos y detenciones en régimen de incomunicación por parte de las fuerzas armadas ucranianas de prisioneros de guerra pertenecientes a las fuerzas armadas rusas y grupos armados afiliados", dijo Bogner.

Los tratos inhumanos son perpetrado por soldados ucranianos contra soldados rusos capturados y obligados a hacer declaraciones, disculpas y confesiones, y otras formas de humillación. "Esto viola las normas básicas del derecho internacional humanitario", añadió Bogner.

Ucrania y Rusia deben investigar rápida y eficazmente todas las denuncias de tortura y malos tratos a los prisioneros de guerra, dijo Bogner. "También deben vigilar y formar eficazmente a sus fuerzas para evitar nuevas violaciones" de los derechos humanos.

Ucrania y Rusia han realizado múltiples intercambios de prisioneros a lo largo de la guerra, permitiendo que decenas de ucranianos y rusos vuelvan a sus unidades.

La ONU ha encontrado al menos 204 casos en los que ucranianos, hombres en su mayoría, fueron llevados por las tropas rusas a Bielorrusia antes de llegar a Rusia para ser juzgados.

"La mejor manera de poner fin a las violaciones que hemos documentado será poner fin a las hostilidades. Sin embargo, mientras continúen y mientras duren, las partes deben asegurarse de que sus operaciones no afecten a la población civil, a los civiles y a los bienes civiles, y comprometerse a proteger a todas las mujeres, hombres y niños civiles y a los que estén fuera de combate que estén bajo su control", concluyó Bogner.