El objetivo de Roma es encontrar "una solución justa y equitativa acordada entre las partes, basada en la independencia y la integridad territorial de Ucrania", le aseguró el ministro de Exteriores italiano Luigi Di Maio a António Guterres, de acuerdo con el medio.
Luigi de maio
© Karen Minasyan / AFP
El ministro de Exteriores de Italia, Luigi Di Maio
El ministro de Exteriores de Italia, Luigi Di Maio, presentó este miércoles un plan de paz para Ucrania al secretario general de la ONU, António Guterres, durante su visita a Nueva York, informa el periódico italiano La Repubblica, quien obtuvo detalles de su contenido.

El documento, elaborado por su Ministerio en estrecha coordinación con el Gobierno italiano, fue adelantado a los líderes del G7 y consta de cuatro etapas, que estarían bajo la supervisión total de un organismo creado 'ad hoc'. El denominado 'grupo de facilitación internacional' incluiría representantes de países de la Unión Europea y la ONU.

El primer paso supone el alto el fuego y la subsecuente desmilitarización de la línea del frente como preámbulo para un cese definitivo de hostilidades. A partir de ahí, el segundo paso es definir el futuro de Ucrania, para lo cual se propone asegurar un estatus de neutralidad para Kiev, que prevé su adhesión a la Unión Europea, pero no a la OTAN.

La tercera etapa incluye alcanzar un acuerdo bilateral entre Rusia y Ucrania de las cuestiones territoriales que garantice la plena autonomía y seguridad de Crimea y Donbass, dentro del marco de las fronteras internacionalmente reconocidas. Como cuarto y último punto, se propone la creación de un tratado multilateral para la paz y la seguridad de Europa, centrado en el desarme y el control de armas, y en la retirada de las fuerzas rusas del territorio actualmente reclamado por Ucrania.

El objetivo de Roma es encontrar "una solución justa y equitativa acordada entre las partes, basada en la independencia y la integridad territorial de Ucrania", le aseguró Di Maio a Guterres, de acuerdo con el medio.

Entre tanto, el portavoz presidencial ruso, Dmitri Peskov, aseguró este jueves a la prensa que en el Kremlin se desconocían los detalles de la propuesta italiana, la cual fue conocida no por vía diplomática, sino a través de la información de La Repubblica. No obstante, dejó en claro que todos los que puedan contribuir a un acuerdo son "bienvenidos" y que "nadie rechaza esos esfuerzos sinceros".


Por su parte, el portavoz de António Guterres, Stéphane Dujarric, se abstuvo en esta jornada de confirmar o desmentir el informe sobre el plan de paz supuestamente entregado al secretario general.