"Esto [la condena] dependerá de la investigación", señaló el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.
Alexander Drueke y Andy Huynh.
© RT
Alexander Drueke y Andy Huynh.
El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, afirmó este lunes en una entrevista para la cadena NBC que Rusia no puede garantizar que Andy Huynh y Alexander Drueke, dos mercenarios estadounidenses capturados durante los combates en Ucrania, no sean sentenciados a pena de muerte.

"Esto [la condena] dependerá de la investigación", señaló el vocero tras ser preguntado si los retenidos podrían enfrentarse "al mismo destino" que los dos ciudadanos británicos y el marroquí condenados a pena capital a principios de junio por el Tribunal Supremo de la República Popular de Donetsk.

En paralelo, Peskov indicó que Huynh y Drueke estuvieron involucrados en "actividades ilegales en territorio ucraniano", dispararon contra los militares rusos, amenazando sus vidas, por lo que tienen que ser responsabilizados.

En este sentido, Peskov recalcó que los capturados no forman parte de las Fuerzas Armadas de Ucrania, por lo que los Convenios de Ginebra no se aplica a ellos. "No entraría a explicar el aspecto legal del cautiverio. Una cosa está clara: han cometido delitos", reiteró, agregando que actualmente los dos estadounidenses retenidos permanecen "en un lugar adecuado".


Por otra parte, el alto funcionario aseguró no tener información alguna acerca del paradero de Grady Kurpasi, el tercer veterano de las Fuerzas Armadas de EE.UU., quien se encontraba en Ucrania y recientemente fue dado por desaparecido por su familia. Peskov también estimó que la crisis por el conflicto en Ucrania será prolongada. "Sí, será una crisis larga. Nunca vamos a confiar en Occidente", aseveró.
  • Drueke, de 39 años, y Huynh, de 27, fueron apresados mientras estaban en una misión de reconocimiento y fueron ordenados a cubrir la retirada de unas tropas ucranianas cerca de Járkov.
  • El pasado 16 de junio, el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, aseguró que Washington no descarta la posibilidad de ponerse en contacto con Moscú en cuanto a los mercenarios capturados. Además, volvió a instar a los ciudadanos estadounidenses a no viajar a Ucrania.