Los civiles se encuentran bajo la protección de las fuerzas aliadas, comunicó la Milicia Popular de Lugansk.
Azot factory
© Raj Valley / Legion-Media
La fábrica Azot, en Severodonetsk, febrero de 2021.
La evacuación de civiles que se encuentran en el territorio de la fábrica química Azot en Severodonetsk (Donbass) ha sido suspendida debido a ataques lanzados por las fuerzas ucranianas, comunicó un portavoz de la Milicia Popular de Lugansk.
"La evacuación desde Azot se ha suspendido temporalmente debido a bombardeos de las Fuerzas Armadas de Ucrania", dijo el representante a la agencia Tass.
El vocero señaló que las personas que permanecen en el territorio de la planta se encuentran bajo protección de las fuerzas aliadas de Rusia y la República Popular de Lugansk (RPL), y se les ha proporcionado todo lo necesario.

El representante precisó que "hay mucha gente en los sótanos de la empresa" y que la cifra anunciada anteriormente de 800 personas es "aquella parte que ha salido ya".

Por su parte, el embajador de la RPL en Rusia, Rodión Miróshnik, escribió en su canal de Telegram que "algunas de las personas que salieron contaron que puede haber cientos de civiles más en los refugios".
"Dicen que algunos de los refugios no eran accesibles para los militares [ucranianos] y trataron de sacar a civiles de los sótanos de diversas maneras", detalló.
El Ministerio de Defensa de Rusia informó este sábado que las unidades de la Milicia Popular de la RPL, apoyadas por las fuerzas rusas, liberaron por completo la ciudad de Severodonetsk, ubicada en esa república. Además, precisó que el territorio de la planta Azot, situada en la zona industrial de Severodonetsk, ha pasado a estar bajo el control de las fuerzas de RPL.

Desde el pasado mes de mayo, un grupo significativo de militares ucranianos que oscilaba entre 300 y 400 se encontraba bloqueado en la planta, según datos preliminares. Según distintas informaciones, en la planta también permanece un número indeterminado de residentes civiles retenidos por los uniformados.


El pasado 11 de junio, los primeros civiles empezaron a salir de la planta a través de un acceso no controlado por militares ucranianos. Cuatro días después, otro intento de evacuación fue saboteado por las fuerzas ucranianas, que abrieron fuego contra el corredor humanitario.

El miércoles, el embajador Miróshnik afirmó que, en los últimos días, varias decenas de civiles lograron salir de la planta a medida que las fuerzas de Rusia y de la RPL liberaban sus territorios.