Los mandatarios de Francia y el Reino Unido consideran que "este es un momento crítico para el curso del conflicto, y que existe la oportunidad de cambiar el rumbo de la guerra".
Boris Johnson
© Stefan Rousseau - Pool / Gettyimages.ru
El primer ministro británico, Boris Johnson, habla con la prensa durante la cumbre del G7, en Schloss Elmau, Alemania, el 26 de junio de 2022.
El primer ministro británico, Boris Johnson, expresó este domingo durante la reunión con el presidente francés, Emmanuel Macron, en el marco del la cumbre del G7, que los intentos de solucionar la crisis en Ucrania a estas alturas solo crearán más inestabilidad en el mundo y reforzarán las posiciones de Moscú.

"El primer ministro subrayó que cualquier intento de resolver el conflicto ahora solo provocará una inestabilidad duradera y dará a Putin permiso para manipular a perpetuidad tanto los países soberanos como los mercados internacionales", señala el comunicado publicado por el Gobierno británico.


Comentario: Es claro que Occidente no desea que el conflicto termine, la idea es perpetuarlo lo máximo posible.


El organismo informó que ambos mandatarios reconocieron que "este es un momento crítico para el curso del conflicto, y que existe la oportunidad de cambiar el rumbo de la guerra", así como acordaron que seguirán proporcionando asistencia a Ucrania.

Reacción rusa

Poco después, la portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova, reaccionó a las declaraciones de Johnson y las calificó de "terribles".
"La mejor explicación de lo que es el 'humor político británico': oscuro, poco sofisticado y muy vulgar. Inicialmente, uno se niega a creer que tales declaraciones monstruosas sean posibles en principio, pero luego recuerda que se trata de un régimen de 'monarquía democrática liberal' y todo encaja", escribió la vocera en su cuenta de Telegram.