Sin embargo, el presidente ucraniano prometió que los militares regresarían una vez hayan recibido armas suficientes desde Occidente.
Russian soldiers
© Viktor Antonuk / Sputnik
Soldados de la República Popular de Lugansk y de Rusia frente a la sede de la Administración de Lisichansk.
El presidente de Ucrania, Vladímir Zelenski, ha confirmado este domingo la retirada de las tropas ucranianas de la ciudad de Lisichansk, en Donbass, pero prometió que los militares regresarían para reconquistarla una vez su país reciba suficiente armamento desde Occidente.

Zelenski sostuvo que tanto los sistemas HIMARS como otras "armas modernas" proporcionadas por "los socios" de Kiev "juegan un papel importante" en el conflicto con Rusia, pero a la vez señaló que no es menos relevante "salvaguardar la vida de los soldados".
"Y si el mando de nuestro Ejército retira a personas de ciertos puntos del frente donde el enemigo tiene la mayor ventaja de fuego, en particular esto se aplica a Lisichansk, esto significa solo una cosa: regresaremos gracias a nuestras tácticas y al aumento del suministro de armas modernas. Ucrania no entrega nada", aseguró el mandatario ucraniano.
Previamente esta jornada, Zelenski dijo, en una conferencia de prensa posterior a su reunión con el primer ministro australiano Anthony Albanese, que se estaban produciendo combates en las cercanías de Lisichansk y que aún no era posible decir con certeza que la ciudad estuviera bajo control de las fuerzas rusas.

Por su parte, desde el Estado Mayor de Ucrania informaron este domingo, que después de intensos combates por Lisichansk, el Ejército ucraniano se vio obligado a retirarse de sus posiciones debido a la superioridad de las tropas rusas en personal y armas.


Liberación de la República Popular de Lugansk

El mensaje de Zelenski sobre la retirada de las tropas ucranianas de Lisichansk llega un día después de que un oficial de la Milicia Popular de la República Popular de Lugansk, Andréi Marochko, comunicara que la administración de Lisichansk está bajo control de las unidades de la Milicia Popular de la República Popular de Lugansk y las fuerzas rusas.

A su vez, el ministro de Defensa ruso, Serguél Shoigú, informó este domingo al presidente del país, Vladímir Putin, de la liberación de la República Popular de Lugansk. Shoigú comunicó que, "como resultado de acciones militares exitosas, las Fuerzas Armadas de la Federación Rusa junto con las unidades de la Milicia Popular de la República Popular de Lugansk establecieron el control total sobre la ciudad de Lisichansk" y las localidades cercanas.

Esa misma jornada, el portavoz del Ministerio de Defensa de Rusia, Ígor Konashénkov, comunicó que las fuerzas rusas han cerrado el anillo alrededor de la ciudad de Lisichansk. El vocero destacó que "la agrupación militar ucraniana está completamente bloqueada en el 'caldero'", lo que significa en lenguaje militar una zona donde el enemigo ha quedado rodeado.