Traducido por el equipo de Sott.net

Ucrania no puede someterse al principio de defensa colectiva, ya que no es miembro de la OTAN, dijo el canciller Olaf Scholz.
Volodymyr Zelensky Olaf Scholz
© Getty Images / Handout
El presidente ucraniano Volodymyr Zelensky y el canciller alemán Olaf Scholz, 16 de junio de 2022, Kiev, Ucrania.
Las garantías de seguridad para Ucrania serán inferiores a las ofrecidas a los miembros de la OTAN, dijo el domingo el canciller alemán Olaf Scholz. En una entrevista con la radio ARD. Scholz dijo que Berlín ha estado discutiendo la cuestión de las garantías de seguridad con sus "amigos cercanos", y que el proceso está en marcha.

"Está claro que no será lo mismo que para un miembro de la OTAN", subrayó, en referencia al principio de seguridad colectiva, que se aplica dentro de la alianza pero no a terceros. Sin embargo, dijo que la cuestión de ofrecer algunas garantías de seguridad a Kiev "está siendo cuidadosamente preparada por los diplomáticos" para cuando termine el actual conflicto.

Mientras tanto, Scholz dijo que Occidente mantendrá la presión sobre Rusia mediante el uso de sanciones.


Ucrania había señalado anteriormente que renunciaría a sus ambiciones en la OTAN y aceptaría permanecer neutral, tal y como exige Rusia, a cambio de garantías de seguridad por parte de Occidente.

El 1 de julio, el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky anunció la creación de un grupo especial sobre garantías de seguridad internacional para Kiev. El grupo está encabezado por el ex secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, y Zelensky ha dicho que incluye "figuras influyentes de varios países democráticos del mundo: Australia, Estados Unidos, Suecia, Gran Bretaña, Alemania, Polonia, Francia, Italia y, por supuesto, Ucrania".

"La principal tarea del grupo es desarrollar un formato de garantías de seguridad para nuestro país, que funcione a largo plazo y de forma realista, para que no haya futuras agresiones", dijo el líder ucraniano.

A finales de abril, Zelensky expuso su visión de cómo funcionarían las garantías de seguridad. Dijo que los garantes tendrían que tomar decisiones en cuestión de horas y no de días o semanas, ya que cualquier retraso en la prestación de ayuda militar de emergencia costaría vidas.

El presidente explicó que no está insistiendo en disposiciones al estilo de la OTAN. También subrayó que nadie sabe cómo actuaría la OTAN si uno de sus miembros fuera atacado, ya que nunca se ha producido una situación así y "Dios no quiera que se produzca".

Aunque varios países han manifestado su disposición a proporcionar tales garantías, ninguno las ha ofrecido oficialmente hasta ahora.

Moscú, que desde hace tiempo considera la expansión de la OTAN hacia el este como una amenaza directa para sus intereses de seguridad, citó la posible adhesión de Ucrania como una de las razones clave para su decisión de lanzar un ataque militar en febrero.

Rusia envió tropas a Ucrania el 24 de febrero, alegando el incumplimiento por parte de Kiev de los acuerdos de Minsk, diseñados para otorgar a las regiones de Donetsk y Lugansk un estatus especial dentro del Estado ucraniano. Los protocolos, con la mediación de Alemania y Francia, se firmaron por primera vez en 2014. El expresidente ucraniano Petro Poroshenko ha admitido desde entonces que el principal objetivo de Kiev era utilizar el alto el fuego para ganar tiempo y "crear fuerzas armadas poderosas."

En febrero de 2022, el Kremlin reconoció a las repúblicas del Donbass como estados independientes y exigió que Ucrania se declarara oficialmente como un país neutral que nunca se unirá a ningún bloque militar occidental. Kiev insiste en que la ofensiva rusa no fue provocada en absoluto.