La brillante bola de fuego que se muestra en este vídeo fue grabada en la noche del 19 de enero, a la 1:38 (hora local peninsular española).
Comet cometa
© Pixabay/A Owen
El director del proyecto SMART, el astrofísico José María Madiedo del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC), ha llevado a cabo el análisis del evento.


Este análisis ha revelado que el fenómeno tuvo lugar al entrar en la atmósfera de la Tierra una roca a una velocidad de unos 144 mil kilómetros por hora. La roca procedía de un cometa. Estas rocas que impactan contra la atmósfera de nuestro planeta se denominan "meteoroides". Al impactar violentamente contra el aire a esta gran velocidad, la superficie de la roca (el meteoroide) se calentó hasta alcanzar una temperatura de varios miles de grados centígrados y se volvió incandescente, generándose así una bola de fuego que se inició a una altitud de unos 109 km cerca de la vertical de la localidad de Cheste (provincia de Valencia). Desde ese punto avanzó hacia el oeste y se extinguió a una altitud de unos 74 km tras recorrer una distancia total en la atmósfera de 33 km. Mostró una intensa explosión al final de su trayectoria que provocó un aumento súbito de su luminosidad. Esta explosión se debió a la ruptura brusca de la roca.

Esta bola de fuego ha sido grabada por los detectores del proyecto SMART desde las estaciones de detección ubicadas en Huelva, La Hita (Toledo), Calar Alto, Sierra Nevada, La Sagra (Granada), Sevilla y Faro de Cullera (Valencia). SMART es un proyecto que desarrolla la Red de Bólidos y Meteoros del Suroeste de Europa (Red SWEMN). Se trata de una red de investigación coordinada desde el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC). La Red SWEMN tiene como objetivo monitorizar continuamente el cielo con el fin de registrar y estudiar el impacto contra la atmósfera terrestre de rocas procedentes de distintos objetos del Sistema Solar.