Imagen
© Desconocido
Mosquito Aedes aegyti
El Ministerio de Ciencia y Tecnología (DOST, sigla en inglés) estudia la introducción en el país de mosquitos genéticamente modificados para combatir el dengue, según una propuesta de expertos del Oxford Insect Technologies (Oxitec), donde se ha producido un mosquito cuyos descendientes femeninos carecen de alas.

El mosquito, modificado con el objetivo de combatir las enfermedades trasmitidas por el insecto, como el dengue, ha sido desarrollado en las últimas décadas y en la actualidad se ha comenzado a probar sus efectos en la naturaleza en países como México o Brasil.

El co-fundador de Oxitec, Luke Alphey, y los científicos Anthony James, miembro de la estadounidense Academia Nacional de Ciencias, y David Brown, visitan Filipinas a invitación del DOST para explicar las ventajas del mosquito genéticamente modificado.

Los científicos de Oxitec indicaron que han creado un mosquito Aedes aegyti macho que al emparejarse con miembros femeninos de la especie producen crías hembras que han perdido la capacidad del vuelo, y que en las pruebas de laboratorio incluso fueron incapaces de aparearse.

Para que las pruebas al aire libre sean efectivas, los científicos indicaron que se deben soltar una cifra de mosquitos machos modificados diez veces superior a la población de mosquitos que habita un área determinado. Agregaron que la caída en la población de mosquitos se produciría a los 2 o 3 tres meses de la introducción de los mosquitos modificados, mientras que en zonas de mayor densidad de población de mosquitos se necesitaría al menos 6 meses.

El uso de los mosquitos Aedes modificados llevaría a una reducción de la población por lo que, según los expertos, su empleo debería ser continuado para evitar una nueva expansión. El mosquito femenino del Aedes aegyti es la responsable de la transmisión del dengue, por lo que si se logra crear hembras sin alas se prevé que se puede controlar e incluso anular la enfermedad, que puede ser mortal.

Los científicos agregaron que la eliminación del mosquito no afectaría el equilibrio ecológico en el país.

Las autoridades filipinas estudian la introducción del mosquito modificado para combatir principalmente el dengue. El número de casos de la enfermedad ha registrado un descenso respecto del año pasado, aunque sigue ocasionando la muerte de cientos de personas.

Entre enero y el 3 de septiembre se han registrado 63.741 casos de la enfermedad en todo el país, un descenso del 27,08% respecto del mismo periodo de 2010, según datos del Ministerio de Sanidad, que indican que del total de enfermos 373 personas han muerto.