A 180 aumentó la cifra de muertos por la peor catástrofe climática de la historia del estado de Rio Grande do Sul, en el sur de Brasil, mientras que otras 32 personas se encuentran desaparecidas tras las devastadoras lluvias, inundaciones y crecidas de ríos registradas desde el 29 de abril, informó hoy miércoles la Defensa Civil.
nnnnnnnnnn
© Captura de video
Según el reporte de la Defensa Civil difundido por la prensa local, una persona que estaba desaparecida fue encontrada sin vida en medio de escombros en Roca Salles, interior del estado de Río Grande do Sul.

Si bien desde mediados de junio comenzaron a reducirse las inundaciones, las tareas de rescate y reconstrucción continúan en paralelo.


De acuerdo con el nuevo boletín de Defensa Civil, el fenómeno afectó en total a 2.398.255 personas en 478 municipios, entre ellos la capital del estado, Porto Alegre.

Durante el momento más crítico de la catástrofe climática más de 450.000 personas fueron evacuadas.

El Gobierno de Brasil ha invertido 85.700 millones de reales (unos 15.300 millones de dólares) para la emergencia y reconstrucción del estado de Rio Grande do Sul, informó el ministro extraordinario de Apoyo a la Reconstrucción del estado, Paulo Pimenta, designado en el cargo por el presidente Luiz Inácio Lula da Silva de manera temporal para enfrentar la catástrofe.

Rio Grande do Sul, estado agroganadero ubicado en la frontera con Uruguay y Argentina, registra las peores pérdidas económicas de la historia con la tragedia climática.

Este miércoles el Observatorio de Turismo regional informó que el sector de turismo y eventos perdió al menos 3.400 puestos de trabajo formales por las inundaciones.

Debido a que el aeropuerto internacional Salgado Filho de Porto Alegre resultó afectado tras las inundaciones, el Gobierno federal cedió la base aérea de Canoas, en la región metropolitana de la capital regional, donde Pimenta anunció este miércoles la ampliación de 61 a 85 el flujo de vuelos semanales de las empresas comerciales brasileñas Latam, Gol y Azul.