Imagen
© Desconocido
Crisis alimentaria afecta a diversos países del globo.
El secretario general del organismo, Ban ki-moon, dijo que el aumento en el precio de los alimentos ha obligado a que los más pobres gasten en comida más del 80% de sus ingresos, lo que tiene consecuencias devastadoras para las familias.

Más de 70 millones de personas en el mundo han caído en la pobreza extrema, debido al aumento del precio en los alimentos, señaló el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban ki-moon.

A la alarmante cifra, indicó el funcionario, también debe agregarse que existen unos mil millones de hambrientos a escala mundial, especialmente las que residen en el Cuerno de África, en la que 13 millones de seres humanos sufren las consecuencias de la peor sequía registrada en más de 60 años y de malas políticas públicas que no han garantizado el desarrollo de los habitantes.

Añadió Ban ki-moon que el aumento en el precio de los alimentos ha obligado a que los más pobres gasten en comida más del 80% de sus ingresos, lo que tiene consecuencias devastadoras para las familias y explicó el alza se debe al cambio climático, el uso de biocombustibles y al incremento de la demanda en una población creciente.

Durante un mensaje ofrecido en el marco de la celebración del Día Mundial de la Alimentación y la fundación de la agencia de Naciones Unidas para la Agricultural y la Alimentación (FAO), Ban instó a los gobiernos de todas las naciones a romper la relación entre pobreza, seguridad alimentaria y desnutrición.

Señaló que esta crisis alimentaria afecta a diversos países del globo, especialmente aquellos que figuran como los principales importadores de insumos, reportó el portal web de Telesur.

La coordinadora del Comité de Oxford para la prevención de la Hambruna en México (Oxfam, por su sigla en inglés), Dolores Rojas, agregó que "al 2050, si se siguen produciendo los alimentos como se producen, comercializando, consumiendo y distribuyendo como se hace ahora, no habrá suficientes víveres para todo el mundo".

Unos mil 300 millones de toneladas de alimentos se pierden o desperdician cada año, lo que equivale a un tercio de la comida que se produce mundialmente, en especial en los países industrializados, alertó a mediados de año la FAO.