Bienvenido a Sott.net
mar, 07 dic 2021
El Mundo para la Gente que Piensa

Ciencia y Tecnología
Mapa

Sheeple

Máquina de matar: un águila dorada atrapa a un cordero

Imagen
© Desconocido
En vuelo rasante sobre una ladera de la montaña, esta magnífica águila dorada captura a un cordero y escapa con sus garras ensangrentadas.

Este cuadro dramático proporciona la primera evidencia fotográfica de que las aves de presa de gran alcance roban animales de rebaños ganaderos británicos, informó el Daily Mail.

Fue tomada en la Isla de Mull, en la costa oeste de Escocia, donde los pastores desde hace tiempo lanzaron una campaña en contra de la reintroducción de las águilas, que ellos ven como una amenaza para sus medios de subsistencia. Los conservacionistas -que no habían visto pruebas directas como esta antes- dicen que las aves sólo atrapan animales muertos o débiles. No está claro si el cordero seguía con vida en esta fotografía.

La imagen fue tomada por un observador de aves que no quiere ser identificado, por el temor de que los agricultores de montaña pudieran identificar la ubicación de los nidos de las águilas, y poner las aves en peligro.

Magnify

Unas raras criaturas aparecen varios kilómetros bajo la superficie de la Tierra

Las especies, entre ellas una jamás vista, soportan temperaturas de hasta 48 grados en profundidades donde no se creía posible que existiera la vida compleja.

Halicephalobus mesphisto
© Universidad de Ghent
Halicephalobus mesphisto
Desde su descubrimiento hace más de dos décadas, la biosfera del subsuelo profundo ha sido considerada como el reino de los organismos unicelulares, un reino que se extiende más de tres kilómetros bajo la corteza de la Tierra. Las limitaciones de temperatura, energía, oxígeno y el espacio parecían excluir la posibilidad de una vida más compleja. Los científicos no creían que organismos multicelulares podrían vivir en esas profundidades, pero se equivocaban. Investigadores de las universidades de Ghent (Bélgica) y Princeton han descubierto unos gusanos -uno de ellos es una nueva especie, a la que han llamado, con razón, «del diablo» (Halicephalobus mesphisto, por Mefistófeles, uno de los nombres del demonio)-, que viven en un auténtico infierno. Estas increíbles criaturas tienen su hogar de 0,9 a 3,6 kilómetros por debajo de la superficie terrestre, en unas minas de Sudáfrica, donde las temperaturas pueden alcanzar los 48 grados centígrados. El estudio aparece publicado en Nature.

El Halicephalobus mesphisto, un nematodo que mide 0,5 milímetros, se alimenta de bacterias y se reproduce asexualmente, fue encontrado en la mina de oro de Beatrix, a 240 kilómetros de Johanesburgo. El yacimiento tiene 1,3 kilómetros de profundidad y temperaturas de 37 grados centígrados. Los investigadores también descubrieron en las minas de Driefontein dos especies nuevas de nematodos, pero el hallazgo más sorprendente se realizó en la mina de Tau Tona. Allí, apareció el ADN de otra especie desconocida, a 3,6 kilómetros bajo la superficie y con temperaturas de 48 grados.

Telescope

Tormentas de polvo explican la evolución de las galaxias ultraluminosas

Eduardo González Alfonso, profesor de la Universidad de Alcalá, es uno de los investigadores que han descubierto fuertes tormentas de polvo emergiendo de varias galaxias, un descubrimiento que explica la evolución de las galaxias más luminosas del universo local.

galaxia
© NASA, ESA and the Hubble Heritage Team
Las estrellas se forman a partir del gas y el polvo interestelar. Las corrientes observadas por estos investigadores a través del telescopio espacial Hershel de la Agencia Europea del Espacio (ESA) muestran cómo estas corrientes despojan a las galaxias de la materia prima que necesitan para formar nuevas estrellas, por lo que pueden detener la evolución de aquéllas que están ahora en proceso de formación.

Eduardo González Alfonso, profesor del Departamento de Física de la Universidad de Alcalá, forma parte del equipo liderado por Eckhard Sturm, del instituto alemán Max-Planck de Física Extraterrestre, autor principal del artículo que presenta este descubrimiento y que se ha publicado recientemente en The Astrophysical Journal Letters, que edita la Sociedad Americana de Astronomía. La participación de González en esta investigación ha sido la de construir un modelo teórico a partir de los datos obtenidos por Hershel para inferir la pérdida de masa de las galaxias y, en consecuencia, el tiempo requerido para que el gas sea totalmente barrido.

Display

Pantallas cambian el cerebro en niños

cerebro niño
© Nucleus Medical Art, Inc.
Los estímulos consecuencia de la tecnología está cambiando la forma en que el cerebro se desarrolla en los niños
No les gusta el silencio, les cuesta concentrarse en un solo objeto y cuentan con una buena visión periférica. ¿La causa? El exceso de tecnología. Televisión en el cuarto, computadora sobre el escritorio y videojuegos siempre disponibles. Sólo hay que mirar la habitación de un niño para darse cuenta de que el entretenimiento principal ya no son ni los peluches ni los autos de carrera.

Este cambio de comportamiento está provocando cambios en su cerebro, según se expuso ayer en el marco de la ExpoBebé realizada en Chile.

Algunos de los cambios en las conexiones neuronales provocados por el exceso de tecnología, explicó la neuropsiquiatra infantil Amanda Céspedes, están generando una nueva manera de comprender. "La velocidad del procesamiento espacial es rápido, captan luego las imágenes visuales, pero les cuesta concentrarse en un texto, porque no se mueve", dijo Céspedes. La gran cantidad de estímulos auditivos y visuales también ha tenido un impacto en su relación con el mundo. "Es probable que de aquí a un tiempo, estos adolescentes con cerebros distintos no van a tolerar la calma, la paz de estar, por ejemplo, en un camping mirando las estrellas", agregó.

Sun

Nuevos datos sobre la naturaleza de las manchas solares

El hallazgo, publicado en Science, se ha realizado gracias a observaciones en el telescopio solar SST, ubicado en el observatorio del IAC del Roque de los Muchachos.

capas sol
© Desconocido
Durante siglos, la naturaleza de las manchas solares ha intrigado a los astrónomos. Ahora, un trabajo dirigido por el investigador de la Real Academia Sueca de las Ciencias Göran Scharmer contribuye a explicar su estructura a través de las observaciones realizadas en el Telescopio Solar Sueco de 1-metro (SST, en su acrónimo inglés), ubicado en el Observatorio del Roque de los Muchachos (La Palma). La investigación, que aparece publicada en el último número de la revista Science.

El estudio, que cuenta con la participación del investigador español Jaime de la Cruz, que trabaja en la Universidad de Oslo, se centra en una de las partes de toda mancha solar: la penumbra. Esta zona, de apariencia filamentosa, rodea a la umbra, la parte central, más oscura. La astronomía demostró hace años que la diferencia de color en ambas zonas respecto del resto de la superficie solar, denominada fotosfera, se debía a que su temperatura era inferior. La umbra se encuentra a unos 3.700 grados centígrados, mientras que la penumbra - menos oscura por ser más caliente- es sólo unos cientos de grados más fría que la granulación fotosférica. Ésta, a su vez, suele permanecer por encima de los 5.700 grados centrados.

La investigación desvela la naturaleza de los filamentos que componen la penumbra. Según el estudio, tanto su estructura como el transporte energético se deben a un fenómeno llamado flujo convectivo: el movimiento de gas caliente desde el interior del Sol hacia la superficie, donde el gas se enfría y vuelve a hundirse en las capas profundas de la estrella. Utilizando los datos obtenidos a través de las observaciones en el SST, los astrónomos fueron capaces de buscar señales de esos flujos de gas.

Chalkboard

La mecánica cuántica se hace, extrañamente, menos extraña

Traducide del inglés por Kanijo para Ciencia Kanija

experimento dos ranuras
© Desconocido
La incertidumbre no es lo que solía ser. Durante décadas, un experimento ha servido como ejemplo canónico a los físicos sobre el principio de incertidumbre: La ley de la naturaleza que dice que no puedes saber a la vez dónde está una partícula subatómica y cómo de rápido se mueve, y por tanto, no puedes seguir su trayectoria. Pero ahora, los físicos han ajustado este experimento clásico para demostrar que puedes seguir el camino medio tomado por muchas partículas, incluso aunque aún es imposible saber sobre el camino de alguna de ellas.

Los resultados muestran que los límites a lo que podemos saber no son tan en blanco o negro como se pensaba en un tiempo. "Aquí tienes un tipo completamente nuevo de experimento que es mucho más profundo y te dice mucho más" que el experimento original, dice Sandu Popescu, teórico de la Universidad de Bristol en el Reino Unido, que no estuvo implicado en el trabajo.

En el famoso experimento de la doble rendija, los científicos lanzan un haz de luz a través de dos rendijas paralelas en una fina placa sobre una pantalla lejana. Las ondas se fusionan en las dos rendijas, y se solapan e interfieren entre sí para crear un patrón en forma de código de barras de bandas brillantes, donde las ondas se refuerzan entre sí, y las bandas oscuras donde se cancelan. Este "patrón de interferencia" es una marca identificativa del comportamiento ondulatorio. Sin embargo, la luz es una partícula además de una onda. Por lo que los experimentadores pueden detectar las partículas de luz aisladas, o fotones, cuando impactan en la pantalla. Y aquí viene la parte extraña...

Bell

Una prueba mide el inicio de la consciencia

Traducido al castellano por Ciencia Kanija

Los investigadores distinguen entre estados mínimamente conscientes y vegetativos.

La consciencia no es un todo o nada: alguna gente languidece durante meses o años en un estado intermedio. Una persona podría tener algo de sensibilidad y de interacción con el mundo, o podría estar completamente inconsciente respecto a sus alrededores. Pero hoy, en Science, unos investigadores informan de una prueba que puede distinguir entre estados de consciencia usando un simple electroencefalograma (EEG) y algo de matemáticas (1).

Imagen
© Desconocido

Video

Un vídeo del cielo sobre el desierto Atacama muestra la rotación de la Tierra



Un nuevo vídeo lapso de tiempo muestra la rotación, de una forma impresionante, de la Tierra alrededor del cielo fijo: se trata de una nueva forma de edición realizada por el usuario de YouTube 'bulletpeople'. El vídeo inicial fue grabado por Stephane Guisard y José Francisco Salgado, y la edición original fue hecha por Nicolás Bustos.

Bad Guys

Resultados sorprendentes tras el análisis de la nube de cenizas del Eyjafjallajökull

Tras la erupción en abril de 2010 del volcán islandés Eyjafjallajökull se produjo un parón sin precedentes en el espacio aéreo europeo y la comunidad científica desvió su atención hacia el gas volcánico expulsado y sus efectos. Ahora, una nueva investigación europea acaba de revelar nuevos datos sorprendentes sobre su nube de ceniza.

Eyjafjallajökull
© ShuterStock
Volcán Eyjafjallajökull
La investigación, realizada por un equipo del Instituto Max Planck de Química de Mainz (Alemania), ha sacado a relucir que la nube no sólo contenía dióxido de azufre, un gas común en las erupciones volcánicas, sino también radicales de cloro libres. Los radicales de cloro son agentes extremadamente reactivos que pueden ejercer un impacto de gran magnitud en la química atmosférica aún en pequeñas proporciones.

Los descubrimientos, publicados en la revista Geophysical Research Letters, ofrecen indicios sobre la química de los radicales de cloro existentes en la nube volcánica, a partir de lo cual el equipo pudo realizar cálculos sobre su concentración.

La expulsión volcánica de gases de cloro no es un fenómeno desconocido, pero hasta ahora no existían datos sobre la presencia de radicales de cloro altamente reactivos.

El equipo de científicos encargado de este trabajo halló indicios concluyentes de su presencia tras analizar aire obtenido de la nube de cenizas alrededor del Eyjafjallajökull. En la primavera de 2010 realizaron tres vuelos dentro de la nube de ceniza para obtener muestras de aire mediante un contenedor de mediciones atmosféricas CARIBIC.

Satellite

Kepler nos cuenta sobre sistemas solares superplanos y abundancia de planetas pequeños

Los datos de la misión Kepler se van acumulando y se van confirmando los exoplanetas que antes se propusieron como candidatos. Recordemos que se necesita más de un transito para confirmar la existencia de un exoplaneta. Si el periodo de un exoplaneta es igual al de la Tierra eso significa que se necesitan dos años. Los últimos resultados de Kepler han sido presentados en un congreso hace poco.

sistemas multiplanetarios
© NASA
Kepler descubre 171 sistemas multiplanetarios
El caso es que de los 1200 planetas descubiertos por Kepler hay 408 que están en sistemas donde hay dos o más planetas. En total se han detectado 116 sistemas múltiples de dos planetas, 45 con tres, 8 con cuatro, 1 con cinco y otro con seis planetas. En total se tienen 171 sistemas multiplanetarios.

Por tanto, el resto de sistemas planetarios se va apareciendo al nuestro poco a poco, al menos en el aspecto multiplanetario. Pero la capacidad de Kepler de detectar varios planetas en un mismo sistema es reducida, para ello tienen que compartir el mismo plano orbital de tal modo que varios de ellos produzcan tránsitos. En el caso de los sistemas planetarios descubiertos se trata precisamente de sistemas muy planos. Una vez más, la técnica utilizada condiciona los resultados obtenidos. Pero esta técnica permite detectar planetas menos masivos que con el sistema Doppler y además calcular su tamaño.

Los investigadores de la misión esperaban encontrar sólo unos pocos sistemas planetarios con multitránsito con este sistema, pero en su lugar han encontrado muchos. En el Sistema Solar la inclinación entre distintas órbitas puede ser de 7 grados, así que unos hipotéticos alienígenas nunca detectarían todos los planetas de nuestro sistema con esta técnica. En los exoplanetas detectados por Kepler esa diferencia es de sólo 1 grado o menos. Esta planitud hará que se repiensen los modelos de formación planetaria.