Bienvenido a Sott.net
jue, 02 dic 2021
El Mundo para la Gente que Piensa

Ciencia y Tecnología
Mapa

Extinguisher

La flama de una vela está hecha de millones de diamantes

El luminoso secreto de una vela: dentro de su flama entran en existencia y desaparecen millones de partículas de diamantes.

Imagen
© Desconocido
Aunque no podrás hacer mucho con ellos, si tienes una vela también tienes miles de millones de nanodiamantes. El arte es generalmente algo inútil y este es el caso de la poética creación de partículas de diamante y su sucesiva aniquilación en un instante.

El Dr. Wuzong Zhou, de la Universidad de St. Andrews, desarrolló una técnica para remover las partículas en el centro de una vela y al hacerlo descubrió que se producen cerca de 1.5 millones de nanopartículas de diamantes por segundo en la combustión de los hidrocarburos.

Meteor

China también quiere salvar a la Tierra de ser destruida por un asteroide

Imagen
© Desconocido
El asteroide Apophis y la posibilidad (de 1 en 250.000) de que choque con la Tierra han puesto a una serie de naciones en alerta, y ya hay planes para salvar al mundo de parte de Rusia, Europa y ahora China. Lamentablemente ninguno de estos planes incluye a Bruce Willis, aunque podríamos tener un héroe ruso, europeo o chino. ¿Qué plan será el que gane?

Apophis pasará dos veces cerca de la Tierra: una en 2029, sin ningún peligro para nuestro planeta, y otra (de vuelta) en 2036. Nadie sabe cuán cerca pasará esa segunda vez. Ahora, científicos de la Universidad de Tsinghua en Beijing planean desviar a Apophis para que no pueda volver. O al menos no tan pronto.

El plan consiste en mandar a una pequeña nave a chocar con Apophis. La idea sería mandar la nave con una vela solar en una órbita retrógrada, lo que le permitiría alcanzar una velocidad de impacto de 90 km/s, suficiente (según ellos) para cambiar el camino del asteroide.

Saturn

Las auroras permitirían encontrar nuevos planetas

Las auroras podrían pasar a convertirse en las próximas herramientas a utilizar en la actual búsqueda de nuevos planetas que giran alrededor de otras estrellas.

Imagen
© Desconocido
El método propuesto permitiría a los astrónomos buscar planetas que orbitan mucho más lejos de sus estrellas que la mayoría de los nuevos mundos encontrados usando las técnicas actuales.

"Se han observado auroras en todos los planetas de nuestro sistema solar que tienen un campo magnético global y una atmósfera importante", expresó el director del estudio, Jonathan Nichols, astrónomo de la Universidad de Leicester en el Reino Unido de Gran Bretaña.

Además de su luz visible, las auroras de la Tierra, Júpiter y Saturno emanan emisiones de radio distintivas. Nichols prevé que los radiotelescopios gigantes de la Tierra pronto podrán detectar estos tipos de señales de las auroras provenientes de planetas semejantes a Júpiter situados hasta 150 años luz de distancia.

"Hace poco que los radiotelescopios lograron suficiente sensibilidad como para detectar potencialmente estas débiles señales planetarias alrededor de otras estrellas", expresó Nichols.

Desde 1995 se ha descubierto más de 500 exoplanetas usando dos métodos principales, ambos más aptos para encontrar planetas cercanos a sus estrellas.

Telescope

NASA capta cómo tormenta solar envuelve a la Tierra

Imagen
© NASA
Las sondas STEREO lograron seguir el recorrido de la llamarada del astro hasta la Tierra, con lo que diseñaron un nuevo método para predecir con más exactitud la próxima explosión.

Por primera vez, una nave captó cómo una tormenta solar envolvía a la Tierra. La misión Solar TErrestrial RElations Observatory (STEREO) de la agencia espacial estadounidense (NASA) siguió el recorrido de la explosión hasta su llegada a nuestro planeta, lo que dio nuevos datos que ayudarán a facilitar las predicciones climáticas en la Tierra y conocer mejor la evolución de las explosiones solares, que pueden dañar satélites y causar fallos en las comunicaciones.

La sonda captó la tormenta cuando se encontraba a más de 104 millones de kilómetros de la Tierra en 2008, pero el equipo de la misión se tomó más de tres años procesar los datos que había captado, informó la NASA.

Bulb

Siendo luz: el tiempo desde la perspectiva de un fotón

Para un fotón el tiempo no existe: un viaje a través del universo se realiza en un sólo instante. Quizás no sea desatinado decir que la eternidad existe y es la luz.

Imagen
© Desconocido
La teoría de la relatividad de Einstein sostiene que el tiempo es un fenómeno interrelacionado al movimiento y a la posición de un sistema de referencia, es relativo. No existe el tiempo como un ente abstracto independiente, existe el espaciotiempo, un continuum integral que funge como la arena o el acuario donde ocurre el universo.

La relatividad del tiempo produce efectos paradójicos como el famoso caso teórico de los dos gemelos que viven en la Tierra. Uno de los hermanos viaja en una nave por el cosmos a una velocidad cercana a la de la luz y regresa a la Tierra. Cuando el gemelo astronauta se encuentra con su gemelo descubre que su hermano ha envejecido más que él . Esto sucede porque una vez que algo se acerca a la velocidad de la luz, el tiempo se vuelve más lento. Y a la velocidad de la luz el tiempo simplemente deja de correr.

Desde la perspectiva de un fotón, es emitido y reabsorbido en el mismo instante. Esto es igual para un foton que es emitido en el núcleo del sol, que puede ser reabsorbido al cruzar apenas un milímetro de distancia o para un foton que ha viajado 13 mil millones de años luz, desde la superficie de una de las primeras estrellas del universo, y entra en contacto con un cuerpo. Pero como el tiempo y el espacio son dos aspectos de lo mismo, para un fotón tampoco existe la distancia, por lo cual sigue estando en esa primera estrella o sigue estando en el Sol a la vez que entra a tus ojos (y entonces tus ojos están en el Sol). Un único e inmenso instante inseparable es todo el universo para la luz.

Platón definió el tiempo como la "imagen en movimiento de la eternidad"; el universo como una película arquetípica que se proyecta a través de la luz... Y si alguien pudiera ser sólo luz o la luz fuera consciente de sí misma, entonces percibiría todas las cosas sucediendo al mismo tiempo, desde todos los ángulos, vería toda la película en un fotograma.

Satellite

La ESA intentará desviar un asteroide en 2015

Imagen
© Esa
Una sonda robótica, llamada “Sancho”, enviará datos y resultados a la Tierra.
Tarde o temprano teníamos que intentarlo. Las estadísticas demuestran que cada unos cuantos miles de años nuestro planeta recibe el impacto de un trozo de roca espacial más o menos grande, algo que en la actualidad -con la Tierra rebosante de humanos- constituiría una terrible catástrofe, aún tratándose de un pedrusco pequeño. Con el transbordador espacial desactivado y Bruce Willis cada vez más viejo, una misión "a lo Armageddon" ha dejado de ser una alternativa viable, así que la Agencia Espacial Europea ha planeado estrellar un proyectil de 500 kilogramos de peso, moviéndose a unos 10 Km/s, contra un asteroide y analizar los resultados. Si todo sale bien, podríamos utilizar algo similar cuando Apophis vuelva a rozarnos en 2036.

La amenaza de que el impacto de un asteroide nos envíe en un segundo y sin escalas nuevamente a la edad de piedra no suele preocupar a mucha gente. A pesar de que este tipo de impacto contra nuestro planeta se produce con bastante regularidad, el enorme espacio de tiempo que transcurre entre uno y otro permite que vivamos nuestras cortas vidas sin que el estrés provocado por dicha posibilidad nos provoque una úlcera estomacal. Sin embargo, esto no hace que esta amenaza deje de ser real. Por primera vez en la historia de nuestro planeta, los seres vivos que lo habitan están en condiciones de "hacer algo" para evitar ser machacados por un asteroide. Sin embargo, aunque nuestra tecnología provee las herramientas necesarias, no parece que estemos haciendo demasiado para prevenir una catástrofe de ese tipo.

Better Earth

Espectacular imagen de una enorme mancha de plancton vista desde el espacio

Imagen
© Desconocido
La Tierra como un monumental lienzo en donde quedan plasmadas las más bellas obras gracias a la perfección artística de la naturaleza.
¿Qué sucede cuando millones de microorganismos marinos se unen, aparentemente, de manera aleatoria y la figura que forman se observa desde el espacio? Pues lo que ocurre es bastante simple: confirmamos que el grado máximo de estética lo alcanza, siguiendo patrones orgánicos, el mundo de lo natural. Esta imagen fue tomada desde el satelite Aqua, de la NASA, aprovechando una herramienta conocida como Moderate Resolution Imaging Spectroradiometer. El artístico paisaje esta compuesto por un gigantesco cúmulo de plankton en el Mar Barents, al norte de Noruega.

Beaker

Encuentran el ADN común entre medusas y humanos

Imagen
© CSIC
Embrión de pez cebra con un secuencia de ADN humano
Sólo el 5% del ADN de cualquier organismo biológico de la Tierra lo componen genes codificados. El resto, el 95%, son las instrucciones que permiten que esos genes funcionen y es en ese material no codificado donde un equipo de investigadores del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha logrado identificar secuencias que están presentes en todos los seres vivos, desde las medusas a los humanos.

Estas secuencias, relacionadas con el sistema nervioso, han permanecido prácticamente inalterables desde el origen de la evolución, controlando qué proteínas se expresaban y cuáles no. "Realmente son esas instrucciones las que marcan la diferencia entre los organismos desde hace 550 millones de años", ha señalado a EL MUNDO.es José Luis Gómez-Skarmeta, del Centro Andaluz de Biología del Desarrollo (CSIC), coautor de este trabajo, publicado en la revista Proceedings of National Academy of Science (PNAS).

Los investigadores, según explica el biólogo, han tratado de identificar un total de 20 secuencias de ADN no codificante en los genomas de diferentes seres vivos. Para ello, han realizado un análisis comparativo de entre 30 y 40 genomas diferentes, de organismos que fueron cambiando a lo largo de cientos de millones de año. Fue así como identificaron siete de las secuencias que buscaban en organismos tan dispares como un erizo y un ser humano, e incluso dos eran comunes entre nuestra especie y una medusa, aún más primitiva.

"Esto significa que la evolución ha dejado intacta una parte del genoma y que, al margen del linaje, hay material genético que todos los seres vivos comparten y no va a cambiar", explica Gómez-Skarmeta.

Telescope

Luna Nueva novísima: nuestro satélite es 200 millones de años más joven de lo que se creía

Imagen
© Desconocido
La Luna podría tener 4.360 millones de años de edad, es decir, 200 millones de años menos de lo que se creía. El cálculo fue realizado por científicos estadounidenses mediante un nuevo estudio de los isótopos de plomo y de neodimio encontrados en la roca más antigua de la corteza lunar.
"La edad extraordinariamente joven de esta muestra significa que, o la Luna se solidificó más tarde de lo que se pensaba o que debemos revisar nuestro entendimiento sobre su historia geológica", concluyó Richard Carlson del Instituto Carnegie en Washington.

Los autores del estudio defienden la teoría según la cual nuestro satélite se formó como resultado de un impacto gigante entre un objeto del tamaño de un pequeño planeta y la Tierra. La colisión habría arrancado parte de la materia terrestre, como rocas en fusión o magma, que posteriormente se aglomeraron hasta formar la Luna.

Telescope

Enceladus ¿Géiseres que se mueven?


Jets (emanaciones) en movimiento, en sentido contrario a la rotación de Enceladus. Curioso ¿no?.

Se trata de una de las imágenes más impactantes de Enceladus. Corresponde a los "géiseres" en movimiento que tienen lugar cerca de su polo sur.

Es una composición de 4 imágenes de 10 segundos de exposición y que han sido tomadas en un periodo de 36 minutos, dejando intervalos de 12 minutos aprox. entre ellas. Cassini tomó estas imágenes con una cámara de bajo angular a una distancia de unos 145.000 km de Enceladus.

Enceladus es el sexto de los ocho satélites de Saturno (Prometheus, Pandora, Janus, Epimetheus, Mimas, Enceladus, Tethys y Dione). Se trata de una luna pequeña, 504 km de diámetro, pero con unas características realmente asombrosas, tal como fotografió la nave Cassini.