Bienvenido a Sott.net
dom, 13 jun 2021
El Mundo para la Gente que Piensa

Historia Secreta
Mapa

Meteor

Nuevos fósiles refuerzan la hipótesis del meteorito en la extinción de los dinosaurios

Un estudio liderado por la Universidad de Zaragoza, en España, refuerza la hipótesis de que la extinción de los dinosaurios pudo ser brusca y repentina (y no gradual) debido al impacto de un meteorito en la Tierra y al gran desajuste medioambiental originado.
Imagen
© Óscar Sanisidro / Instituto Catalán de Paleontología Miquel Crusafont
Reconstrucción de un titanosaurio en un paisaje de Coll de Nargó
El trabajo del grupo de investigación Aragosaurus-IUCA muestra que los saurópodos (dinosaurios herbívoros, con cuello y cola largas y de andar cuadrúpedo), que vivieron al final del Cretácico en Europa, mantuvieron su diversidad hasta su extinción, hace unos 65 millones de años.

La revista científica Paleo 3 recoge en su última edición los resultados científicos obtenidos del análisis de los restos fósiles de saurópodos, y que han sido hallados en la zona conocida ahora como Pirineos.

En concreto, los investigadores han realizado un estudio pormenorizado de los huesos de fémur encontrados en yacimientos de los Pirineos y el sur y sureste de Francia, áreas que a finales del Cretácico formaban parte de una gran isla llamada Isla Ibero-Armoricana, en un antiguo archipiélago que existió en el sur de Europa.

El trabajo, liderado por investigadores del grupo Aragosaurus de Zaragoza, ha contado con la colaboración de científicos del Instituto Catalán de Paleontología Miquel Crusafont, Universidad Autónoma de Barcelona, Musée des Dinosaures (Francia), Museu de la Conca Dellà, Istituto Nazionale di Geofisica e Vulcanologia (Italia) y el Muséum National d'Histoire Naturelle d'Aix-en-Provence (Francia).

La extinción de los dinosaurios es uno de los hechos relevantes de la historia de la vida en la Tierra al relacionarse con el impacto de un gran objeto extraterrestre. Sin embargo, existen pocos lugares en el mundo en el que exista un registro fósil de dinosaurios coincidiendo con el límite del Cretácico, hace 65 millones de años.

Pharoah

Derinkuyu, la misteriosa ciudad subterránea de Turquía

ciudad subterránea de Turquía1
© Desconocido
En 1963, un habitante de Derinkuyu (en la región de Capadocia, Anatolia central, Turquía), derribando una pared de su casa-cueva, descubrió asombrado que detrás de la misma se encontraba una misteriosa habitación que nunca había visto; esta habitación le llevó a otra, y ésta a otra y a otra... Por casualidad había descubierto la ciudad subterránea de Derinkuyu, cuyo primer nivel pudo ser excavado por los hititas alrededor del año 1400 a.C.

Los arqueólogos comenzaron a estudiar esta fascinante ciudad subterránea abandonada. Consiguieron llegar a los cuarenta metros de profundidad, aunque se cree que tiene un fondo de hasta 85 metros.

En la actualidad se han descubierto 20 niveles subterráneos. Sólo pueden visitarse los ocho niveles superiores; los demás están parcialmente obstruidos o reservados a los arqueólogos y antropólogos que estudian Derinkuyu.
ciudad subterránea de Turquía2
© Desconocido

Hourglass

Huella de pie gigante de 200 millones de años - Mpaluzi Sudáfrica

Huella de pie gigante1
© Desconocido
¿Vivieron una vez gigantes en la Tierra? La huella de pie de Goliat, como los lugareños llaman a este fenómeno, es uno de los secretos de Sudáfrica.

Michael Tellinger muestra lo que podría ser una de las mejores piezas de evidencia de que había gigantes en la Tierra hace mucho, mucho tiempo. Los geólogos se han maravillado con esta huella gigante impresa en el granito en bruto, de unos 4 pies de largo.

Se encuentra ubicada en el sur de África, cerca de la ciudad de Mpaluzi, cerca de la frontera con Suazilandia. Se estima que tiene entre 200 millones y 3 billones de años por nuestra comprensión actual de la formación de granitos en la historia de la Tierra.

Sun

Un cambio climático provocó el ocaso de la civilización del Indo

civilización del Indo
© Peter D. Clift, School of Geosciences, University of Aberdeen, UK
Excavaciones arqueológicas.
Un nuevo estudio en el que se han combinado hallazgos arqueológicos recientes con las tecnologías más modernas del ámbito de las geociencias, aporta evidencias de que un cambio climático fue un factor clave en el ocaso de la gran civilización del Indo hace casi 4.000 años.

En su época, la civilización del Indo se extendía por más de un millón de kilómetros cuadrados a través de las llanuras adyacentes al río Indo, desde el Mar Arábigo hasta el Ganges, en el territorio que ahora ocupan Pakistán, el noroeste de la India y el este de Afganistán.

La civilización del Indo fue la más grande, pero también la menos conocida, de las primeras grandes culturas urbanas, incluyendo a Egipto y Mesopotamia. Al igual que sus contemporáneos, las gentes de la civilización del Indo vivían al lado de ríos, y subsistían gracias a la fertilidad de sus tierras bien irrigadas.

Hourglass

La cultura moderna empezó hace 44 mil años

estacas reforzadas
© Archivo El Universal
Los habitantes de Border Cave usaban para excavar estacas reforzadas .
Los restos encontrados en Sudáfrica y Suazilandia muestran que la cultura San fue una de las primeras culturas modernas donde ya se usaban herramientas sofisticadas.

Una pregunta clave sobre la evolución humana es cuándo surgieron las culturas modernas y un equipo internacional ha encontrado entre los pueblos San de África pruebas de que ese comienzo ocurrió hace unos 44 mil años, según un artículo que publica hoy Proceedings of the National Academy of Sciences.

Hasta ahora la mayoría de los arqueólogos creía que las trazas más antiguas de la cultura San de cazadores y recolectores en el sur de África databan de 10 mil o, como máximo, 20 mil años.

Hourglass

Una Metrópolis de 200.000 años en África

Algo sorprendente ha sido descubierto en una zona del sur de África, a unos 150 kilómetros de la costa, al oeste del puerto de Maputo. Se trata de los restos de una gran metrópolis que mide, en cálculos conservadores, alrededor de 1500 kilómetros cuadrados. Es parte de una comunidad aún más grande que está cerca de 10.000 kilómetros cuadrados, y parece haber sido construida de 160.000 a 200.000 aC.
Metrópolis de 200.000 años1
© Desconocido
La imagen de arriba es una vista cercana de unos pocos cientos de metros del paisaje tomado de google-earth. La región es algo remota y los "círculos" a menudo han sido encontrados por los agricultores locales que asumieron que fueron hechos por algunos pueblos indígenas en el pasado. La zona es importante para una cosa sorprendente - oro. "Miles de antiguas minas de oro descubiertas en los últimos 500 años, puntos de una civilización desaparecida que vivió y excavó en busca de oro en esta parte del mundo durante miles de años."

Pharoah

El enigma de San Agustín

enigma de San Agustín1
© Desconocido
El lugar arqueológico más importante del territorio colombiano es la parte meridional del departamento del Huila, situado al sur del país.

En esta zona el fray Juan de Santa Gertrudris descubrió, en el año de 1757, varias tumbas adornadas con estatuas cuidadosamente elaboradas, algunas con varios metros de altura.

Sucesivamente los colonos fundaron en las cercanías una aldea, que fue llamada San Agustín, en honor al santo.
De esta antigua cultura, erróneamente llamada "agustiniana", se sabe muy poco, ya que desgraciadamente las tumbas fueron saqueadas durante los siglos XIX y XX.

Sherlock

Heces desvelan el misterio de los indios con diabetes‎

Excrementos humanos fosilizados cuestionan las teorías que explican por qué los nativos norteamericanos tienen problemas de páncreas.
Excrementos humanos fosilizados
© Jim Barlow
Las heces disecadas —coprolitos— son piezas clave para conocer las dietas del pasado. En la imagen, de archivo, un investigador sostiene un coprolito humano de otro estudio.
Hay poblaciones de indios americanos en las que más de un 50 por ciento de sus habitantes padecen diabetes tipo 2. Son, con diferencia, el grupo étnico con una mayor incidencia de la enfermedad. Parece probable que la culpa la tengan unos «genes ahorradores» responsables de que su cuerpo acumule mucha grasa. Durante décadas se ha especulado con que esta cualidad genética podía ayudar a afrontar largos periodos de hambruna. En cualquier caso, dichos genes, en tiempos de abundancia como los actuales, contribuyen al desarrollo de la enfermedad pancreática.

Better Earth

Hallan la perla jurásica más grande del mundo, pero nadie la puede ver

Tiene el tamaño de una pelota de golf y se encuentra de una ostra extraída por pescadores británicos.
perla jurásica
© RT / RT / cfpf.org.cn
Una perla jurásica que pretende ser la más grande del mundo permanecerá escondida de los ojos humanos dentro de una ostra fosilizada hasta que los científicos inventen cómo extraerla sin causarle ningún daño.

El hallazgo se debe a que pescadores británicos que extrajeron el fósil, supuestamente de la última época del período Jurásico, de las profundidades del estrecho de Solent. Al reconocer en lo que aparentemente fue una piedra los restos de un molusco prehistórico, los trabajadores del mar lo entregaron al acuario público de la ciudad de Portsmouth.

Frog

Nuevas especies de roedores en la pradera más antigua de la Tierra‎

El análisis de dientes fosilizados indica que los Andes chilenos ya tenían pastizales antes de que aparecieran en otras partes del mundo.
Mesoprocta hypsodus
© V. Simeonovski & D.A. Croft
Reconstrucción del Mesoprocta hypsodus, un roedor extinto hace 13 millones de años en Bolivia, relacionado con el nuevo Andemys termasi de Chile.
Un equipo paleontológico que incluye a científicos del Museo Americano de Historia Natural, la Universidad de California en Santa Bárbara y la Universidad Case Western Reserve ha descubierto dos especies de roedores que vivieron hace 32,5 millones de años en América del Sur, una de ellas la chinchilla más antigua que se conoce. El hallazgo también parece indicar el lugar en el que aparecieron los primeros pastizales del mundo.

Eoviscaccia frassinettii
© Desconocido
Eoviscaccia frassinettii, relacionada con la moderna chinchilla.
Las dos nuevas especies vivían cerca de una cadena de volcanes en lo que ahora son las empinadas laderas del valle del río Tinguiririca, en los Andes chilenos. A través del estudio de los dientes de la antigua chinchilla los científicos dedujeron que estos animales vivían en un ambiente abierto y seco 15 millones de años antes de que los pastizales surgieran en otras partes del mundo.