Bienvenido a Sott.net
mie, 30 sep 2020
El Mundo para la Gente que Piensa

La Ciencia del Espíritu
Mapa

Sherlock

El mecanismo que controla la memoria a largo plazo

Imagen
© Pablo Larenas
La aplysia es un caracol marino que vive en las costas de California. Pese a tener sólo 20 mil neuronas en su sistema nervioso central, en contraste con los cien mil millones que tiene el hombre, sus procesos celulares y moleculares son muy similares.

Valiéndose de esta característica, investigadores de la U. de California, en Los Angeles (EE.UU.), decidieron corroborar la acción de una proteína del tipo cinasa llamada PKM, que se cree interviene en el proceso de la memoria y que también está presente en el molusco. En su experimentación, los científicos administraron descargas eléctricas en la cola de varios caracoles en repetidas ocasiones.

Tras el entrenamiento, cuando los especialistas volvieron a tocar suavemente la cola de un ejemplar, el caracol respondió con una contracción reflexiva que duraba aproximadamente 50 segundos. Una semana más tarde, al repetir el experimento, el reflejo aún duró 30 segundos o incluso más, en lugar de sólo el segundo que dura sin este adiestramiento. Esto constituye una memorización a largo plazo y es "una forma fundamental de aprendizaje, necesaria para sobrevivir y muy sólida en el caracol", dice a La Tercera David Glanzman, quien dirigió el estudio.

Bulb

La meditación podría ayudar al cerebro a bloquear las distracciones

Imagen
© Desconocido
Un estudio se enfoca en una onda cerebral conocida como ritmo alfa.
Una investigación reciente sugiere que la meditación de práctica reflexiva y atenta (mindfulness) puede ayudar a aliviar el dolor y a mejorar la memoria al regular la onda cerebral conocida como ritmo alfa, que "reduce el volumen" de las distracciones.

En un pequeño estudio, los investigadores encontraron que los participantes que meditaban podían modular mejor las ondas cuando se les indicaba a dónde dirigir su atención luego de terminar un curso de ocho semanas, en comparación con un grupo control que no meditó.

"Se ha informado que la meditación de práctica reflexiva y atenta mejora numerosas capacidades mentales, entre ellas la recuperación rápida de los recuerdos", apuntó en un comunicado de prensa del Hospital General de Massachusetts la coautora del estudio Catherine Kerr, del Centro Martinos de Imágenes Biomédicas del General de Massachusetts y del Centro de Investigación Osher de la Facultad de medicina de la Harvard.

"Nuestro descubrimiento de que los que meditan con la práctica reflexiva y atenta ajustaron la onda cerebral que filtra las distracciones más rápidamente podría explicar su capacidad superior de recordar e incorporar nuevos datos rápidamente".

Comentario: Para obtener más información sobre una sorprendente técnica de relajación visite Éiriú Eolas, un programa para el control del estrés, curación y rejuvenecimiento . Éiriú Eolas es el renacimiento moderno de un antiguo programa de respiración y meditación que está siendo aclamado alrededor del mundo como la herramienta que le ayudará a:

Mantenerse relajado en medio de las tensiones de la vida cotidiana

Trabajar con cuidado la liberación de los traumas emocionales y psicológicos pasados

Liberar emociones reprimidas y bloqueos mentales

Rejuvenecer y desintoxicar su cuerpo y mente


Arrow Up

Las relaciones sociales benefician a las neuronas del cerebro

Imagen
© Desconocido
Así lo confirma un reciente estudio.

Científicos del Centro Médico de la Universidad de Rush en Estados Unidos afirman que las relaciones sociales continuas ayudan a prevenir o retrasar el declive cognitivo que es frecuente en la etapa del envejecimiento.

El estudio publicado en el Journal of the International Neuropsychological Society concluyó que actividades como visitar a los amigos, asistir a fiestas, acudir a eventos deportivos pueden resultar beneficiosas para las neuronas.

Los investigadores trabajaron con 1.138 personas con una edad media de 80 años y notaron que al inicio del estudio todos mostraban algunos problemas cognitivos pero, después de 5 años, aquellos que eran socialmente más activos experimentaban un deterioro de la memoria, hasta un 75% más lento que los sujetos que tenían menos relaciones sociales.

Según Bryan James, uno de los autores de la investigación, una posible explicación es que "la actividad social reta a los ancianos a participar en intercambios interpersonales complejos que estimulan ciertas redes neuronales que si no se utilizan se pierden".

Health

La música ayuda al cerebro

Imagen
© Desconocido
Las personas que han tocado algún instrumento musical durante su vida ejercitan más su cerebro.
Las lecciones de música ayudarían a mantener el cerebro sano conforme la gente envejece, según un estudio reciente.

Investigadores del Centro Médico de la Universidad de Kansas organizaron a 70 adultos sanos de 60 a 83 años en tres grupos: sin entrenamiento en música; de uno a nueve años de lecciones de música, y más de 10 años de experiencia.

Los participantes, que tenían niveles similares de forma física y educación, y no sufrían de alzhéimer, se sometieron a varias pruebas cognitivas. A los que tenían la mayor experiencia musical les fue mejor en las pruebas de agudeza mental, seguidos por los que tenían menos estudios musicales.

En comparación con los que no eran artistas, los sujetos que tenían un alto nivel de esa experiencia en ritmos tuvieron mejores calificaciones en habilidades como memoria visual espacial y capacidad del cerebro para adaptarse a información nueva.

"La actividad musical durante toda la vida podría servir como un ejercicio cognitivo desafiante, haciendo que el cerebro esté en mejor forma y sea más capaz de incorporar los desafíos del envejecimiento", afirmó Brenda Hanna-Pladdy. La profesional concluyó que estudiar un instrumento requiere de años de práctica y aprendizaje, experiencia que crea conexiones alternativas en el cerebro, las cuales podrían compensar el declive cognitivo en la vejez.

Health

Los traumas infantiles y el estrés posterior aceleran el envejecimiento

Imagen
© Desconocido
Investigadores de la Universidad de California y el San Francisco Medical Center, en Estados Unidos, aseguran que las personas con trastorno de estrés postraumático tienen un envejecimiento más acelerado cuando, además, han padecido algún trauma durante su niñez.

Así lo aseguran en un artículo publicado en la revista 'Biological Psychiatry' tras comprobar que los telómeros de estos pacientes con un trauma infantil son "significativamente más cortos" que los de aquellos pacientes con estrés postraumático no relacionados con ningún hecho de su infancia.

Los telómeros son complejos de proteínas de ADN que cubren los extremos de los cromosomas y los protegen de los daños y mutaciones. Además, estudios previos han mostrado que un menor tamaño de estas moléculas se pueden asociar con un mayor riesgo de cáncer, enfermedades cardiovasculares, autoinmunes o neurodegenerativas, así como a la muerte prematura.

Para el estudio, los autores recopilaron muestras de ADN de 43 adultos con trastorno de estrés postraumático y 47 participantes sanos. En un primer análisis, comprobaron que los afectados por este trastorno tenían en general telómeros más cortos que el resto.

Comentario:
Comentario: Para obtener más información sobre una sorprendente técnica de relajación recomendamos que visite Éiriú Eolas, un programa para el control del estrés, curación y rejuvenecimiento. Éiriú Eolas es el renacimiento moderno de un antiguo programa de respiración y meditación que está siendo aclamado alrededor del mundo como la herramienta que le ayudará a:

* Mantenerse relajado en medio de las tensiones de la vida cotidiana

* Trabajar con cuidado la liberación de los traumas emocionales y psicológicos pasados

* Liberar emociones reprimidas y bloqueos mentales

* Rejuvenecer y desintoxicar su cuerpo y mente


Attention

Psiquiatras locos redefinen el proceso de luto - La proposición etiquetaría a la aflicción como un desorden mental

Traducción al español por el equipo de Sott.net

Imagen
© Desconocido
“Es un desastre,” dice Frances, un psiquiatra estadounidense que coordinó el grupo de trabajo que escribió la edición actual del manual.
Pronto, la aflicción humana podría ser diagnosticada como un desorden mental, los críticos temen que esto conlleve a recetar píldoras que alteren el estado de ánimo para "afrontar el duelo".

Psiquíatras que buscan de modificar la "biblia" oficial de enfermedades mentales, están recomendando cambios que facilitaría a los médicos diagnosticar depresión severa a los afligidos por la muerte de un familiar cercano.

En vez de esperar meses, el diagnostico podría hacerse dos semanas después de la pérdida de un ser amado.
La edición actual del Manual de Diagnóstico y Estadístico de Enfermedades Mentales - un tomo influyente usado en todo el mundo - excluye que personas que han sufrido una perdida reciente sean diagnosticados con un desorden de depresión severa, a menos que sus síntomas persistan más allá de dos meses. Es conocido como la "exclusión de la aflicción", la teoría dice que la aflicción "normal" no debería ser etiquetada como un desorden mental.

Pero lo que los críticos han llamado una sugerencia potencialmente desastrosa, fue incluida en los cambios propuestos del manual, la "exclusión de la aflicción" sería eliminada de este.

Los proponentes discuten que una depresión severa es una depresión severa, que difiere poco de la pérdida de un ser amado, la pérdida de un trabajo, la ruptura de un matrimonio o cualquier otro factor estresante severo de la vida. Eliminando la "exclusión de la aflicción" ayudaría a las personas a obtener el tratamiento antes de lo que se puede ahora.

Eye 2

El complementario y su psicópata

Uno son el torturador y el torturado. El torturador se equivoca, porque cree no participar en el sufrimiento; el torturado se equivoca, porque cree no participar en la culpa. Schopenhauer

Imagen
© Desconocido
Una manera de ser

Este tema está abordado desde el punto de vista clínico, por lo tanto, acentuaremos lo descriptivo.

La psicopatía es una manera de ser, es una personalidad, una variante de los tipos humanos. No es una enfermedad, sino una manera de ser atípica, infrecuente y estridente, por su patrón conductual que desentona, en ocasiones, con el patrón general de conducta de la comunidad.

El psicópata es una persona que tiene un comportamiento distinto porque tiene necesidades distintas que satisfacer. Por eso hace un uso particular de la libertad, crea códigos propios, repite patrones conductuales y tiene necesidades de estímulos intensos. Todo esto analizado desde una persona común que ve al psicópata como a alguien que está, en algunos aspectos de su conducta, desadaptado. El psicópata no tiene un tipo de conducta psicopática en el cien por ciento de su accionar, se muestra psicopáticamente en determinado tipo de relaciones.

Otra característica básica es la cosificación, que implica quitarle al otro los atributos que lo valoran como persona, es decir, desjerarquizarlo para considerarlo un objeto y, desde esta maniobra psicológica, poder manipularlo.

Finalmente, en el acto psicopático grave, el psicópata comete una acción de tal magnitud que ese solo hecho lo describe.

Eye 1

Los psicópatas padecen una anomalía cerebral

Imagen
© Desconocido

Psicólogos norteamericanos descubren el área del cerebro relacionada con la conducta antisocial.
Un equipo de psicólogos norteamericanos ha demostrado que cierta área del cerebro relacionada con la sensación de recompensa o de placer es más activa en el caso de los individuos psicópatas. Estos individuos se caracterizan por buscar siempre su propio beneficio sin importarles los efectos de sus actos sobre otras personas o los peligros que puedan conllevar dichos actos. La causa de esta conducta antisocial podría estar, aseguran los científicos, en una anomalía del cerebro.

Una investigación realizada por psicólogos de la Universidad de Vanderbilt, en Estados Unidos, ha revelado que los psicópatas presentan una anomalía muy concreta en el sistema de recompensa del cerebro.

Esta anomalía podría ser lo que provoca que estos individuos den importancia por encima de todo a la satisfacción de sus propios intereses o necesidades, sin importarles los efectos de sus actos sobre otras personas o los peligros que puedan conllevar dichos actos.

La psicopatía es un trastorno de personalidad antisocial que provoca que quien lo padece sea incapaz de empatizar con otros o de sentir remordimientos. Los individuos psicópatas suelen interactuar con el resto de las personas como si éstas fuesen objetos, a los que utilizar para conseguir sus propios objetivos.

A pesar de que la imagen más popular de los psicópatas es la del asesino en serie de las películas de terror, lo cierto es que los psicópatas no necesariamente tienen que causar mal. Sin embargo, si hacen algo en beneficio de alguien o de alguna causa aparentemente altruista es sólo por egoísmo, para su único y exclusivo beneficio.

Bad Guys

La genética de la Tiranía: Psicopatología, parasitismo, y totalitarismo

Traducido al castellano por Sott.net

Imagen
© Richard William Posner
Cuando investigo en Internet suelo encontrar mucha información fascinante, aunque no relacionada. Una pequeña alegría de la vida en un mundo que se vuelve más siniestro cada día.

Al avanzar a traés del texto de cualquier página web, leyendo un artículo en busca de información pertinente a mi investigación, puedo notar un encabezado o frase con un enlace a otra página diferente, lo que siempre me resulta intrigante, aunque no sea de gran relevancia. A menudo no es más que una pérdida de tiempo, aunque algunas veces es algo tan atractivo que abandono lo que estoy haciendo para compenetrarme con un nuevo hallazgo.

Supongo que sólo es cuestión de suerte

En algunos de mis escritos, o en comentarios hechos acerca de los escritos de otros, he tenido la oportunidad de dejar saber mi opinión: que la condición psicopática de las personas que buscan dominar al resto no es más que el resultado de alguna aberración genética. Ahora parece que mi conjetura tiene algún mérito.

En uno de esos comentarios dejé clara mi suposición de que los rasgos hostiles (depredadores, tiranos, implacables, despiadados) que se pueden ver en prácticamente todos los miembros de la clase gobernante, superior o élite, no son los dominantes entre seres humanos en general, y sólo se manifiestan en una pequeña porción de la población. También expresé que según creo, nuestra naturaleza intrínsecamente cooperativa y nuestro deseo innato de ayudar, hace que un gran segmento de humanidad sea susceptible a la victimización por parte de una pequeña minoría de individuos, que sufren de lo que considero, un defecto genético.

Eye 1

El cerebro del psicópata

Imagen
© sott.net
Adrian Raine, experto en psicopatía de la Universidad de Pennsylvania fue muy claro en su presentación del Congreso de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (AAAS), celebrado el pasado febrero en Washington DC: "No estamos sugiriendo que algunos niños sean psicópatas, pero sí que ciertos rasgos relacionados con la falta de emoción pueden ser utilizados para identificar a un subgrupo de niños que están a mayor riesgo de conducta antisocial severa y persistente".

Basaba esta afirmación en un estudio publicado el pasado 2010 en la revista American Journal of Psychiatry. A principios de los años 70 investigadores estadounidenses seleccionaron una muestra de 1.795 niños de tres años de edad de Isla Mauricio e hicieron varias medidas de respuesta emocional condicionada, entre ellas la reacción ante el miedo. Veinte años después analizaron los registros penales de todos ellos, y encontraron que 137 sujetos (131 hombres y seis mujeres) habían sido juzgados por robos, agresiones u otros actos criminales. Realizando un estudio de cohortes, estos 137 casos se aparearon por raza, género y entorno socioeconómico a 237 individuos del grupo original que no habían incurrido en ningún tipo de conducta criminal. Comparando todos los registros se observó que quienes a los 23 años habían cometido algún tipo de delito grave, también habían mostrado valores significativamente más bajos de respuesta condicionada al miedo a los tres años de edad.

La falta de respuesta al miedo está asociada a disfunciones en la amígdala (una parte del cerebro responsable de las emociones). Y según Raine: "Éste es el primer estudio longitudinal que demuestra que un déficit temprano en el condicionamiento autónomo al miedo predispone a la criminalidad adulta. Los resultados son consistentes con la hipótesis de que el mal funcionamiento de la amígdala incrementa el riesgo de conducta criminal, y demuestra que este condicionamiento al miedo a edad temprana no está explicado por factores sociales, de género o raza".