Bienvenido a Sott.net
jue, 01 oct 2020
El Mundo para la Gente que Piensa

La Ciencia del Espíritu
Mapa

Books

'Lost in translation': las emociones cambian según la lengua que hablemos

Si su pareja es turca le expresará su amor con la frase 'seni seviyorum', pero si es inglesa le dirá 'I love you'. ¿Son estas frases equivalentes? ¿O turcos e ingleses aman diferente? Un estudio publicado hoy en la revista Science ha comparado más de un tercio de las lenguas habladas en el planeta para concluir que existen variaciones en cómo las emociones se expresan entre culturas.

lost in translation

En la película de Sofia Coppola ‘Lost in translation’ (2003), los personajes, dos estadounidenses en Tokio, se sienten solos en una cultura que no es la suya. La expresión ‘lost in translation’ se refiere a los matices que se pierden de un idioma a otro.
Comparar el significado de la misma palabra en diferentes idiomas no es fácil. En París se guarda el Prototipo Internacional del Kilogramo, el kilogramo 'original' con el que alguien podría comprobar si la pesa que guarda en casa se desvía de la medida correcta. Esto no existe cuando hablamos de lingüística y de emociones como la envidia, la vergüenza, el miedo y la esperanza.

La solución propuesta por los investigadores fue utilizar un nuevo método comparativo que mide la variabilidad y la estructura en los significados de las palabras. Para ello aprovecharon un fenómeno conocido como 'colexificación'.

"[Este] ocurre cuando una palabra tiene más de un significado en un idioma, lo que frecuentemente indica que sus hablantes consideran ambos conceptos similares", explica a SINC el investigador de la Universidad de Carolina del Norte (EE UU) y coautor del estudio, Joshua Jackson.

Heart

Los 5 lenguajes del amor según Gary Chapman

Todos sabemos que el amor tiene mil formas de expresarse, y que en ocasiones, el modo en que la otra persona lo hace no siempre se parece al nuestro. Sin embargo, esto no significa que nos quieran menos. Porque el amor tiene formas, maneras singulares e idiomas propios, que hay que saber comprender para dar forma a esta emoción intensa, pero tan llena de fabulosos matices.

amor, pareja
© Desconocido
El amor es universal, pero al igual que el propio lenguaje, puede llegar a expresarse de modos que no siempre sabíamos. Es por ello que Gary Chapman, conocido escritor y filósofo llegó a ser un éxito superventas en el año 1995 con el libro Los 5 tipos de lenguajes del amor. Fue él quien nos quiso enseñar a comprender mucho mejor esta dimensión, a expresarla y también a saber recibirla.

Así, tal y como nos revela este autor, cada uno suele tener entre uno y dos tipos de lenguaje con los que nos sentimos más cómodos para expresarnos y con los que captamos mejor el amor que nos viene de fuera. Conocerlos, saber cuál encaja con nosotros, nos permitirá, por ejemplo, comprendernos mucho mejor a nosotros mismos. Solo así sabremos de qué manera amamos, cómo esperamos que el otro lo haga, y de qué forma podemos llegar a un equilibrio perfecto en la relación.
«Amor real. Este tipo de amor es de naturaleza emocional pero no obsesivo. Es un amor que une la razón y la emoción. Implica un acto de la voluntad y requiere disciplina, y reconoce la necesidad del crecimiento personal. »

-Gary Chapman-

Comentario: Recomendamos leer también:


Family

Estudio: Los mayores motivadores humanos son la familia y las relaciones a largo plazo

Un equipo internacional de investigadores dirigido por psicólogos evolutivos y sociales de la Universidad Estatal de Arizona encuestó a más de 7000 personas de 27 países diferentes sobre lo que los motiva, y los hallazgos van en contra de 40 años de investigación, según los investigadores.

"Las personas calificaron constantemente el cuidado de los familiares y la retención de parejas como las motivaciones más importantes en sus vidas, y lo encontramos una y otra vez, en los 27 países que participaron," dijo Ahra Ko, psicóloga de la Universidad Estatal de Arizona (ASU) y primera autora del artículo. "Los hallazgos se replicaron en regiones con culturas colectivistas, como Corea y China, y en regiones con culturas individualistas como Europa y Estados Unidos" (Ko et al., 2019).

family thanksgiving
© Desconocido

Comentario: Recomendamos leer: Por qué la moralidad sexual podría ser mucho más importante de lo que usted piensa

Vea también:


Life Preserver

La ayuda que ayuda; y la ayuda que no ayuda

Hay una ayuda que nos ayuda, de verdad, que nos saca del atolladero en el que nos hemos metido más o menos conscientemente y nos impide tocar fondo emocionalmente. Y hay otra ayuda que no ayuda, que puede hundirnos todavía más, aunque parezca paradójico o difícil de entender. Diferenciar la una de la otra nos permitirá buscar y dar la ayuda correcta.

ayuda
© Desconocido

Comentario: Puede leer también: A veces la mejor manera de ayudar, es no ayudar


Oscar

¿Premiar es la mejor manera de motivar?

En 1953 en la universidad de Standford se llevó a cabo un experimento con niños de 3 a 5 años. De forma natural y antes del experimento, los niños tenían como un hábito instaurado dibujar y colorear.

olympic medal
© Stephen Yang / Reuters
Los investigadores dividieron el grupo en tres:
  • Grupo de recompensa esperada: Los niños de este grupo fueron advertidos de que recibirían un premio si dibujaban.
  • Sin recompensa: A este grupo le indicaron que podían hacer lo que quisieran y no había ningún tipo de premio.
  • Grupo de recompensa no esperada: La pauta es la misma que para el grupo anterior, con la diferencia de que recibirían un premio si dibujaban. Premio para el que no habían sido advertidos.
El resultado que encontraron los investigadores es que el grupo A (recompensa esperada) son los que menos habían dibujado de los tres grupos y con menos interés en los dibujos. La pregunta es obvia, ¿Qué ha ocurrido?

Brain

Científicos relacionan inflamación del cerebro y trastornos mentales

La inflamación del cerebro puede inducir conductas depresivas, de acuerdo con los últimos estudios relacionados con la salud mental.

cerebro iluminado
© Desconocido
En los últimos años, la investigación sobre las anormalidades en el funcionamiento del cerebro se ha intensificado. Cada vez más hay una sed de entendimiento y comprensión al respecto, desmintiendo mitos como, por ejemplo, que el ser humano ocupa sólo un pequeño porcentaje del cerebro. Actualmente, los neurocientíficos se han cuestionando las premisas de la medicina para poder alcanzar un mayor y mejor conocimiento de uno de los órganos más complejos y maravillosos del ser humano.

Entre las premisas que se han tenido que replantear se encuentra la del funcionamiento del cerebelo. Durante el siglo XX se creyó que esta parte del cerebro se encargaba sólo de las funciones motrices del cuerpo (la coordinación muscular de los movimientos); sin embargo, la última evidencia científica sugiere que el cerebelo juega un papel importante en otras funciones cerebrales que impactan tanto en los pensamientos como en las emociones.

Comentario: Existen otros mecanismos para disminuir la inflamación del cerebro: Puede leer también:


Bulb

Los psicólogos explican cómo dejar de pensar demasiado las cosas

Traducido por el equipo de Sott.net en español

Pensar sobre algo en círculos interminables es agotador.
stop over thinking
Mientras que todos pensamos demasiado de vez en cuando, los que piensan demasiado crónicamente pasan la mayor parte de su tiempo despiertos rumiando, lo que pone presión sobre ellos mismos. Luego confunden esa presión con estrés.

"Hay personas que tienen niveles de pensamiento excesivo que son simplemente patológicos", dice la psicóloga clínica Catherine Pittman, profesora asociada en el departamento de psicología del Saint Mary's College en Notre Dame, Indiana.

"Pero la persona promedio también tiende a pensar demasiado las cosas." Pittman es también el autor de "Rewire Your Anxious Brain: How to Use the Neuroscience of Fear to End Anxiety, Panic, and Worry" (Reconecta tu cerebro ansioso: Cómo usar la neurociencia del miedo para terminar con la ansiedad, el pánico y la preocupación).

Pensar demasiado puede tomar muchas formas: deliberar sin parar cuando se toma una decisión (y luego cuestionar la decisión), intentar leer la mente, intentar predecir el futuro, leer hasta el más mínimo detalle, etc.

Las personas que piensan demasiado hacen comentarios en sus cabezas, criticando y diseccionando lo que dijeron e hicieron ayer, aterrorizadas de que se vean mal; y preocupadas por un futuro terrible que podría esperarles.

Los escenarios de "qué tal si" y "debería" dominan su pensamiento, como si un jurado invisible estuviera juzgando sus vidas. Y también se angustian sobre qué publicar en línea porque están profundamente preocupados por la forma en que otras personas interpretarán sus publicaciones y actualizaciones.

Brick Wall

Adaptación autodestructiva: La peligrosa tendencia a "normalizar" lo que nos daña

¿Quién, en su sano juicio, podría aceptar algo que le daña? Lo normal sería escapar de aquello que nos lastima - cuanto antes y más rápido mejor. Y, sin embargo, desafiando el sentido común, muchas personas se quedan prisioneras de relaciones de pareja tóxicas, se mantienen en trabajos que les generan una enorme dosis de tensión y una escasa satisfacción y siguen atadas a una familia que las cataloga y trata como si fueran una oveja negra.

depresión
© Desconocido
Para el propio Freud era un enigma que alguien pudiera actuar de manera sistemática contra su propio interés y que sus elecciones no respondieran, al menos aparentemente, ni al principio del placer ni al de realidad. Para describir esos casos acuñó el término "masoquismo moral", haciendo referencia a un patrón general de sufrimiento al servicio de algún objetivo que al resto de las personas les resulta difícil comprender.

Comentario: Recomendamos leer también:


Butterfly

La gratitud sana: Cómo un neurocientífico usó su investigación para superar el duelo

Gratitude
© spineuniverse.com
El neurocientífico Glenn Fox ha dedicado su vida a estudiar la gratitud; cómo ésta mejora nuestra resiliencia, disminuye el estrés y mejora la salud en general. Es un experto al respecto de la capacidad que tiene la gratitud para ayudarnos en tiempos difíciles.

Pero en el Día de Acción de Gracias de 2013, Fox se sentía de todo menos agradecido. Eso es porque, unos días antes, había perdido a su madre debido al cáncer de ovario.

Al día siguiente, de camino a Starbucks para tomar un café y comer unos pasteles, "tuve la experiencia más intensa de mi vida. Y pensé, ¿cómo voy a superar esto? ¿Cómo voy a hacer mi pedido siquiera?"

Fox estaba a sólo unos meses de completar su doctorado sobre las bases neurales de la gratitud. Gracias a sus investigaciones, sabía lo terapéutica que puede ser la gratitud, y cómo podría ayudarle en su largo viaje para superar el duelo. Lo que no sabía era cómo hacer que eso sucediera a nivel práctico.

"Pensé, pues, que realmente necesitaba poner esto en acción", dijo. "No quiero que esto me aplaste para siempre. No quiero que esto me defina".

Comentario: Más acerca de los efectos saludables de "una actitud de gratitud":


Butterfly

Observar los pensamientos, rumbo a una vida con sentido

En ocasiones, nuestra mente piensa, recuerda, imagina o se fija en todo lo pesimista o catastrófico que podría suceder. Es nuestro "sistema de alarmas" que en búsqueda de mantenernos protegidos advierte peligros incluso donde y cuando no están, frente a esto tenemos dos opciones creerle a nuestra mente o darnos cuenta que se trata de un pensamiento. Si nos quedamos atados a ella, creyéndole, es posible que entremos en un círculo vicioso.
pensamientos
Podemos tener emociones y/o sensaciones negativas que son interpretadas por nuestra mente buscando aquello que "está mal" en nosotros mismos o nuestro entorno, en recuerdos, o anticipaciones futuras. Estas emociones pueden ser activadas por múltiples vías, desde un estímulo exterior o uno interior y si nos quedamos enganchados en los pensamientos el malestar irá en aumento.

Los pensamientos no son más que palabras, agradables o desagradables, pero tan solo palabras. Nosotros somos más que esos pensamientos, somos la persona que tiene los sentidos en funcionamiento (oído, olfato, vista, tacto, gusto), somos la persona que puede pensar, recordar e imaginar. Quien puede decidir y actuar según lo que desea y ve conveniente para sí misma.