Bienvenido a Sott.net
dom, 26 ene 2020
El Mundo para la Gente que Piensa

La Ciencia del Espíritu
Mapa

Butterfly

Todos quieren ser felices, pero nadie quiere trabajar por ello


Todo el mundo quiere sentirse bien. Todo el mundo quiere vivir sin preocupaciones, feliz; todos quieren enamorarse, disfrutar de la mejor pareja; parecer perfecto, ganar mucho dinero, ser muy popular, respetado y admirado; tanto como para que la gente abra paso al verte aparecer.

felicidad
Todo el mundo quiere eso. Es fácil quererlo.

Si te pregunto "¿qué es lo que buscas en esta vida?" y tú contestas algo así como "quiero ser feliz, tener una familia perfecta y un trabajo que me guste", la respuesta resulta tan general que en realidad no significa nada.

Comentario: Con respecto a este tema puede ver también el siguiente video del Dr. Jordan Peterson sobre su regla: busca lo que es significativo, no lo que es conveniente:

[puede activar los subtítulos en español]

Asimismo lo invitamos a leer:



People 2

Seis hábitos en una relación que la gente piensa que son sanos pero no lo son

parejas tóxicas


1. UN TABLERO DE PUNTUACIÓN DE LA RELACIÓN


Si ambas personas en la relación se culpan por problemas pasados de la relación, esto se convierte en lo que yo llamo "el tablero de puntuación de la relación". Pasa a ser una batalla por ver quién ha cometido más errores en los últimos meses o años y, por tanto, quién le debe al otro más.

Fuiste un imbécil en el cumpleaños 28 de Cynthia allá por el 2010 y esto ha arruinado tu vida desde entonces. ¿Por qué? Porque no hay semana en que no te lo recuerde. Pero está bien porque, a su vez, tú la pillaste mandando mensajes coquetos a su colega así que ya no tiene derecho a estar celosa y lo declararon empate, ¿no?

Es tóxico porque el tablero de puntuación sigue creciendo porque uno o ambos sigue sacando a colación los errores del pasado para justificar los del presente. Esto es terrible por partida doble. No sólo estás desviando la atención del asunto actual sino que además recurres a culpas y amarguras del pasado para manipular a tu pareja haciéndola sentir mal en el presente.

Comentario: Asimismo puede leer:



Brain

La relación entre la generosidad y el bienestar

Para el ser humano, practicar la generosidad en la mayoría de las ocasiones es placentero. De hecho, parece ser que la razón principal por la que las personas somos generosas con los demás es que nos hace sentir bien. La sensación producida por los actos de generosidad ha sido denominada por los expertos como efecto de brillo cálido. Esto describe la sensación placentera que recibimos al ayudar a los demás.
generosidad
Investigaciones recientes han profundizado en cómo la generosidad afecta a diferentes aspectos de nuestro bienestar. Por ejemplo, un estudio de este tipo publicado en la revista Nature Communications demostró que la generosidad nos hace más felices y lo confirmó al resaltar las regiones del cerebro involucradas.

Comentario: Asimismo puede leer:



Brain

Cómo pasar de la preocupación a la acción

Es difícil poder con todo cuando tenemos tanto por hacer. Es normal que nos preocupemos. Nos preocupamos mucho y por muchas cosas. Y por alguna extraña razón, pensamos que preocuparnos es justo lo que necesitamos. ¡¿Cómo no vamos a preocuparnos por todos los problemas que debemos resolver?!
preocupación
Creemos que preocuparnos es beneficioso porque nos ayuda a resolver los problemas. Sin embargo, la preocupación es como una mecedora: nos da algo que hacer, pero no nos lleva a ninguna parte.

Comentario: Asimismo lo invitamos a ver el siguiente video con el Dr. Jordan Peterson acerca del tema:

También puede leer los siguientes artículos:



Rose

La valentía: de víctimas a supervivientes - Reseña del libro "La bailarina de Auschwitz"

¡Qué gran libro "La bailarina de Auschwitz", de Edith Eger! En su narración autobiográfica, la autora cuenta su peripecia desde Hungría hasta el famoso campo de concentración, donde llega con dieciséis años. El propio Dr. Mengele la destina a los barracones para mujeres judías, separándola de su madre, que morirá poco después en una cámara de gas. Más tarde, reaparecerá Mengele y preguntará por una interna danzarina de ballet, y le dirá: "Pequeña bailarina, baila para mí". Y Edith danzará en el infierno.
bailarina de Auschwitz
Pero la obra está escrita en 2017 -sin resentimiento y con belleza literaria- cuando Edith Eger es una reconocida psicóloga que ha aprendido a encontrar el sentido a su vida de superviviente del horror. Y a quienes han vivido "la existencia desnuda", en la expresión de Viktor Frankl, conviene escucharlos atentamente. Porque, de alguna manera, en toda vida se entrelazan momentos de alegrías y gozos, con desamores, heridas biográficas, dolor y sufrimientos. Y para saber cómo transitar por estas zonas sombrías, el magisterio de Eger resulta inigualable.

Lo primero que me llama la atención es que el sufrimiento amplía la capacidad de comprensión del fondo de lo humano -mientras que la vida hedonista lo oscurece, dicho sea de paso-. Por eso me impresiona mucho el apunte de Eger en relación a cuál es el "diagnóstico más habitual" de las personas que trata, tras una dilatada experiencia como psicóloga: "Diría que es el hambre. Estamos hambrientos. Tenemos hambre de aprobación, de atención, de afecto. Tenemos hambre de libertad para aceptar la vida, conocernos y ser realmente nosotros mismos".

Comentario: Ya lo dijo el famoso filósofo Nietzsche: "El que tiene un por qué para vivir puede soportar casi cualquier cómo".

Puede leer también:


Family

Trabajar en el árbol genealógico para conocerse a sí mismo, sanar y encontrar su propio destino

Los seres humanos necesitamos pertenencia y aceptación. En ocasiones, ser parte de un grupo, de una familia o de un clan, demanda sacrificios demasiado grandes.

árbol genealógico
© Desconocido
"Somos pobres pero honestos". "Todos los hombres son iguales". "Si llegó a ese lugar, a alguien habrá perjudicado". "Al final, todos te abandonan". "No se puede confiar en nadie". Muchas personas han crecido escuchando de sus padres y abuelos frases como estas que se repiten de generación en generación y se instalan en nuestro inconsciente como mandatos que dirigen nuestro destino. Sin conciencia del impacto que tienen, se convierten en verdades que no se cuestionan, se perpetúan y así, nuestra vida se condiciona por estos programas heredados.

Esta necesidad de ser aceptado y de ser parte hace que muchas personas vivamos historias de fracasos, de escasez, de soledad, de enfermedades, y que tomemos por ciertas limitaciones que no son propias. Reprimimos nuestro potencial, anulamos quiénes somos en verdad y creamos un destino condicionado.

Una herramienta de sanación y de toma de conciencia muy potente es realizar un trabajo con nuestro árbol genealógico. En el árbol se encuentra toda la información sobre cuáles son los programas inconscientes que recibimos. Conectar con el transgeneracional, estudiar las repeticiones y comprender cuánto de ello ya no queremos que actúe en nuestra vida, es una desafiante tarea de autoconocimiento y liberación.

Comentario: Puede leer también:


Heart

Ver y escuchar historias de gratitud y bondad, nos ayuda a conectarnos con otras personas

Cuando vemos actos de bondad, buenas acciones y empatía, se despiertan en nosotros las ganas de ser mejores.

solidaridad
© rawpixel.com / Freepik
Diversos estudios demuestran que la elevación moral nos hace sentir bien y fomenta nuestra compasión y generosidad. De hecho, rompe las barreras que nos separan de las otras personas.

El psicólogo Jonathan Haidt, profesor del Programa de Liderazgo Ético en la NYU-Stern School of Business, llamó elevación a ese sentimiento que se produce al ver buenas acciones de otros. Sus investigaciones presentan cómo este estado fomenta la compasión y generosidad.

Asimismo, el concepto de elevación se refiere al conjunto de sentimientos que las personas pueden experimentar al presenciar un modelo de acción pro-social. Además, es posible describir este efecto como un estado de emoción productivo que incluye impresiones edificantes, puntos de vista positivos de la humanidad y el deseo de ser una mejor persona.

Comentario: Puede leer también:


Butterfly

Liberar y comprender emociones atrapadas en nuestro cuerpo con la terapia somática

La terapia somática nos ayuda a comprender y a favorecer una correcta armonía entre cuerpo, mente y emociones. Es un enfoque holístico que hace uso de diversas estrategias terapéuticas. Así, su finalidad es ayudarnos a tomar conciencia de diversas experiencias somáticas, esas que se asocian a eventos traumáticos o a emociones enquistadas.
terapia somática
En ocasiones pasamos por alto esa estrecha conjunción entre mente, cuerpo y emociones. Un dato llamativo que debe hacernos reflexionar es, por ejemplo, el que documentó el doctor Bruce Perry, director del Hospital de salud mental infantil de Alberta, en Canadá. Este psiquiatra experto también en pediatría conductual se dio cuenta de un aspecto tan positivo como curioso.

Comentario: Asimismo lo invitamos a leer:



Butterfly

Las características de una personalidad resiliente

Hay personas que tienen una capacidad enorme de sobreponerse a los contratiempos o a eventos emocionales muy dolorosos -podríamos decir que tienen una personalidad resiliente, de supervivientes-. Por otro lado, mantenerse en pie ante las adversidades no significa ser de goma. Se requieren grandes dosis de actitud positiva, perseverancia y entereza.
resiliencia
La pérdida de un ser querido, el abuso físico o psíquico, las catástrofes naturales o el fracaso en algún área de la vida son circunstancias que nos ponen a prueba. Se puede desarrollar la capacidad de ser fuerte en condiciones dramáticas y nadar contracorriente. Es lo que conocemos en psicología como personalidad resiliente.

Comentario: Si bien el pensamiento positivo puede ser una buena herramienta en algunas ocasiones, también se ha hablado mucho de cómo caer en un pensamiento positivo excesivo puede ser perjudicial. Al respecto puede leer:
Asimismo lo invitamos a ver el siguiente video del psicólogo Jordan Peterson:

[puede activar los subtítulos en español]




Brick Wall

Evadir el sufrimiento sólo trae más sufrimiento y nos impide aprender de la vida

Pude parecer increíble, pero en las últimas décadas ha ido imponiéndose poco a poco un mandato social que nos quiere obligar a ser felices por encima de todo. El no querer sufrir se ha convertido en una consigna a la que muchos se adhieren sin reparar en lo que implica.

Tan es así que muchos ahora hablan de "la dictadura de la felicidad". O señalan, como lo hace el analista Ima Sanchís, que "la felicidad se ha convertido en un instrumento de tortura". Paradójicamente, nunca como ahora la depresión se había convertido en una epidemia tan extendida. De uno u otro modo, el no querer sufrir se ha convertido en una enorme fuente de sufrimiento.

máscara felicidad
© Desconocido
Son muchos los que sienten franca aversión hacia lo que llaman "negativo". Que nadie hable de su sufrimiento, que nadie se lamente o muestre rasgos de pesimismo. Como si todos estuviéramos en una gran obra de teatro en la que estuviera prohibido el dolor. Como si de repente hubiéramos dejado de ser humanos. En buena medida, no querer sufrir es no querer vivir.
"Quizás el sufrimiento y el amor tienen una capacidad de redención que los hombres han olvidado o, al menos, descuidado".

-Martin Luther King-

Comentario: Puede leer también: