Bienvenido a Sott.net
mie, 24 jul 2019
El Mundo para la Gente que Piensa

La Ciencia del Espíritu
Mapa

Brain

El cerebro ansioso y las rumiaciones son causados por una alteración en la amígdala

El cerebro ansioso más que miedo experimenta angustia. Se siente agotado y con sus recursos al límite, debido al ciclo repetitivo de la preocupación y la sensación permanente de que está rodeado de amenazas y presiones. Desde la neurociencia, nos señalan que esta condición estaría originada por una hiperactividad de nuestra amígdala cerebral, esa centinela de las emociones negativas.
cerebro ansioso
Decía Napoleón Bonaparte que las preocupaciones deberían ser como la ropa. Esas piezas que poder quitarnos por la noche para dormir con mayor comodidad y esas prendas que, a su vez, se nos permitiría lavar de vez en cuando para higienizarlas. Ahora bien, cabe señalar que estos procesos cognitivos como tal, son en su mayoría estados normales de la mente.

Ad Kerkhof psicólogo clínico de la Universidad Vrije de Ámsterdam, señala un matiz al respecto. Preocuparnos por ciertas cosas es, como decimos, algo perfectamente comprensible y lógico. El problema llega cuando día tras día, nos preocupamos por las "mismas cosas". Es entonces cuando nuestra eficiencia cognitiva falla y hacemos el peor uso posible de ese don que es la imaginación.

Comentario: Asimismo lo invitamos a leer:



Bulb

La toma de conciencia es el primer paso para sanar o cambiar

La toma de conciencia es, por encima de todo, un despertar. Es abrir lo ojos desde el interior para hacer consciente lo inconsciente y así poder dar el paso e iniciar toda una necesitada revolución personal. Solo entonces seremos capaces de sanarnos, de desprendernos de lo que hace daño y, sencillamente, avanzar hacia lo que merecemos.

self awareness, dementia
Son muchos los filósofos y sociólogos que definen la sociedad actual como una entidad dormida. Vivimos centrados en nuestro "yo", pero es un yo que otros se han encargado de "narcotizar" a través de los hilos del consumismo. Un interés ajeno que ha explotado esa eterna insatisfacción, por la que siempre ansiamos alcanzar mucho más de lo que ya tenemos.

Tal vez sea así. Tal vez seamos una sociedad tipo "Matrix", sumidos siempre en un estado de indefinible apatía. Una atmósfera interior en la que saciamos vacíos emocionales mediante el placer comida, en la que aliviamos soledades con relaciones efímeras o donde nos limitamos a evadirnos el aburrimiento mediante la catarsis momentánea de nuestros juegos del móvil o el ordenador. Tal vez.

Puede que algunos lo crean así, sin embargo, hay algo que queda cada vez más en evidencia: son muchas las personas que buscan dar un sentido auténtico a su existencia. Para ello, no dudan en cultivarse a través de las lecturas, en iniciar terapias, en aprovechar los enfoques de distintas perspectivas psicológicas con las que hallar esa comprensión, esa "iluminación" para desconectar de lo ordinario y alcanzar lo extraordinario.

Te proponemos reflexionar sobre ello: te proponemos despertar.

Comentario: Para expandir más en el tema de la observación y el conocimiento de sí mismo con el propósito de desarrollarse personalmente, recomendamos leer también:


Eye 1

Reflexiones sobre Ponerología Política


Comentario: Hoy 30 de noviembre recordamos el aniversario del fallecimiento de Andrew Lobaczewski. ¿Quién fue este hombre y por qué es importante recordarlo? Andrew Lobaczewski fue un psicólogo polaco que vivió su juventud bajo la ocupación comunista de su país. Fue la observación directa de este fenómeno lo que centró su atención en cuestiones de psicopatología y, en particular, en el papel de los psicópatas en un sistema gubernamental de este tipo.

Su legado es este maravilloso libro: La Ponerología Política. La información que contiene esta obra es de vital importancia para todo individuo que pretenda entender el confuso mundo en el que vive, los "porqués" del dolor y la miseria que nos ahoga el alma a diario, de la muerte y el exterminio que inundan nuestra historia de sangre, de este inconcebible sendero de autodestrucción que la humanidad parece elegir una y otra vez...

La Ponerología Política no es un libro cualquiera. Es un tesoro de valor incalculable; tan es así que fue destruido dos veces antes de que una tercera y última versión pudiera ser publicada. En palabras de Lobaczewski: "Arrojé el primer manuscrito en un horno de calefacción central, habiendo sido advertido justo a tiempo acerca de un registro oficial que tuvo lugar minutos más tarde. Envié el segundo manuscrito a un dignatario de la Iglesia en el Vaticano por intermedio de un turista estadounidense y me fue absolutamente imposible conocer el destino del paquete una vez que lo dejé en sus manos...".

La tercera y presente versión fue reconstruida por el mismo Lobaczewski en base a sus memorias. Información importante quedó en el camino, pero aún así la obra resultante contiene información tan vital y relevante para la subsistencia del género humano, que nunca nos cansaremos de alentar a nuestros lectores a que se adentren en su lectura.


Psicópatas
© Sott.net
Ponerología política
© Pilule Rouge
Traducción al español para Sott.net por el Averiguador.

Después de leer el increíble libro Ponerología Política: Una ciencia de la naturaleza del mal ajustada a propósitos políticos de Andrew Lobaczewski, tuve un trascendental momento de realización (una especie de momento "¡Eureka!"). Debo concluir que ponerología y psicopatía son dos conceptos importantes que explican de la mejor manera el deplorable estado de los asuntos humanos en este mundo y que continúa impactando negativamente en nuestra sociedad, nuestras vidas y nuestro futuro. No, no creo que tenga nada que ver con la "codicia" o incluso con la "debilidad moral" (como tú la definas). Tiene que ver con la psicopatología y su influencia sobre la naturaleza del mal en la sociedad.

Personas en posiciones de poder que sistemáticamente perpetúan el mal se comportan como si fueran una raza humana diferente; un 'para-Homo sapiens', por así decirlo. Sin importar cuanta buena voluntad haya en el mundo, sigue habiendo guerra, sufrimiento e injusticia. Parece no importar qué planes, ideologías, religiones o filosofías surjan de las grandes mentes, nada parece mejorar nuestro estado. Y ha sido de esa manera durante miles de años, repitiéndose una y otra vez. Racionalizamos la existencia del mal como parte de la "naturaleza humana", una parte necesaria de la complejidad del mundo, debido a una permanente codicia o falta de iluminación, disparada por intereses competitivos mutuos y exclusivos, etc.; sin embargo, aquellos que se suscriben a estos principios y actitudes podrían haber efectuado un juicio prematuro y han cerrado el libro sobre el mal sin examinar toda la evidencia proveniente de diferentes, y previamente inexplorados, puntos de vista.

La ponerología y la "exitosa" psicopatología (es decir, no el tipo de "violento asesino serial", sino del tipo Stalin, Pol Pot, Cheney, Rockefeller, Kissinger, Bill Clinton, o Donald Rumsfeld) explican clínicamente de qué manera las "patocracias" (el sistema de gobierno creado por una pequeña minoría patológica que se hace con el control de una sociedad de no-psicópatas) son creadas y dominadas por aquellos que poseen una anomalía innata (psicopatía) prevaleciente entre el 4 y 6% de la población, que es fisiológicamente incapaz de sentir empatía humana normal. No son emocionales, son egoístas, fríos y calculadores, y desprovistos de todo tipo de estándar moral o ético, y aún así son inteligentes, encantadores, motivados, concentrados, y por lo tanto tienden a alcanzar las más elevadas posiciones de poder ocultando su verdadera naturaleza bajo una "máscara de cordura". Este concepto se aplica a todas las estructuras jerárquicas de poder existentes.

El psicópata muestra una sorprendente falta de respuesta fisiológica normal, por ejemplo, a palabras "emocionalmente cargadas" tales como "violación", "muerte" o "cáncer", sus reacciones emocionales a estas palabras son similares a la reacción a "auto", "silla", o "puerta" (lo cual difiere enormemente en sujetos normales). Esta diferencia ha sido claramente demostrada con el escaneo funcional de MRI y PET por parte del Dr. Robert Hare (él también contribuyó con el documental La Corporación, que muestra que las corporaciones de hoy en día - y, por supuesto, el gobierno - cumplen con todos los criterios clínicos de un psicópata).

Comentario: "La ponerología política" de Andrzej Lobaczewski, está finalmente disponible en español. Como saben nuestros lectores, SOTT recomienda fervientemente su lectura. El estudio presentado en esta obra bien podría ser el MÁS importante que jamás haya leído.

Pueden obtener su copia aquí
Ponerología política
© Les Editions Pilule Rouge



Magic Wand

La necesidad constante de la sociedad moderna de vivir deprisa

vivir con prisas
"Creo que vivir deprisa no es vivir, es sobrevivir.

"Nuestra cultura nos inculca el miedo a perder el tiempo, pero la paradoja es que la aceleración nos hace desperdiciar la vida.

"Hoy todo el mundo sufre la enfermedad del tiempo: la creencia obsesiva de que el tiempo se aleja y debes pedalear cada vez más rápido.

"La velocidad es una manera de no enfrentarse a lo que le pasa a tu cuerpo y a tu mente, de evitar las preguntas importantes...

"Viajamos constantemente por el carril rápido, cargados de emociones, de adrenalina, de estímulos, y eso hace que no tengamos nunca el tiempo y la tranquilidad que necesitamos para reflexionar y preguntarnos qué es lo realmente importante."

Bulb

¿Te complicas la vida innecesariamente? Aquí algunas soluciones

Hay personas que saben fluir, que afrontan los problemas apenas aparecen y encuentran soluciones rápidamente. No es que la vida les sonría o que tengan más suerte que el resto de los mortales, tan solo son proactivos y no dejan para mañana lo que pueden hacer hoy.

Al contrario, otros se complican la vida innecesariamente, se quedan atascados analizando el problema o buscando soluciones. Les cuesta mucho salir del agujero cuando caen porque tienen lo que podríamos llamar "sobrepeso mental".

complicaciones, vueltas
© Desconocido
Estas personas dan demasiadas vueltas a los problemas, analizan al milímetro las posibles soluciones y postergan indefinidamente la toma de decisión hasta que no se encuentran contra la espada y la pared. Ello genera una sobrecarga emocional y cognitiva que puede llegar a ser extenuante.

Comentario: Puede leer también:


Brain

Conozca más acerca de la neuroanatomía de las emociones

Para comenzar con la descripción de la neuroanatomía de las emociones, Paul Broca acuñó el término de sistema límbico por primera vez en 1878. Fue después, sobre 1930, James Papez le bautizó definitivamente con el nombre de sistema límbico (SL), postulando que el mismo participa en el circuito de expresión emocional (Kolb y Whishaw, 2003).
neuroanatomía
Así, el sistema límbico corresponde a un concepto funcional en el que se incluyen varias estructuras y redes neuronales, teniendo un rol destacado en los aspectos emocionales. Al estar implicado en las manifestaciones emocionales, el sistema límbico también está relacionado con la motivación. Concretamente, está relacionado con la motivación orientada a la acción, el aprendizaje y la memoria (se recuerda y se aprende más, aquello que tiene más alto contenido emocional) (Cardinali, 2005).

Comentario: Puede leer también:



Butterfly

Cierra ciclos, aprende de ellos y luego sigue adelante

Las heridas emocionales pueden tardar más en curarse que las heridas del cuerpo. Los daños que causa el desprecio, el rechazo, la pérdida o el fracaso dejan profundas cicatrices que no son fáciles de cerrar. A veces podemos pensar que esa historia forma parte del pasado para descubrir, no sin cierto desconcierto, que la herida aún supura.
cerrar ciclos
El problema es que si nos precipitamos, corremos el riesgo de hacernos más daño o incluso dañar a las personas que nos rodean. Si aún no hemos superado una antigua relación de pareja y nos imbuimos en otra, lo más probable es que arrastremos toda esa carga emocional negativa y autosaboteemos la nueva relación hasta que fracase.

Comentario: Lo invitamos a leer también:



Arrow Up

Tome las riendas de su propio destino con el pensamiento proactivo

Edward de Bono definió el pensamiento proactivo como ese enfoque donde no limitarnos a dejar que las cosas sucedan, sino a permitirnos ser agentes activos de nuestro propio destino estando siempre preparados ante lo que pueda pasar.

proactivo
© Desconocido
Para tomar las riendas del destino hay que dejar de reaccionar ante él y atrevernos a actuar, a ser agentes activos. Un modo de conseguirlo es aplicando el pensamiento proactivo, ese que nos permite hacer frente a la realidad de una manera creativa, ágil y en sintonía con los cambios de la vida. En esencia se trata de aunar motivación para tomar ventaja.

A menudo, suele decirse que lo que define a un líder es precisamente su visión de futuro y su admirable capacidad para convertir en realidad una visión. Queda claro sin duda, que ninguno de nosotros disponemos de una bola mágica donde anticipar al detalle, qué puede o qué no puede ocurrir dentro de un tiempo determinado.

Sin embargo, a la hora de enfrentarnos a la realidad (lo queramos o no) siempre tenemos dos opciones: aplicar un pensamiento reactivo o un enfoque proactivo. El primero define un tipo de comportamiento desde el que limitarnos casi en exclusiva a reaccionar ante cada cosa que nos sucede. Es como quien al pasar por un camino se golpea con la rama de un árbol y grita de dolor.

Ahora bien, por otro lado, disponemos de otra interesante posibilidad. Esa donde no limitarnos a dejar que ciertas cosas sucedan y a esquivar la rama planeando antes otro modo de cruzar ese camino frondoso y lleno de peligros. Podemos, si así lo decidimos, aplicar un pensamiento proactivo donde permitirnos estar preparados, contar con un plan establecido y evitar -en la medida de lo posible- ser "golpeados" por las circunstancias.

Comentario: Puede leer también:


Brain

Cómo funciona el modelo neurovisceral: La conexión cerebro-corazón

Hace unos 150 años, Claude Bernard estableció una conexión entre el cerebro y el corazón. El científico propuso que la corteza cerebral prefrontal tenía una función reguladora sobre la actividad de los circuitos subcorticales relacionados con la respuesta motivada. Años después, Thayer y Lane (2000) llamaron a esta conexión el modelo de integración neurovisceral.
cerebro-corazón
De esta manera, este modelo establecería una red de estructuras neurales relacionadas con la regulación fisiológica, cognitiva y emocional. Esta red se denomina Red Autonómica Central (Central Autonomic Network, CAN). Así pues, esta red forma parte de un sistema de regulación interna. A través de ella, el cerebro puede controlar las respuestas visceromotoras, neuroendocrinas y conductuales, todas ellas necesarias para un comportamiento adaptativo.

Butterfly

Sentir vergüenza, una emoción que nos limita

"¿Qué van a pensar de mí si explico realmente como me siento?", "Espero que no me pregunten, lo pasaría fatal si tuviese que responder delante de todos" o "Soy incapaz de hablar ante un gran público, me pongo demasiado nerviosa" son expresiones muy comunes de quienes tienen a la vergüenza como compañera de vida.
vergüenza
Evitar destacar, huir de cualquier momento en el que se pueda llamar la atención o rechazar invitaciones a opinar o realizar determinadas actividades son mecanismos desarrollados por esta emoción. La vergüenza desea que nos volvamos invisibles y para ello, es capaz de poner en marcha mil y una estrategias. Ahora bien, ¿qué más se esconde detrás de esta emoción? ¿cuál es su trasfondo? Profundicemos.

Comentario: Con respecto a este tema, recomendamos el programa de SOTT con la psicológa Aleta Edwards: "El miedo al abismo" - Entrevista a la Dra. Aleta Edwards
¿Sufre usted de ansiedad que viene desde dentro, o que parece no estar relacionada con lo que ocurre en su vida? ¿Siente que si no es perfecto en todo lo que hace -que si comete un mínimo error- es incompetente? ¿Desea tanto sentirse necesitado que olvida necesitar? ¿Ansía sentirse validado por los demás pero carece de amor propio? ¿Le cuesta admirar a alguien más, o su talento, sin compararse desfavorablemente? ¿Se sobrecarga en el trabajo, y luego se siente subestimado? ¿Siente la necesidad de hacer que las cosas sean predecibles, y por eso intenta controlarlas usted mismo? ¿Le es difícil confiar en su intuición acerca de los demás, y se cuestiona a sí mismo, especialmente si ve o siente algo negativo? ¿Le cuesta tomar decisiones, como si cada una fuera crucial? ¿Tiene pensamientos rígidos? ¿Le tiene pavor a la decepción, ya sea a sentirla o a provocarla en los demás?

Si su respuesta es "sí" a algunas de estas preguntas, entonces ya conoce el terrible malestar que pueden provocar los rasgos PCV (Perfeccionismo, Control y Vergüenza).

Todos venimos como un "paquete", y nuestros rasgos tienen un lado positivo y otro negativo. Esto no ocurre sólo con usted, sino con todos nosotros. Por ejemplo, las personas que parecen querer "controlarlo todo" -y sí, usualmente tienen personalidades PCV- son maravillosamente leales, organizadas y confiables. Vale la pena preservar estos rasgos, y el mundo los necesita con urgencia, pero sin la terrible ansiedad e inseguridad que pueden afligir a alguien con problemas PCV. Escribo este texto para aquellos que sufren del lado más negativo de estos rasgos; aquellos que trabajan muy duro y quizás son muy capaces, pero que aún no pueden encontrar libertad o alegría dentro de sí mismos.