Bienvenido a Sott.net
sab, 24 oct 2020
El Mundo para la Gente que Piensa

La Ciencia del Espíritu
Mapa

Eye 1

Los psicópatas padecen una anomalía cerebral

Imagen
© Desconocido

Psicólogos norteamericanos descubren el área del cerebro relacionada con la conducta antisocial.
Un equipo de psicólogos norteamericanos ha demostrado que cierta área del cerebro relacionada con la sensación de recompensa o de placer es más activa en el caso de los individuos psicópatas. Estos individuos se caracterizan por buscar siempre su propio beneficio sin importarles los efectos de sus actos sobre otras personas o los peligros que puedan conllevar dichos actos. La causa de esta conducta antisocial podría estar, aseguran los científicos, en una anomalía del cerebro.

Una investigación realizada por psicólogos de la Universidad de Vanderbilt, en Estados Unidos, ha revelado que los psicópatas presentan una anomalía muy concreta en el sistema de recompensa del cerebro.

Esta anomalía podría ser lo que provoca que estos individuos den importancia por encima de todo a la satisfacción de sus propios intereses o necesidades, sin importarles los efectos de sus actos sobre otras personas o los peligros que puedan conllevar dichos actos.

La psicopatía es un trastorno de personalidad antisocial que provoca que quien lo padece sea incapaz de empatizar con otros o de sentir remordimientos. Los individuos psicópatas suelen interactuar con el resto de las personas como si éstas fuesen objetos, a los que utilizar para conseguir sus propios objetivos.

A pesar de que la imagen más popular de los psicópatas es la del asesino en serie de las películas de terror, lo cierto es que los psicópatas no necesariamente tienen que causar mal. Sin embargo, si hacen algo en beneficio de alguien o de alguna causa aparentemente altruista es sólo por egoísmo, para su único y exclusivo beneficio.

Bad Guys

La genética de la Tiranía: Psicopatología, parasitismo, y totalitarismo

Traducido al castellano por Sott.net

Imagen
© Richard William Posner
Cuando investigo en Internet suelo encontrar mucha información fascinante, aunque no relacionada. Una pequeña alegría de la vida en un mundo que se vuelve más siniestro cada día.

Al avanzar a traés del texto de cualquier página web, leyendo un artículo en busca de información pertinente a mi investigación, puedo notar un encabezado o frase con un enlace a otra página diferente, lo que siempre me resulta intrigante, aunque no sea de gran relevancia. A menudo no es más que una pérdida de tiempo, aunque algunas veces es algo tan atractivo que abandono lo que estoy haciendo para compenetrarme con un nuevo hallazgo.

Supongo que sólo es cuestión de suerte

En algunos de mis escritos, o en comentarios hechos acerca de los escritos de otros, he tenido la oportunidad de dejar saber mi opinión: que la condición psicopática de las personas que buscan dominar al resto no es más que el resultado de alguna aberración genética. Ahora parece que mi conjetura tiene algún mérito.

En uno de esos comentarios dejé clara mi suposición de que los rasgos hostiles (depredadores, tiranos, implacables, despiadados) que se pueden ver en prácticamente todos los miembros de la clase gobernante, superior o élite, no son los dominantes entre seres humanos en general, y sólo se manifiestan en una pequeña porción de la población. También expresé que según creo, nuestra naturaleza intrínsecamente cooperativa y nuestro deseo innato de ayudar, hace que un gran segmento de humanidad sea susceptible a la victimización por parte de una pequeña minoría de individuos, que sufren de lo que considero, un defecto genético.

Eye 1

El cerebro del psicópata

Imagen
© sott.net
Adrian Raine, experto en psicopatía de la Universidad de Pennsylvania fue muy claro en su presentación del Congreso de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (AAAS), celebrado el pasado febrero en Washington DC: "No estamos sugiriendo que algunos niños sean psicópatas, pero sí que ciertos rasgos relacionados con la falta de emoción pueden ser utilizados para identificar a un subgrupo de niños que están a mayor riesgo de conducta antisocial severa y persistente".

Basaba esta afirmación en un estudio publicado el pasado 2010 en la revista American Journal of Psychiatry. A principios de los años 70 investigadores estadounidenses seleccionaron una muestra de 1.795 niños de tres años de edad de Isla Mauricio e hicieron varias medidas de respuesta emocional condicionada, entre ellas la reacción ante el miedo. Veinte años después analizaron los registros penales de todos ellos, y encontraron que 137 sujetos (131 hombres y seis mujeres) habían sido juzgados por robos, agresiones u otros actos criminales. Realizando un estudio de cohortes, estos 137 casos se aparearon por raza, género y entorno socioeconómico a 237 individuos del grupo original que no habían incurrido en ningún tipo de conducta criminal. Comparando todos los registros se observó que quienes a los 23 años habían cometido algún tipo de delito grave, también habían mostrado valores significativamente más bajos de respuesta condicionada al miedo a los tres años de edad.

La falta de respuesta al miedo está asociada a disfunciones en la amígdala (una parte del cerebro responsable de las emociones). Y según Raine: "Éste es el primer estudio longitudinal que demuestra que un déficit temprano en el condicionamiento autónomo al miedo predispone a la criminalidad adulta. Los resultados son consistentes con la hipótesis de que el mal funcionamiento de la amígdala incrementa el riesgo de conducta criminal, y demuestra que este condicionamiento al miedo a edad temprana no está explicado por factores sociales, de género o raza".

Eye 2

Demonios disfrazados

Traducción al español por Sott.net


Comentario: La siguiente historia es un ejemplo sincero, personal y dramático de la psicopatía presente en una situación "normal" de familia. Muchas personas podrán identificarse con gran parte - o incluso completamente - de esta historia y podrán saber de esta miserable pero invaluable experiencia cómo un solitario psicópata puede victimizar a tantas personas, apoderarse de los sistemas sociales y legales, y arreglárselas para que la principal víctima cargue con el problema. La historia de supervivencia de Vida, claramente revela la saña de la psicopatía a un nivel interpersonal, y debería dejarnos a todos con algo que pensar sobre el daño que puede ser ocasionado por psicópatas más poderosos en posiciones de autoridad.


Imagen
"Está en tu cabeza, ¡siempre ha estado en tu cabeza! ¡Simón es un buen hombre!" Pero incluso si miles de personas creen, mienten y se levantan para defender al depredador, sigue siendo una mentira. Y sí, tales confrontaciones tienen sus consecuencias, emocionales y físicas, y Simón mantiene la cuenta y se deleita cada vez que inflige daño. De hecho, Simón planeó la confusión psicológica, ansiedad, estrés y aflicción que surgía cada vez que mis hijos, amigos, y familia me atacaban. Corrieron lágrimas, la motivación menguó, y el insomnio llegó; pronto, un amplio rango de síntomas me advirtieron sobre las condiciones crónicas que resultarían de todo esto si no trataba estos problemas.

Debido a esto, me vi forzada a enfrentar a mis demonios y hacerme presuntas difíciles: ¿Cómo es que mis hijos mayores pueden olvidar quien soy y lo que represento? ¿Cómo es que una relación parental puede volverse tan tóxica de repente? Me llevó años entender las oscuras y brutales fuerzas que alteraron mi vida, mis relaciones y circunstancias. Tuve que cuestionar e investigar sobre mis creencias más profundas, ya que creía en el bien inherente en todas las personas. Esto fue, sin duda, la mentira más dañina de mi formación. Ahora, entiendo que los psicópatas se deleitan al infligir daño y dolor; su deporte es buscar una presa fácil.

Mientras buscaba la verdad, me encontré con libros que explicaban y validaban mi conocimiento interno e intuición. El Dr. Robert Hare afirma que con al menos dos millones de psicópatas en Norte América, virtualmente todos caerán víctima de un depredador en algún momento de su vida (Sin conciencia pag.2.) Kevin Hogan y James Speakman explica las técnicas de Persuasión encubierta, y Amy J.L. Baker escribió Rompiendo las ataduras que nos sujetan, que menciona como los niños pueden ser programados y condicionados para actuar como pequeños soldados en contra del padre elegido. Los psicópatas parecen entender muy bien estas estrategias; quizá son innatas. Por lo tanto, tenga cuidado: el depredador lo escogerá cuando esté en el punto más bajo, entonces él o ella sentirá lo que usted necesita y se lo dará. Él o ella usará estrategias de manipulación mental en la forma de sublimaciones, programación neurolingüística y otros recursos retóricos. Tu propia moral y valores serán usados para controlarte y mantenerte cautivo. Una vez atrapado, el psicópata se alimentará de ti, infligiéndote un daño irreversible y devastación; nunca serás el mismo. Esta es la historia de mi desaventura.

Palette

Meditación analgésica

Imagen
© The Journal of Neuroscience
El cerebro dolorido con y sin meditación.
En 2007, una encuesta del Gobierno de EEUU reveló que el 9,4% de los estadounidenses había practicado la meditación en el último año. Esta técnica milenaria de origen oriental, podría ser útil en un amplio abanico de campos de la salud, aunque sólo poco a poco comienza a demostrar sus beneficios de manera científica. La última, para controlar el dolor.

Como siempre que se habla de medicinas alternativas, los más reacios se aferran a la falta de evidencias cuantificables para dudar de sus beneficios. Sin embargo, cada vez son más las instituciones y revistas de prestigio que ponen sobre la mesa su utilidad. Como acaba de hacer un grupo de investigadores de la Universidad Wakeforest (en Carolina del Norte, EEUU) en las páginas de la revista The Journal of Neuroscience.

Sus trabajos con 15 voluntarios jóvenes acaban de demostrar que unos minutos de meditación, incluso sin ninguna experiencia previa con esta técnica, pueden tener un amplio efecto contra el dolor (incluso superior en algunos casos a los de analgésicos y opiáceos clásicos, como la morfina).

Butterfly

El yoga calma el ritmo cardíaco y reduce la ansiedad

La gente que sufre de un ritmo cardíaco irregular podría ver sus episodios reducidos a la mitad si hace yoga regularmente, según un estudio difundido el sábado en Estados Unidos.

Hacer yoga tres veces por semana también reduce la depresión y la ansiedad al tiempo que realza la opinión de la gente en su propio bienestar social y mental, según el estudio presentado durante una conferencia de cardiología en Nueva Orleans.
Imagen

Una mujer practicando una postura de yoga.

Magnify

El cerebro no diferencia entre el dolor físico y emocional

Imagen
© Desconocido
Reciente estudio de la Universidad de Michigan afirma que se activan las mismas regiones del cerebro cuando sentimos dolor en nuestros cuerpos o tenemos algún pesar emocional.

Ethan Kross, director del estudio y psicólogo social de la Universidad de Michigan, afirma que el dolor físico y el dolor emocional provocado por un rechazo o ruptura amorosa activa las mismas zonas del cerebro, lo que da como conclusión que el cerebro no distinga la diferencia entre el dolor producido por un golpe (por mencionar un ejemplo) y el dolor emocional provocado por los sentimientos de rechazo.

En el equipo de Kross se encontraban investigadores de las universidades de Columbia y de Colorado-Boulder, y se basaron en el estudio de la resonancia magnética hecha en 40 personas que habían terminado sus relaciones amorosas recientemente.

Asimismo, se llegó a la conclusión que los analgésico y calmantes podrían disminuir el dolor sentimental. "Tomar Tylenol, disminuye el dolor causado por los sentimientos negativos y la exclusión social", dijo Naomi Eisenberger, profesora asistente de psicología en la UCLA.

Bulb

El cerebro puede leer al revés

Según un estudio del Centro Vasco de Cognición, Cerebro y Lenguaje el cerebro humano tiene la capacidad de entender, desde el subconsciente, las palabras reflejadas en una superficie reflectante al igual que las que está escritas normalmente.

Para llegar a esta conclusión, los expertos vasco contaron con la colaboración de 27 voluntarios que se sometieron a una monitorización de su actividad cerebral a través de una serie de electrodos que enviaban sus cambios a un ordenador.

Bell

Las diferencias cerebrales de los jóvenes antisociales

El período de la adolescencia tiene la reputación de ser una época de travesuras y conductas atrevidas. Pero para algunos jóvenes es mucho más problemática.

Jovenes Antisociales

Los jóvenes antisociales parecen tener dificultades para distinguir emociones.
Algunos adolescentes exhiben lo que los expertos llaman "trastornos conductuales", que pueden resultar en comportamientos violentos y delincuencia.

Ahora, una nueva investigación reveló que los adolescentes con estos comportamientos antisociales agresivos y severos tienen diferencias en su estructura cerebral.

Específicamente, muestran diferencias en la región del cerebro que controla las emociones, dicen los investigadores en la American Journal of Psychiatry (Revista Estadounidense de Psiquiatría).

Radar

Si todos 'tuviéramos' Asperger

Imagen
© Desconocido
Christopher Boone tiene 15 años 3 meses y 2 días de edad. Le asusta el contacto físico y no entiende ni le interesan los afectos de los demás. Exige la verdad y le disgustan las metáforas, a las que considera "mentiras" porque consisten en decir una cosa en lugar de lo que realmente se quiere decir. Asiste a una escuela de niños especiales junto con niños autistas y otros con retardo mental. Rechaza la relación social con chicos de su edad, le angustia lo nuevo y lo extraño y se tranquiliza inventando y resolviendo problemas matemáticos.

Exige que todo permanezca igual. No entiende los chistes ni el lenguaje gestual. Tiene un talento excepcional para las matemáticas. Quiere ser astronauta. Admira a Sherlock Holmes e intentará descubrir quién mató al perro de su vecina.

Christopher es el personaje de la novela El curioso incidente del perro a medianoche, de Mark Haddon. El texto - que tiene forma de relato - intenta penetrar en el funcionamiento afectivo y mental del protagonista, al que cualquier psiquiatra diagnosticaría como afectado de "trastorno de Asperger", antes de media novela. Se trata de un cuadro clínico de origen aún desconocido, que se expresa tempranamente por severas dificultades en las relaciones sociales (falta de interés, evitación del contacto físico, visual y gestual, incapacidad para compartir diversiones, incomprensión del lenguaje gestual, ausencia de reciprocidad y empatía), comportamientos estereotipados, rituales obsesivos; no hay retardo del lenguaje ni deficiencia intelectual, incluso algunos pueden ser muy inteligentes o muy dotados para las matemáticas o la lógica. Hay autores que lo consideran una forma leve de autismo. No hay tratamiento específico, aunque la psicoterapia puede ayudar a muchos y a sus familias.